El arte y su misión de renacer constantemente: música y poesía

(JPEG)

Pintura de Jorge Araldi

A.I: Lua, muchas gracias por la entrevista, entre distintas presentaciones tanto con tu grupo como solista, es un fin de año que vienes con una agenda cargada, pero además estás preparando tu presentación en enero en la sala SCD de Plaza Egaña. Partamos por eso, ¿cómo va la preparación de este recital? ¿Nos puedes adelantar un poco que es lo que presentarás?

L.M: Claro, muchas gracias a ti Alex por esta instancia de poder compartir mi trabajo. El concierto que presentaremos el 19 de Enero tiene varios objetivos; dar a conocer mi trabajo artístico a la fecha en sus diversas facetas, como cantautora, poeta y actriz, por eso elegimos el concepto “Las cuatro fases de la luna”; es una comparación a las fases artísticas que yo, “Lua” (que significa “Luna”, en Portugués), quiero proponer. Por ejemplo, como compositora, poder mostrar mi música, que hasta el día de hoy se define como balada/pop/fusión, tanto en portugués, inglés y español, y para cerrar el concierto, presentaré un adelanto de mi séptimo disco en un estilo más moderno como es el electro pop. Este nuevo disco se lanzará este 2018, y llevará como título “SEVEN”, y las canciones principales estarán en dos versiones; inglés y español. Además, lanzaremos el single de este nuevo disco, junto a su video clip, así que muchas sorpresas esa noche…también para los que les gusta la poesía, tendrán una instancia de poder adquirir mi libro, “NUA, voz del silencio”.

Por cosas de la vida, llevo una mezcla multicultural en la sangre, y decidí dividir mi concierto en varios bloques para poder viajar por cada uno de estos “mundos” de manera lúdica, particular y creativa, siempre con un hilo conductor que será contar una historia utilizando la poesía, recursos audiovisuales y la participación de grandes artistas nacionales, (músicos, bailarines, cantantes, etc.), incluso involucrando a mis propios hijos, Sharon (17) y Lian (14) en la propuesta escénica. Más que un “show” musical, mi propuesta como artista es más bien un concepto que una las artes en sus diversas formas, donde haya espacio para la sorpresa y lo inesperado, siempre con un mismo objetivo; entregar un mensaje, emocionar y entretener a la audiencia.

A.I: Cuando comencé a googlear tu trabajo musical de cantante me fui encontrando con el dato de que ya tienes detrás de ti una trayectoria de cantante. Además de tus propias creaciones, aparece un reportorio de interpretación de lo que se podría llamar música popular, canciones como Carusso, La Boheme, Summertime, La chica de Ipanema, Eu sei que vou te amar, etc, en las cuales la calidad interpretativa que realizas es evidente, ¿cómo llegaste a la selección de este repertorio? ¿Te ayuda tu conocimiento de distintos idiomas?

L.M: Seguro que sí. Por mi crianza, tuve acceso a aprender distintos idiomas y culturas, y como me dedico al canto y la interpretación, me toca cantar en hoteles, donde hay extranjeros, y ese es el repertorio más bien clásico y “ad hoc” a esos tipos de escenarios, -se conoce como repertorio “piano-bar”-, se estila por ser los jazz standars, bossa nova, y clásicos internacionales. Uno se adapta al mercado para poder vivir de la música, y la verdad, me encanta ese repertorio, aunque siempre estoy fusionando los “covers” con canciones propias e incluso con mi poesía, y se entrega algo muy especial.

A.I: Llevas en Chile bastantes años, con una vida intensa de búsqueda para poder desarrollarte como artista. Seguramente con muchas alegrías y satisfacciones, pero también con penas y contradicciones. Esta pregunta invade parte de tu espacio más personal, pero me contabas que para poder desarrollar tu vocación artística tuviste que ir cambiando incluso tu concepción de mundo, cuestión que te llevó a modificar varias creencias dogmáticas impuestas por tu pertenencia a la controvertida secta “Los niños de Dios”. ¿Te sientes lejana a esa formación que tuviste que asimilar en tu niñez? ¿Crees que has vivido un proceso de liberación entre esa renuncia que hiciste y la persona que eres hoy?

