Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Los comunistas no comen guaguas porque prefieren el té del Congreso 

Compartir:

En una de sus frases geniales, el poeta Vicente Huidobro decía que en la Cámara de Diputados se ofrecía un rico té y se hacían pésimas leyes; sólo la derecha y parte de la Democracia Cristiana creen que  los comunistas “se comen las guaguas” cuando apenas, algunos de ellos, les gusta comer “niño envuelto” en estos días invernales. De uno de mis lectores aprendí que el concepto “rabanito” – rojo por fuera y blanco por dentro – dedicado, especialmente, a la ultraizquierda, correspondía a la peor obra de Lenin,   La enfermedad infantil del “izquierdismo” en el comunismo, escrita para justificar, según mi opinión, uno de los tantos virajes de los bolcheviques a la derecha. En Chile se llamaba “rabanito” a los comunistas, pues eran los más moderados dentro de la Unidad Popular. Este mote lo utilizaban, fundamentalmente, los más radicales dentro de la UP – los socialistas y el MIR -.

Históricamente, el Partido Comunista chileno fue el más fiel a la URSS, justificando las invasiones que los estalinistas realizaron contra las revoluciones libertarias en los países del Este. En Chile, a partir del Frente Popular, (1938), bajo las tesis de Dimitrov, el Partido Comunista fue el más moderado defensor de la alianza entre los partidos obreros y los radicales, que representaban las capas medias. Durante el gobierno de Pedro Aguirre Cerda se abstuvieron de pedir cualquier ministerio para no asustar a la derecha – sólo formaron parte del gobierno de Gabriel González Videla, que luego los traicionó enviándolos a Pisagua y ordenando su eliminación de los Registros

Ni siquiera proscritos, durante diez años, los comunistas pensaron en adoptar la vía insurreccional, incluso, el presidente de JJCC fue expulsado del Partido al plantear la vía violenta el régimen que los oprimía.

Dentro del FRAP, los comunistas chilenos fueron siempre partidarios de un acercamiento a la Democracia Cristiana, privilegiando la alianza con los partidos de centro. En el Tacnazo, el Partido Comunista, junto a la CUT, fueron los primeros en salir a la calle a defender el gobierno de Eduardo Frei Montalva discrepando, con algunos socialistas que creían que la rebelión de los soldados de Tacna no sólo era gremial, sino también una posibilidad de pretender el fin del reformismo – igual que Marmaduque Grove – de implementar un socialismo por la vía militar progresista, ( aun cuando algunos lo nieguen, hay suficientes testimonios de especial simpatía de los socialistas por los militares).

En enero de 1970, a pesar de llevar la candidatura de Neruda a la presidencia, los comunistas no pensaban aspirar a este alto cargo, incluso, los MAPU fueron a ofrecer a Luis Corvalán el apoyo del Partido a Neruda pero, con mucho sentido común, don Lucho les respondió que no se molestaran, más bien era más práctico buscar una candidatura de consenso que, finalmente, terminó en la persona de Salvador Allende.

En la Unidad Popular, los comunistas fueron los más moderados y abiertos al diálogo, especialmente con un sector progresista de la Democracia Cristiana.

El Partido Comunista ha tenido dos períodos insurreccionales: el primero, el de lucha de clase contra clase, inspirado en el estalinismo cuando el dictador soviético acusaba a la socialdemocracia de “social-fascismo”, incluso, en la República Socialista de los doce días quisieron formar un “Soviet” de obreros, marineros, campesinos e indios; el segundo período postulaba a todas las formas de lucha, a partir de la aprobación de la Constitución de 1980, promulgada por Augusto Pinochet.; esta estrategia – muy justificada contra una dictadura sanguinaria – separó a los comunistas del resto de la oposición anti-dictatorial que creía, pienso que acertadamente, que la forma de terminar con la dictadura era por medio del voto.

Durante los veinte años de gobierno de la Concertación el Partido Comunista se constituyó en una fuerza extra-parlamentaria, en parte debido al sistema binominal, y su votación fluctuó entre el 5% y el 11%. En dos elecciones presidenciales el voto comunista fue decisivo para conducir al poder a los socialistas Ricardo Lagos y Michelle Bachelet, en la segunda vuelta. Los integrantes de la Concertación nunca se abrieron a la posibilidad de integrar los comunistas en las listas parlamentarias – de seguro, hubiera permitido mayorías parlamentarias en ambas Cámaras.

