Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Cultura

Una gota de sangre 

Compartir:

Una gota de sangre

(En homenaje a Sergio Poblete Garcés)

Desde cualquier lugar

puedo cantar y brindar por

un héroe

que siempre ha estado a

mi lado,

en el corazón. En

la dignidad

y la mirada ardiente

del justo,

del humilde.

 

Por quien un día -cuando

apuñalaron la alegría-

gritó, amado pueblo

¡te quiero!

 

Por quien nunca se fue,

que viajó con

con nuestras maletas doloridas,

allí donde casi ocultas

venían las lágrimas

de nuestras madres

y la de miles de nuestros

semejantes

que un día habían llegado

al mundo

cerca del  mar y la cordillera

en un largo y febril territorio

llamado Chile.

 

(¿Quién soy yo para

darte la mano,

para darte un beso,

para abrazarte,

para charlar contigo?

Soy tu hijo. Hijo de tu tierra y

Eso basta. Lo sé.

Conozco tus secretos de amor).

 

En la triste y larga maldición

de traiciones,

estabas tú en millones

de hogares estrechando manos,

mojando tu cuerpo con el dolor

que explotaba desde el fondo

de los ojos de mi madre…,

y todas las madres…,

de tus hermanos

de mis hermanas.

De todos y todas quienes mil días y

y mil noches

cantaron, bailaron

y soñaron.

 

(Te traicionaron,

pero no fue tu pueblo.

Te humillaron,

pero no te derrotaron).

 

Un día -en las humildes

casas

de nuestro territorio-,

se apagaron todas las

luces

para mirar y abrazar en

silencio

tu dignidad que parecía un

bracero

en medio del otro silencio

frío y sanguinario.

 

El que violaba

que cortaba dedos

que limaba tobillos

que introducía ratas en las vaginas de nuestras mujeres

que cortaba penes y testículos

que en las sombras ocultaba las sombras

que rompía huesos como hacheros o carniceros

que corría a dar golpes de carabina y fusil

que arrancaba ojos, uñas, lenguas

que quemaba seres humanos

que mataba y enterraba sin deudos ni familias

que arrojaba en nuestras aguas dulces y saladas a nuestros compatriotas

que mentía

que robaba

que asesinaba.

 

Pero tú no estabas en la crueldad.

 

Estabas en el dolor por

amor a tus semejantes,

a mis hermanos

y tus hermanas.

 

Estabas y estás

en mi soledad sin ruidos

que contempla tu vuelo de

azul, blanco y rojo

con una estrella

que se llama

Sergio Poblete Garcés.

 

¿Cuántos aviones tendrán que llevar tu nombre?

¡Para no matar!

¿Cuántas escuelas?

Para enseñar a transformar.

¿Cuántas plazas?

Para charlar. Para recordarte.

¿Cuántas alamedas?

¡Para que pase el hombre libre

a construir un mundo como tu corazón!

 

Entonces…, entonces brindo y

lo hago con tu propia sangre de vida

y vino generoso que palpita

desde tus venas a mis venas.

 

Los traidores quedarán en el olvido

y su veneno mortal.

 

Pero tú,

General

Guía de la Vida;

de la dignidad;

del honor y manos limpias,

volverás día a día a decir

presente:

 

con Salvador

con Víctor

con Pablo

con Carlos

con Violeta

con Edgardo

con Sola

con Miguel

con Marta

con Gladys

con Sergio

con Omar

con Rodrigo

con Antonio

con Roberto Salomón

(con tantos y tantas más)

y con Alberto (tu otro camarada traicionado),

para siempre a tu jardín

donde solo existe la visión

de todas tus flores

y tu hermosa memoria,

verdad de primavera

que siempre florece. No muere.

 

Tu vida.

Tu ejemplo.

Aviador.

Pájaro imperecedero.

Tú.

Sergio Poblete.

Alma de Chile.

Simplemente tú.

Copihue de mi tierra.

Alerce.

Canelo de mi sur.

 

Te debemos mil canciones.

Te debemos el robo de Chile.

Te debemos el amor.

Tu amor.

Compartir:

Artículos Relacionados

2 Comentarios

  1. libertad joan

    Un hermoso homenaje a uno que se fue en silencio a los brazos de su mujer en otra dimensión. Cuando en esta sociedad nos han enseñado que los buenos verán a Dios y los malos a no se quien. Me pregunto ¿ si el no mató, porque la podredumbre de sus semejantes , no lo salpicó, donde estarán hoy esos ojitos helados, llenos de bondad en una Bélgica helada, sonreirán porque alcanzó a ver a un pueblo pleno de algarabía con la llegada de Bachelet al poder ? No alcanzó a ver la traición de los poderes a su Chile amado. El pueblo no traiciona, quizás por hambre, puede venderse, pero pronto en su conciencia se arrepiente. Hermoso trabajo de Alfredo. Me llegó al corazón.

  2. libertad joan

    Alfredo, disculpa, pero me robado el poema, lo puse con tu n ombre en mi Facebook. Mucho rato no me lo tendrán porque todo lo que hablo de política , me los sacan rapidamente, pero lo sigo haciendo. Muy hermoso , nos interpretaste a todos y todas los que tuvimos algo que ver con esa horrible dictadura, nuestras familias que ya están fallecidos y que son libres como Don SERGIO, pero que fueron dañados de una u otra forma, cuando vivieron. ¡ oH, CUANTA REPULSA ME CAUSA ESTO !. Un abrazo.

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.