L.M: La vida es un misterio, uno no elije donde nace. Uno llega a este mundo, y si tiene suerte, como en gran parte la tuve yo, porque a pesar de lo controversial del estilo de vida que llevaba mi madre, se me dio una buena educación, y a pesar de que estaba “pre destinada” a seguir un camino distinto, -según terceros-, tuve al fortaleza suficiente de seguir mi camino y encontrar lo que realmente me apasiona. Tuve al mundo en mi contra, -y más de una vez-, pero cuando una está convencida para lo que vino al mundo, nada es demasiado fuerte como para detenerte. Claramente he vivido varios procesos de liberación y cambios internos y externos para poder decir que hoy en día, estoy haciendo lo que sé, es lo único que me hace realmente feliz. El precio ha sido alto, sí; pero vale la pena. Me siento lejana a muchas cosas de mi niñez…y trato hoy por hoy ser la mejor madre que pueda para mis hijos, uno siempre quiere más para sus hijos, ¿no? La vida siempre te premia con las oportunidades para modificar tu presente con el fin de cambiar el futuro.

A.I: En este cambio, que me hace recordar el comienzo de un poema de Gabriela Mistral que se llama “La otra” y que expresa: “una en mi maté”, refiriéndose con esto a esa reconstrucción que tantas veces tenemos que asumir en el tránsito existencial, emprendiste la búsqueda de tu padre biológico, que resultó ser un conocido poeta brasileño. ¿Cómo es la emoción en un reencuentro con alguien que viene a ser tan parte tuya, pero que las circunstancias de la vida no te permiten una relación de cercanía? Te lo pregunto, ya que hay mucha gente que sufre este desarraigo, por ejemplo hijos de desaparecidos políticos, hijos de migrantes, de perseguidos, etc.

L.M: Uff…que pregunta. Haberlo conocido fue un renacer, poder reconocerme en él y gracias a él, identificarme realmente y entender para qué estoy acá. Fue ese paso fundamental en mi vida tanto personal como profesional…para resumir una historia digna de un libro, lo busqué, pero sólo lo encontré gracias a Google. Luego de averiguar bien quien era y donde estaba en el planeta, adivine su e-mail y le di en el clavo a la primera, fue la experiencia que definió se podría decir mi camino existencial en este mundo. Creo firmemente que para estar en paz con el presente y para poder mirar hacia un futuro, es fundamental entender, conocer y estar reconciliada con el pasado, en especial si es un absoluto misterio, como era mi padre para mí hasta ese entonces. Fue más bien por una decisión personal de mi madre, buena o mala; quien puede juzgar… Yo lo entendí como una joven madre que pensaba estar “protegiendo” a su hija. Ella quería libertad para poder viajar conmigo por el mundo y seguir su fe, y no encontró mejor solución de presentarse ante el mundo como madre soltera, bloqueándolo definitivamente de mi vida…en fin…a los 26, en Chile, recién separada y con dos hijos, pensé que mis hijos merecían conocer a su abuelo y yo a mi padre para poder definir tantas cosas de mi que eran hasta ese entonces una gran incógnita. Luego puedo decir que entendí para qué estaba aquí y por qué me apasionaba tanto el arte, mi padre es el hombre más artista que conozco.

A.I: Esta experiencia biográfica sin duda marca parte de tu trayectoria artística. Lo digo debido a que también escribes poesía desde hace tiempo, pero que no publicabas. ¿El reencuentro con tu padre poeta sirvió para animar en ti la publicación de tus poesías? ¿Sientes que hay algo de tributo a las obras de tu padre con la publicación de tu libro Nua?

L.M: Si no hubiese conocido a mi padre, creo que no habría hecho ni la mitad de las cosas que he hecho, gracias a esa confianza y descubrimiento de lo que llevo en la sangre, sin haberlo elegido. Escribo canciones desde los doce o trece años, mi padrastro era músico, y claramente le debo a él por ese lado, pero haber empezado a escribir “canciones sin música”, que es para mi la poesía, seguro se lo debo a mi padre biológico. Nunca pensé que me atrevería a algo así, pero eso es lo bello de la vida, luego se vino una obra teatral y este año escribí el guión de una película que relata la historia de mi vida hasta ese momento crucial de reencuentro.

