Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Dos mujeres valientes se llevó enero 

Compartir:

Santiago, 30 de enero de 2008

Señor Director:

Conocí a Patricia Verdugo Aguirre en 1994, como profesora de Redacción en la Universidad Andrés Bello. Su figura menuda logró imponerse en el indolente ambiente de una “privada”, enseñando con el ejemplo el rigor y el respeto por  la profesión, en el año duro en que se acercaba a los asesinos de su padre, y en que Stange se negaba a renunciar por la responsabilidad de sus subalternos en el tristemente conocido “Caso Degollados”, tironeando su cargo con el actual ministro del Interior, Pérez Yoma, entonces titular de Defensa.

Mujer de contrastes, al despedirse antes de partir a una beca en Miami, nos dijo emocionada que un científico le contó que los seres humanos proveníamos del polvo de las estrellas, y que por eso tendíamos a soñar tan alto. Recordamos esa clase la última vez que la vi, en el funeral del general Joaquín Lagos, el único que se atrevió a decirle que no a Arellano y a denunciar las atrocidades de la dictadura con su valiente testimonio en “Los zarpazos del Puma”.

También se fue, silenciosa, Carlota Vasey de Van Schouwen, madre de Bautista, rodeada de su familia y compañeros del exilio en Canadá, sabiendo que el cuerpo de su hijo asesinado fue incinerado ilegalmente, sin tener ni lápida para llorarlo, ni justicia para honrarlo.

Me sumo al anhelo con que combatieron hasta el último aliento: JUSTICIA, NADA MÁS, NI NADA MENOS, PARA QUE NUNCA MÁS EN CHILE.

Alejandra Zúñiga S.
Periodista
CI: 10.649.198-4
e-mail: aisabelz@yahoo.com

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.