Sólo en 2009, se produjo la posibilidad de integrar a los comunistas a una alianza por omisión, que le permitió elegir tres diputados, cuyo papel no ha sido muy trascendente, a mi modo de ver, sin embargo han penetrado en la vida parlamentaria saliendo  del aislamiento y permitiendo el acercamiento a la Concertación y, en la actualidad, con el apoyo a la candidatura de Michelle Bachelet, paulatinamente se acercan a su incorporación irreversible y definitiva a esta combinación política que, aun cuando cambie de nombre es, prácticamente, lo mismo, con el solo agregado del Partido Comunistas y de  Alejandro Navarro.

La ganancia del Partido Comunista, al apoyar a Bachelet, es tener unos parlamentarios, con el precio del abandono a un movimiento social y estudiantil, que va en alza, y cuyos postulados ha forzado a los candidatos presidenciales a considerar en sus programas de gobierno la Asamblea Constituyente, la educación gratuita y pública, en los tres niveles, y una contundente reforma tributaria.

A nadie le debe extrañar que el Partido Comunista, en este nuevo viraje, adopte las posiciones más moderadas, abandonando sus postulados iniciales y acercándose  a la neoliberal Concertación. Con mucha razón, Marco Enríquez-Ominami llamó a esta nueva mayoría “una nueva pillería”.

27/05/2013

Compartir:

Artículos Relacionados

5 Comentarios

  1. ramón

    Errores garrafales: Jamás el PC (como tal) logró el 11%, su mejor desempeño como PC fue en 1997 que llego al 7% en la parlamentaria. Antes de hacer dicha opinión visitar la web elecciones.gov.cl no estaria nada de mal.
    Tampoco sé de donde sacas que el PC abandona el mov social, no es menor que el PC ganó la CUT el año pasado y sigue presente en el frente estudiantil. O sea, sacas conclusiones que te encantarian que fueran ciertas.

  2. Pedro

    Y usted, Sr Gumucio, en quê trinchera se ubica? Todo Chile sabe que Marco Enrîquez tambiên anda coqueteando con la Concertaciôn.. En resumen, critica pero no es capaz de mirarse en el espejo y se niega a aceptar que los ûnicos candiatos que presentan una alternativa vâlida son Roxana Miranda, Gustavo Ruz y Marcel Claude… el resto «mâs de lo mismo»

  3. René

    Pero todo tiene su precio y esta maniobra del PC le va a significar el rechazo definitivo del movimiento social. Con esto el PC quedará reducido a su más minima expresión de los últimos 50 lustros. Nada más asquerosamente imperdonable que prefieran a una candidata de la Concertación de la centro derecha y no a uno de los del movimiento social como lo son M. Claude, R. Miranda y G. Ruz -dejando afuera por cierto a M. Enríquez, sobrino del columnista dicho sea de paso, ya que éste no emerge desde abajo y no ha sido proclamado por ningún movimiento social.

  4. Juan II

    El abandono de la izquierda por parte del PC y el movimiento social es claro y evidente, ese es un aspecto positivo para las otras izquierdas, este espacio será ocupado por quien tenga la mejor capacidad orgánica y de ese modo capitalizar en este nuevo escenario. Dicho esto, el PC tendrá que desmovilizar si quiere participar en la lucha institucional, esto ha sido explicitado con claridad » se le invita a la fiesta pero no pone la música» y con los pies juntos; no tiene blindaje tampoco. La propuesta es «se le permite sumarse» a un proceso de reformas dentro del modelo neoliberal, intentarlo desde adentro.
    Resumen; mas Gatopardismo «Si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie». Sin movilización, con orden, mas el realismo perdido de los pragmáticos comunistas, están las garantías necesarias para asegurar la gobernanza. Que pasara con las izquierdas y el progresismo, darán el ancho? Sabrán capitalizar??

  5. Vistor

    Este Gumucio es tan amarillo como un DC, o como los calzoncillos de un UDI meao entero, porque existe una nueva mayoría política de izquierda. Gumucio está siendo parte de la campaña comunicacional de los que le temen a un gobierno de izquierda. Esperemos que Bachelet saque a relucir lo que tenía en mente durante su juventud, y que perdió al hacer pactos políticos con gente de la DC.

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.