Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Ex ministro Figueroa en picada contra Senador Navarro 

Compartir:
SANTIAGO / Como una iniciativa "demagógica e inútil" calificó el abogado y ex ministro de estado, Juan Agustín Figueroa, la iniciativa de ley del Senador Alejandro Navarro (PS), que busca hacer extensivo el beneficio de la libertad condicional para todos aquellos prisioneros políticos mapuches condenados en virtud de la Ley 18.314, sobre Conductas Terroristas. Dicho proyecto, que avanza en el Congreso, contando con el respaldo de los parlamentarios de gobierno, se originó tras la huelga de hambre que por más de dos meses mantuvieron cuatro presos mapuches en penales de la zona sur del país.

Figueroa, abogado influyente y testigo estrella de la Fiscalía del Ministerio Público de La Araucanía en gran parte de los juicios desarrollados contra comuneros y dirigentes mapuches, no dudó en criticar duramente el proyecto, utilizando para ello la tribuna de El Mostrador. "Un senador elegido por VIII Región, que se ha caracterizado por sus conductas destempladas y su apoyo a la causa indigenista, ha presentado un proyecto de ley que -de ser aprobado- persigue aparentemente que los mapuches y la activista que cumple pena por provocar incendios terroristas, accedan a la libertad condicional", señala en su columna de opinión.

A juicio del ex miembro de Tribunal Constitucional, cargo que ocupó en el cupo propuesto por el ex presidente Ricardo Lagos, se trataría de una iniciativa que buscaría "burlar" la Constitución y el marco jurídico vigente. "Se ve claramente que la iniciativa pretende burlar explícitas disposiciones constitucionales, que no permiten o dificultan los indultos especiales y generales a los condenados por tales ilícitos. De esta manera, asilándose en la circunstancia que la gracia presidencial, para cumplir la pena en libertad, no constituye propiamente indulto especial, se recurre al resquicio para lograr la misma finalidad", indica.

"Pero el imaginativo parlamentario no se ha detenido a meditar –prosigue Figueroa– que cuando su proyecto se remite a la institución de la libertad condicional, hace aplicable a los pretendidos beneficiarios la normativa del D.L. 321 de 1925. Este conjunto de regulaciones establece, entre otros requisitos, que los aspirantes hayan observado conducta intachable en el establecimiento penal en el que cumplen la condena. Y esta fundamental exigencia precisamente no se cumple respecto de los rematados que han sostenido, dentro del recinto penitenciario, una prolongada y publicitada huelga de hambre, comportamiento que constituye una grave infracción al régimen carcelario".

"De esta suerte, el proyecto de ley impone una condición específica aplicable a este caso, cual es la renuncia a la violencia por parte de los imputados, y los remite a otra general, que evidentemente no concurren. Surgen así dos obstáculos insalvables para que los presos obtengan el beneficio: su negativa a renunciar a la violencia y su mal comportamiento dentro del penal", enfatiza el ex ministro de Patricio Aylwin, abogado de la Universidad de Chile, casa de estudios en donde desde hace 30 años es amo y señor de la cátedra de Derecho Procesal.

"Frente a esta realidad, la intención del legislador queda al desnudo: no se quiere obtener un real beneficio para los inculpados, sino que se logra sólo el uso de pirotecnias demagógicas, en procura de dividendos entre incautos electores", finaliza el jurista, el mismo que en entrevista con El Mercurio el año 2003, llamó a "reciclar a los mapuches" como vía definitiva de solución al prolongado conflicto territorial que se registra en la zona sur de Chile y que lo tiene -siempre a su pesar, según señala- como uno de los principales protagonistas. Al menos en la testera de los testigos de los tribunales de justicia.
El otro fundo de Figueroa

Incluido en varias ocasiones entre los hombres más influyentes del país, Juan Agustín Figueroa, abogado litigante y propietario de uno de los estudios más importantes de la plaza en el país, es el encargado de administrar actualmente a través de su cargo de Presidente de la Fundación Neruda el legado de uno de los poetas universales que más respetó al pueblo mapuche y se comprometió con la lucha de los pueblos oprimidos en general.

Sin embargo y paradoja del destino, desde diciembre del año 2001, fecha en que fue incendiada la casa de su hijo en el sureño Fundo Nancahue,  este abogado que se declara ferviente ‘nerudiano’ se ha transformado en un implacable perseguidor de dirigentes mapuches en la zona de Traiguén, logrando en septiembre del año 2003, por parte de tribunales de La Araucanía, una drástica condena de cinco años de cárcel para dos reconocidos lonkos tradicionales por el cargo de supuesta ‘amenaza terrorista’ en su contra.

A más de tres décadas de la muerte del poeta, las críticas contra las acciones de Agustín Figueroa sin embargo no provienen solo de sectores mapuches que ven como el ex ministro traiciona el legado cultural, político y moral del insigne Premio Nóbel, autor del épico ‘Canto General’. Por el contrario, Figueroa ha sabido ganarse también la enemistad de un amplio espectro de la intelectualidad chilena por dirigir los destinos de la Fundación con un autoritarismo más que declarado.

"Como si se tratara de otro de sus fundos", declaran varios entrevistados, quienes no le perdonan el haber transformado el vasto legado literario, cultural y político de Neruda en mercancía para turistas del primer mundo y censurar deliberadamente al interior de la Fundación el enriquecedor pasado político y militante del otrora poeta senador del Partido Comunista y diplomático del gobierno de la Unidad Popular (1970-1973).

