Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Chile: Ley de TV digital fortalece monopolio mediático y acaba con la TV gratis 

Compartir:

La cuestionada televisión abierta de Chile será
más monopólica aún, tampoco mejorará la deplorable mala calidad de sus
contenidos e incluso habrá que pagarla con la implantación de la televisión
digital terrestre, según la ley aprobada el miércoles 6 por la Cámara de Diputados con 107
votos a favor y 1 en contra. La iniciativa, que se tramita desde noviembre de
2008, pasará ahora al Senado.

La legislación sobre la nueva tecnología digital
abrió la posibilidad de un debate abierto sobre la democratización de la
televisión abierta, que surgió en Chile a comienzos de los años 60 como
actividad exclusiva de las universidades tradicionales (Católica y De Chile),
pero la nueva ley consolida el control de los actuales dueños privados del
negocio de la TV. A
juicio de los especialistas Chiara Sáez y Jaime Mondría, vinculados al Observatorio
Fucatel, "esta ley podría mejorar el escenario señalado, pero en vez de eso, lo
empeora (…) El proyecto de TV digital se ha vuelto cada vez más beneficioso
para los actuales grandes canales de televisión, los mismos que los
telespectadores evalúan negativamente".

Aunque ya existen bastantes señales pagadas de
canales de cable y satélite, la nueva ley faculta a los dueños de la TV a cobrar por la mitad de sus
transmisiones, que se supone seguirán ofreciendo su habitual calidad cero, más
allá del fútbol. El boletín oficial de la Cámara anunció con todas sus letras que "en
relación a la facultad de hacer nuevos negocios, se permitirá a los
concesionarios destinar hasta el 50% del espectro de concesión para levantar
señales de Televisión de Pago". Para Sáez y Mondría, "este artículo (31A)
contradice el uso consagrado para las bandas del UHF y del VHF del espectro
radioeléctrico, que está pensado para el desarrollo de señales abiertas de
televisión".

Los grandes operadores actuales de la TV tampoco necesitarán
concursar para obtener una concesión digital, según los artículos II y III
transitorio de la ley aprobada por Diputados. Pero los legisladores de la
derecha y la llamada "izquierda" (Concertación de Partido por la Democracia)
coincidieron en no otorgar este mismo derecho a los canales regionales, locales
ni comunitarios que actualmente se encuentran funcionan y suman más de 100
estaciones en todo el país. El Observatorio Fucatel anotó que  "estos
artículos transitorios atentan gravemente contra el derecho de igualdad ante la
ley, en este caso de los distintos modelos de televisión existentes en Chile.
La ley da mayores facilidades a los operadores más fuertes y pone más barreras
de entrada a los más débiles, profundizando así la desigualdad dentro del
sistema televisivo".

"Primero perdimos la televisión universitaria,
después perdimos la televisión pública y ahora perderemos la televisión
abierta… ¿Qué podemos hacer, entonces, como ciudadanía informada y activa?", se
preguntaron en el Observatorio Fucatel la socióloga Chiara Sáez, doctora en
comunicación y participante del Observatorio Internacional de Televisión de la Universidad Autónoma
de Barcelona, y Jaime Mondría, actor, gestor cultural y activista ciudadano por
una TV digital democrática.

TV = Censura, autocensura y mediocridad

El debate parlamentario de más de dos años sobre
televisión digital fue casi clandestino, celebrado entre las cuatro paredes del
Congreso que funciona en Valparaíso. No es sorprendente que la opinión
ciudadana chilena esté absolutamente desinformada sobre cuestiones fundamentales
que atañen a su propia existencia, como su creciente alimentación con productos
transgénicos que consume sin información ni control de las autoridades. La
televisión, junto a los grandes diarios, participa activamente en la
desinformación. Privilegia noticias banales, como el éxito del último súper
teléfono digital o el concierto del grupo extranjero tal y cual, pero oculta
noticias reales e importantes como la huelga 32 días, hasta el 6/11/2010, de
los trabajadores de la cadena Farmacias Ahumada SA (FASA), de la que fue
accionista Piñera y es una importante avisadora en los medios.


