Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Señor Zaldívar: ¡es cierto, los muertos no son suyos, son nuestros! 

Compartir:
No alcanzo a entender qué se pretende con esa comisión investigadora", dijo el ex mandatario respecto de instancia que se votará en la Cámara. Lagos Weber afirmó que no es problema de La Moneda la eventual citación de ex presidentes y Andrés Zaldívar recordó que "los desaparecidos no son nuestros".

“No alcanzo a entender qué se pretende con esa comisión investigadora, no lo encuentro lógico ni justo que sometan a cualquier presidente… no, los gobiernos de la Concertación hemos tenido una línea absolutamente continuada en el sentido de esclarecer la verdad, de buscar la justicia”, indicó Aylwin.

En ese sentido, dijo el ex gobernante, “no se le puede echar la culpa a los presidentes de alguna falla administrativa o a lo mejor ni siquiera falla administrativa si no que una consecuencia del tiempo transcurrido”.
Zaldivar mientras tanto afirma que “Los muertos no son nuestros, los desparecidos no son nuestros, el hecho de que haya errores de orden administrativos en una cosa de orden judicial o en algún peritaje puede producirse, más aún en las circunstancias en que se produjeron estos hechos”.  
Zaldívar afirmó que “usted no puede pedir cosas que sean imposibles. Lo que hay que hacer es un esfuerzo máximo para tratar de identificar a la gente que ha muerto en estas circunstancias, pero el hecho de decir que se ha cometido un error en un peritaje no puede ser causa de hacer una responsabilidad política a un gobierno…”.
El jefe de gabinete pidió luego que “no nos olvidemos de que la gente que falleció no se ha sabido donde estaban, los tribunales han tenido que hacer investigaciones de largo tiempo para llegar a determinar su ubicación, mucho de ellos fueron exhumados ilegalmente, muchos de ellos no se sabe si están enterrados, muchos de ello dicen que estaban en el mar, muchos otros dicen que estaban en la cordillera”.
Esto es parte de lo que leemos en el diario La Nación en su versión electrónica y en otros medios como la radio y la televisión.
No han entendido nada de lo que ocurre
Se ve que la mayoría de los dirigentes de gobierno de la Concertación no han entendido nada de lo que ocurre. No se dan cuenta de que aquí no se trata de UN o ALGUNOS “errores de orden administrativos en una cosa de orden judicial o en algún peritaje”. No señores, aquí de lo que se trata es de un cuestión fundamental y esencialmente política. Lo que nos lleva a los límites de la indignación, de la rabia, del asombro, del desencantamiento (si alguna vez lo hubo) es la forma en como numerosos dirigentes políticos, parlamentarios, ministros, presidentes, etc. sabían, hace ya tiempo, con certeza y exactitud, de la existencia de errores o fundamentadas dudas en los resultados que se habían dado a conocer acerca con la identificación de los detenidos desaparecidos del Patio 29 del Cementerio General, y callaron, no informaron a la ciudadanía.

Democracia en la medida de lo posible
Ese silencio, esa decisión de no informarnos de la verdad, obedece a la misma mentalidad, costumbre, práctica de decidir todo al margen de la ciudadanía, en reuniones “cupulares”, en acuerdos secretos. Esa estúpida y mezquina mentalidad de Robin Hood, de decidir que es lo bueno para nosotros, es la que hoy señalamos con el dedo. ¿Quiénes son Uds. para arrogarse que es lo bueno para nosotros? Ud. olvidan que están en sus cargos por voluntad del pueblo y que nuestro voto no les da el derecho de arrogarse la autorización a decidir en nuestro nombre frente a toda alternativa que se presenta.

En la medida que sabían y callaron, que no solicitaron los sumarios correspondientes, se han hecho cómplices de lo que hoy ocurre. Aplicando siempre la regla de hacer las cosas “en la medida de lo posible” no tan sólo no han hecho todo lo que si era posible hacer para profundizar la democracia y que con la presión de la mayoría de la ciudadanía habríamos podido alcanzar, sino que también han tolerado y han sido obsecuentes con funcionarios corruptos e ineptos. ¿Por qué no dejan funcionar, desarrollarse, crecer, profundizarse a la democracia? ¿A que le temen? ¿O no les dan permiso?

Uds. no están concientes del daño que le hacen a la democracia. El precio en vidas, en sangre, en dolor, en hambre, en lágrimas, que ha pagado este pueblo para poner fin a la dictadura lo pagamos nosotros, la gente simple, la que no accede a los ministerios, la que no es entrevistada por “los medios de comunicación serios”, la que vive de ese salario que cada día se hace más estrecho pagando la modernidad que Uds. deciden y construyen. Total, luego de abandonado el cargo se irán como Directores de una Isapre, de un Banco, de una gorda S.A. y eso les dará para vivir sin sobresaltos.  Señor Zaldivar, es cierto, los muertos no son suyos, son nuestros. El régimen que los detuvo, los encarceló, los torturó, los asesinó y los hizo desaparecer, comenzó, entre cosas, por sus cantos de sirena. Eso no lo olvidamos. Así ha sido a través de la historia y así seguirá siendo hasta un futuro lejano, pero no imposible y al cual no renunciamos. Un futuro en que la actividad de dirigente político estará reservada a los mejores, a los más nobles, a los más leales a sus semejantes.

Con actitudes como esta, Uds. se están haciendo responsables del creciente desprestigio de la política. ¿Qué les costaba encarar la verdad en el momento en que se descubrieron anomalías? Nadie está diciendo que los gobiernos de la concertación han hecho desaparecer a nuestras compañeras  y compañeros. Jamás hemos dicho eso. Solo hemos dicho que Uds. han callado y han guardado silencio cuando no debían y con ello se han hecho cómplices.

Les acusamos de no haber hecho todo lo que podían hacer para limpiar y curar las heridas que dejaron los 17 años de dictadura. Recién la presidenta Bachelet ha tenido el coraje civil –que es lo único que se necesitaba- y se ha atrevido a asistir a homenajes a las víctimas de la dictadura. Hasta hace poco parecía como si tuvieramos que avergonzarnos por habernos atrevido a luchar contra la bestialidad que reinó en nuestro país.

Les acusamos de crimen contra la democracia en Chile, de nada más, pero nada menos.
Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.