"Hace hoy cien años exactos, un pobre y espléndido poeta, el más atroz de los desesperados, escribió esta profecía: Al amanecer, armados de una ardiente paciencia entraremos en las espléndidas ciudades. Yo creo en esa profecía de Rimbaud, el vidente y debo decir a los hombres de buena voluntad, a los trabajadores, a los poetas, que el entero porvenir fue expresado en esa frase: sólo con una ardiente paciencia conquistaremos la espléndida ciudad que dará luz, justicia y dignidad a todos los hombres. Así la poesía no habrá cantado en vano".

Con estas fervientes palabras, Pablo Neruda daba por terminado su discurso ante la Academia Sueca al recibir en Estocolmo el Premio Nóbel de Literatura aquel mítico 21 de octubre del año 1971. Era la voz del Neruda poeta y ferviente hombre político, quién reafirma en dicha ceremonia y ante la humanidad entera su conciencia de ser parte de aquel pueblo combativo que en los confines de América se jugaba por aquellos días la posibilidad cierta de una patria más justa y solidaria para todos sus conciudadanos.

Varías décadas atrás, el 8 de julio de 1938 y en una ceremonia realizada en el Teatro Caupolicán, había decidido ingresar al Partido Comunista para combatir el avance del ‘fascismo’ junto a otros dos insignes de la literatura chilena: Francisco Coloane y ángel Cruchaga. Sin embargo, esta faceta ineludible para comprender su obra y su legado, es omitida de manera categórica por Figueroa, quien se ha empeñado en evitar la publicación de valiosos textos sobre el autor y relacionados precisamente con su pasado como ferviente partidario de la izquierda revolucionaria.

Esto es lo que ocurrió el año 1998, cuando Agustín Figueroa a nombre de los directivos de la Fundación impidió en tribunales la publicación de un libro que recogía los discursos parlamentarios de Pablo Neruda pronunciados entre los años 1945-1948 siendo senador del Partido Comunista, alegando una supuesta violación sobre los ‘derechos d
e autor’ que poseen de manera exclusiva por deseo de Matilde Urrutia y el propio Pablo Neruda.

Y es que las amistades de Figueroa distan mucho de estar a la izquierda del espectro político chileno. Pocos saben que tiene una entrañable amistad de más de 42 años con Ricardo Claro, el poderoso empresario de derecha, dueño, entre otras cosas, de la Viña Santa Rita, la Compañía Sudamericana de Vapores y el canal 9, Mega. Cercanos a Figueroa comentan incluso que Claro, quien no tiene descendencia, ve como candidatos a ser herederos de parte de su fortuna -después de la Iglesia Católica- a los hijos de Figueroa.

Según una investigación de los periodistas Luis Narváez y Maria Alonso, con Claro se conocieron en 1952, cuando ambos estudiaban derecho en la Universidad de Chile. “Siempre hemos andado juntos en la vida. Pero pensamos muy distinto. él es católico, yo soy ateo convicto y confeso”, reconocería Figueroa. Su primera incursión como socios fue en la empresa Elecmetal, industria dedicada a la producción de insumos en acero y metales para la minería, que hoy es la matriz de un importante grupo de empresas como Mega, Cristalerías Chile, Envases CMF S.A., Mega, Metrópolis Intercom, El Diario Financiero y la Viña Santa Rita.

En Elecmetal, Jun Agustín Figueroa fue la mano derecha de Ricardo Claro en el directorio.
Así, con Claro y Figueroa a la cabeza, Elecmetal tomó el control de la Fundición Talleres, de la estatal Codelco, al adquirir el 60 por ciento de la propiedad, operación que alcanzó los US$ 9,2 millones. Figueroa actualmente es vicepresidente de la Viña Santa Rita; director de Cristalerías Chile, que fabrica todos los envases de este material para bebidas alcohólicas y de fantasía. Además, es presidente del directorio de Marítima Inversiones, holding que controla la Compañía Sudamericana de Vapores, denunciada por facilitar sus cargueros para el traslado y tortura de prisioneros políticos en la pasada dictadura militar.

Hombre llevado de sus ideas, desde su cargo de Presidente de la Fundación, el cual desempeña desde su creación el año 1986, Agustín Figueroa ha protagonizado no pocas polémicas con intelectuales de renombre, organizaciones culturales, editoriales e incluso familiares directos del Nóbel como el poeta sureño Bernardo Reyes, sobrino nieto de Neruda, organizador de las famosas jornadas del ‘Tren de la Poesía’ en Temuco -hoy desaparecidas- y quién fuera unilateralmente expulsado de la Fundación por el propio Figueroa en abril del año 2004.

¿Las razones para tan drástica determinación?. Una simple ‘reducción‘ de gastos económicos en una institución-empresa que hoy percibe ingresos por más de 400 mil dólares al año, de los cuales 200 mil son ingresos por derechos de autor. El resto de las ganancias proviene mayoritariamente de la venta de entradas y souvenirs en las tres casas museo (La Chascona, en Santiago; La Sebastiana, en Valparaíso, y la propiedad de Isla Negra) que son visitadas anualmente por más de cien mil personas, en su mayoría turistas extranjeros.

Declarada la polémica con el sobrino nieto de Neruda, por lo demás destacado poeta regional e incansable investigador y compilador de la obra del Nóbel, Figueroa fue tajante. "Los actuales descendientes de la familia de Neruda carecen de condiciones ‘realzables’ desde el punto de vista cultural", disparó sin tapujos. Es su estilo de administración. El estilo de un verdadero patrón de fundo sureño.

Azkintuwe 

Domingo 28 de Mayo de 2006
Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.