Los actores que trabajan en televisión también se quejan del silencio que hace
invisible el conflicto que mantienen con las estaciones por el incumplimiento
de una ley de 2008 (N° 20.243) que obliga a los canales a pagar por las
repeticiones de sus actuaciones. Precisamente hoy, jueves 7 de abril, realizan
una huelga convocada por Chile Actores, organización gremial presidida por
Esperanza Silva. La agrupación ya presentó demandas civiles contra la
televisión pública TVN, Canal 13, Mega y Chilevisión y hoy no asistirán a
grabaciones de telenovelas como advertencia. Claudio Arredondo, de Chile
Actores, explicó: "Esta es una ley aprobada en 2008 y no se ha aplicado. La ley
autoriza a Chile Actores a cobrar hasta 2% de los ingresos brutos por toda
emisión pública de una producción donde esté presente un actor (…) Nosotros
queremos que se cumpla la ley…"

Como contrapartida, la propaganda del gobierno tiene como caja de resonancia a
todos los canales de televisión abierta, sin excepción, sin excluir su versión
en cable. La mega producción tipo reality show del recate
transmitido en vivo de los 33 mineros cuyo protagonista estrella fue Piñera no
fue responsabilidad de ningún director de TVN, el canal público que lideró la
transmisión. Fue un descarado acto de gobierno de corte goebbeliano. La puesta
en escena de esta impactante transmisión oficial tuvo como director general de
televisión a Reynaldo Sepúlveda, encargado de toda transmisión de eventos en
que participe Piñera desde su cargo en la Secretaría de Comunicaciones de La Moneda. 
"Resultó muy evidente la manipulación de las imágenes para favorecer los
planos del primer mandatario y demás autoridades presentes, convirtiendo la
transmisión en una cadena nacional que rendiría nutritivos frutos a la imagen
del Ejecutivo y sus rostros más protagónicos", reseñó el Observatorio Fucatel. Incluso el domingo 22 de agosto,
cuando se supo que los mineros estaban todos vivos, los medios y periodistas
que cubrían in situ en la mina San José hicieron "un pacto de
caballeros" con el gobierno para retrasar la entrega de la noticia y dar tiempo
para otorgarle la exclusiva a Piñera, quien llegó con retraso a enseñar y leer
el famoso papel escrito bajo tierra: "Estamos vivos los 33 en el refugio".

El falso "progreso" de la TV digital llega a un país
donde dos partidarios de Piñera y defensores acérrimos de la versión neoliberal
del actual capitalismo en crisis -Agustín Edwards y Álvaro Saieh- controlan los
principales diarios que leen los chilenos, mientras el grupo Luksic controla el
66,6% del Canal 13, que en sus comienzo fue operado por la Pontificia Universidad
Católica y por lo tanto, el otro tercio le pertenece al Vaticano. Chilevision
Canal 11, que nació como Canal 9 de la Universidad de Chile, terminó bajo el control de
Sebastián Piñera, quien se lo vendió al grupo Times Warner CNN. El actual Canal
9 Mega, que estaba destinado a la Universidad Técnica
del Estado, hoy USACH, y no alcanzó a salir al aire por el golpe militar contra
Salvador Allende en 1973, cayó en manos del grupo de Ricardo Claro, cuyos
herederos acaban de asociarse con el grupo Lucsik en la Compañía Sudamericana
de Vapores, empresa insignia de ese holding cuyos barcos fueron utilizados para
transportar prisioneros políticos al campo de concentración de Chacabuco, en el
desierto cercano a Antofagasta. El otro canal abierto de alcance nacional, La Red, pertenece al mexicano
Ángel González, mientras TVN tiene un directorio que refleja la composición
política del Congreso, donde en la práctica dejó de existir algo que seriamente
pueda llamarse oposición al gobierno.

¿Qué hacer?: Gaste su dinero en otra cosa

La
pregunta obvia -¿qué hacer?- surge mientras la televisión presiona a los
ciudadanos para que consuman más y ahora se embarquen en la compra a crédito de
televisores nuevos, sin abordar para nada el carácter exclusivista que está
adquiriendo la ley de televisión digital en favor de los monopolios de la
información.  "En primer lugar -recomiendan Chiara Sáez y Jaime Mondría-
escriba a los parlamentarios de su distrito pidiéndoles que no aprueben la ley
así como está. Los artículos 31A, II y III transitorios son sólo la punta del
iceberg de un proyecto de ley orientado a consagrar un sistema televisivo cada
vez menos democrático y diverso. En segundo lugar, infórmese de los contenidos
de la ley, de los debates parlamentarios y de las posiciones críticas que desde
organizaciones de medios y organizaciones ciudadanas se vienen haciendo al
proyecto, al menos desde hace un año".

"Si lo anterior no funciona, no invierta en un
nuevo aparato para ver la misma oferta que la actual. La televisión abierta en
Chile se financia principalmente a través de la publicidad: los canales venden
audiencias a los anunciantes. Y para eso necesitan que la clase media (el
colectivo que consume en mayor número) vea televisión (porque los grupos de
menos ingresos tampoco le interesan). Si usted como clase media o como clase
baja piensa que con esta ley la oferta televisiva seguirá siendo la misma,
rebélese ante este engaño y gaste su dinero en otra cosa".

-El autor, Ernesto Carmona, es periodista y
escritor chileno

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.