Iglesia Católica argentina, solidariza con huelguistas mapuche

BUSCAR LA VERDAD Y LA JUSTICIA

El Departamento de Pastoral Social de la Diócesis de San Carlos de Bariloche quiere manifestar su solidaridad con el pueblo mapuche en este momento tan crítico en el que está peligrando la vida de cuatro personas, debido a su determinación de llevar adelante una huelga de hambre.

Desde nuestra realidad patagónica, tan rica en recursos naturales, constatamos que, muchas veces con poca capacidad de reacción por parte de la ciudadanía, los grandes intereses económicos de las transnacionales van avanzando en el saqueo, la destrucción y la contaminación del medio ambiente. Ejemplo de esto son, por citar sólo algunos, la extranjerización de las tierras y los emprendimientos mineros a cielo abierto, con utilización de cianuro y mercurio.

Toda esta situación, tan favorable para unos pocos extranjeros, que siempre encuentran sus aliados locales, es una de las principales causas de muchos problemas sociales, políticos y económicos que aquejan a nuestra sociedad y dejan a tantos hermanos y hermanas sumidos en la pobreza.

Por eso valoramos, admiramos y acompañamos la reacción de los pueblos originarios frente a los reiterados atropellos a su cultura y saqueos de sus tierras.

Decían los obispos latinaoamericanos en Santo Domingo, en 1992:
"Para una auténtica promoción humana, la Iglesia quiere apoyar los esfuerzos que hacen estos pueblos para ser reconocidos como tales por las leyes nacionales e internacionales, con pleno derecho a la tierra, a su propias organizaciones y vivencias culturales, a fin de garantizar el derecho que tienen de vivir de acuerdo con su identidad, con su propia lengua y sus costumbres ancestrales, y de relacionarse con plena igualdad con todos los pueblos de la tierra". (Santo Domingo, 251)

Desde nuestra fe cristiana queremos expresar nuestra convicción de que para alcanzar el bien común es imprescindible la búsqueda de la verdad y la justicia. Sabemos que criminalizar a los más débiles es uno de los recursos que tiene el poder para acentuar el miedo y la "no participación". Y no es ese, ciertamente, el camino para llegar a la justicia y a la paz verdaderas.

Esos son los motivos por los cuales, en esta situación tan delicada, queremos manifestar nuestra humilde y fraterna solidaridad con el pueblo mapuche”.

Leave a comment

Send a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *