Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

El precio de actuar con dignidad y manifestar la verdad: ¡Hasta Siempre Señora Helen Thomas! 

Compartir:

“Que se larguen de Palestina”, “Recuerden que esta gente [los
palestinos] vive bajo ocupación y que se trata de su tierra, que no es
Alemania ni Polonia”. “Que se vayan a su casa. A Alemania, a Polonia, a
América o a otro sitio”
Helen Thomas*, 2010


En el siguiente link se puede disfrutar de medio minuto de honestidad y
dignidad sin cortes, sin censuras ni aprovechamientos de propaganda de
corte antisemita-nazi-sionista, que son quienes, tras su deseo de
segregar al judío del no judío, en su participación conjunta en el
holocausto de la Segunda Guerra Mundial, justifican con total
inmoralidad e impunidad la ocupación militar extranjera europea y latina
en Palestina histórica o del 48:


Éstas fueron las afirmaciones de la periodista pionera número uno de la
Casa Blanca, quien tras decir la verdad debido a las presiones del
fuerte lobby sionista antisemita, fue forzada al retiro de su brillante
labor periodística que dura desde hace 57 años.

Helen Thomas, consecuente defensora de la tolerancia y el respeto mutuo
para que la paz con justicia sea posible en Oriente Medio, hace una
semana interrogó a Robert Gibbs para poner en evidencia el respaldo de
la administración de Obama al bloqueo de Gaza. De este modo otras
verdades expresadas, acorde con la “libertad de expresión” que gozamos
en “democracia”, por la periodista Señora Helen Thomas, fueron las de
condenar al Estado sionista luego del acto de piratería terrorista en
aguas internacionales, universales, contra los humanistas-pacifistas
internacionales de la Flotilla de la Libertad, de cometer "una masacre
intencionada, un crimen internacional", "si lo hubiese hecho cualquier
otro país, nos habríamos levantado en armas".

Helen Thomas, que no ha hecho más que repetir en un lenguaje y tenor
coherentes con el año 2010:“Díganles que deberían largarse cagando
leches de Palestina”, lo ya dicho y señalado antaño por Ghandi sobre la
ocupación militar extrajera sionista israelí en 1938:

“Palestina pertenece a los árabes de la misma manera que Inglaterra
pertenece a los ingleses o Francia a los franceses… Lo que está
sucediendo en Palestina en la actualidad puede ser justificado por
ningún código moral de ninguna especie. Si ellos tienen que considerar a
la Palestina geográfica como su hogar nacional, es incorrecto que
entren al país bajo la sombra de los fusiles británicos. Un acto
religioso no puede realizarse con la ayuda de bayonetas o de bombas.
Pueden asentarse en Palestina sólo a través de la buena voluntad de los
árabes. En la situación actual son los copartícipes de los británicos en
el despojo de un pueblo que no les ha hecho ningún mal. No estoy
defendiendo los excesos árabes. Desearía que hubieran escogido el camino
de la no violencia en la resistencia contra lo que consideran –con
justicia- como una invasión inaceptable de su país. Pero, según los
cánones aceptados de lo que es justo o injusto, no se puede decir nada
contra la resistencia árabe frente a desventajas abrumadoras”.

Este hecho muestra cómo aquellos que defienden a los totalitaristas y a
los fanáticos religiosos, encarnados en el único Estado teocrático del
mundo, hacen lo que les viene en gana, con total impunidad.

El caso de Helen Thomas demuestra que cuando se expresan las verdades
aquéllos que detentan el poder, y conforme a sus intereses, reaccionan
negativa y violentamente.

Este precario nivel de conciencia nos quita la esperanza en lo
relacionado con el futuro de la libertad, la veracidad y la ecuanimidad
en las noticias.

¿Dónde ha quedado la “libertad de expresión”?

Los medios son los responsables, en gran medida, de las tergiversaciones
ideológicas, de la consecuente desinformación, así como de las
consecuencias políticas que acarrean.

Y es aquí, para prevenir desde ya las malas interpretaciones y
tergiversaciones que aprovecharía para manifestar, por enésima vez, que
lo normal, como en cualquier otro país, es el restablecimiento de un
Estado laico y democrático con el debido respeto de profesión de su
respectiva confesión a las tres grandes religiones, conviviendo juntos
palestinos cristianos, judíos y musulmanes en total armonía como en
1948, antes de la invasión militar extranjera europea.

Si el mundo marginara a aquellos periodistas que reciben dádivas del
capitalismo sionista y a los extremistas y fundamentalistas que
manteniéndose en el sionismo quieren retornar al absolutismo hitleriano,
finalmente, el mundo reencontraría su natural senda de paz y humanidad.


Artículos relacionados:

La emboscada a la periodista Helen Thomas. “Díganles que se larguen de
Palestina"

Helen Thomas : “Que los judíos se vayan a casa, a Polonia, Alemania,
América”

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.