A.I: En el libro Nua revelas parte de tu vida personal, haces como una exposición ligada a tu proceso biográfico. Además es un libro que se ilustra con fotografías tuyas en las cuales te haces parte de aquellas manifestaciones artísticas que se exponen con el cuerpo desnudo. ¿Cuál fue la motivación de experimentar esta manifestación artística? ¿Hay algo que tiene que ver con lo personal o te interesa lograr una provocación al público?

L.M: En primer lugar, mencionar a mi amigo Andrés Canepa, gran fotógrafo chileno con quien he trabajado en varias ocasiones, para discos etc., y quien siempre me ha apoyado incondicionalmente, -además que es un honor trabajar con él, es de los grandes profesionales artistas que he conocido-.

En segundo lugar, explicar que el título del libro significa desnuda, “NUA” es desnuda en portugués. El objetivo del mensaje de este libro, por eso la elección del título –y coincidió además la cercanía y similitud con mi nombre, por eso nunca tuve dudas de llamarlo así-, es recalcar al importancia de conocerse uno mismo con todas sus imperfecciones, no temer a mostrarse tal cual uno es, decir lo que siente, abrazarse, con sus temores, inseguridades, etc., exponerse ante si mismo de esta manera y lograr aceptarse. Identificar nuestras reales necesidades es fundamental para nuestro desarrollo humano, por ejemplo; ¿cómo espero hacer feliz a otro, si ni siquiera sé lo que me hace feliz en primer lugar? Cómo puedo amar, si no se amarme a mi misma primero. Suena “lógico”, pero no lo es. He visto como mucha gente pasa la vida “viviendo” por inercia, y jamás se cuestionan si hay un motor, una fuerza, un sueño o meta que alcanzar. Muchos ni siquiera se conocen, y no saben lo que realmente les quita el sueño. Yo me pregunto, ¿es posible vivir sin una pasión, una esperanza o un ideal? Si me preguntas a mi, no. Aunque tu objetivo sea, -como lo es para mi en primer lugar-, algo tan fundamental como es criar a nuestros propios hijos para que sean las personas más integras que puedan ser y preparadas para lo que les toque vivir, pero repito; lo que yo les pueda entregar también será de mayor o menor calidad, si como mujer y ser humano entiendo como soy interna e íntegramente. No voy a esperar algo de ellos, que no espere de mi misma. Por lo tanto, la fotografía del libro, evidencia de manera artística el cuerpo desnudo, exponiendo sin pudor no sólo un sentimiento, una idea, una creación literaria, pero cuenta una historia. Un objetivo paralelo en agregar fotografía al libro, era incluir mi faceta como actriz y así contar historias, porque también hay fotos que no necesariamente resaltan la desnudez del cuerpo humano, si no que abren espacios a otros mundos, abriendo camino a la imaginación y a soñar. En resumen, presentarme así, desnuda como mujer, poeta y actriz, puede ser o parecer una provocación como bien mencionaste, pero, ¿qué es un verdadero artista si no provoca algo en el público? Quiero “provocar” o proponer un despojo de lo que no necesitamos, de lo que nos pesa y no nos permite avanzar, presentar con cada una de estas obras una liberación, aunque se refiera a algo más bien interno…es más fácil identificarse con lo que es evidente a los ojos, lo tangible, y la fotografía en el caso de “NUA”, tiene como misión ser metáfora e invitar a desnudar el alma.

A.I: El libro de poesía ha tenido todo un efecto artístico, también hay que decir que desde éste arranca la idea de realizar un musical que hasta hace pocos días estabas presentando. Seguramente el musical tendrá futuras presentaciones el año que viene. ¿Nos puedes hablar del origen de gestación de esta idea del musical y qué evaluación tienes de la realización de este proyecto después de haberlo presentado?

L.M: Siempre amé el teatro, siempre soñé con crear espectáculos que fuesen lo más completos y pudiesen unir artistas y disciplinas con un mismo fin. De pequeña amé los escenarios y comunicar, es más; cuando escuchaba una canción que me gustaba, cerraba los ojos y podía ver el escenario, los músicos, bailarines, puesta en escena y todo lo que podía suceder allí.

La vida me premió después de los treinta, con la oportunidad de estudiar profesionalmente la carrera de actuación y comunicación escénica, claramente acepté, pero después tenía que hacer algo con eso. Si se te confía un don, un “talento” o simplemente un deseo u oportunidades de hacer cosas, hay que ser responsable. Creo que muchos se quedan en el camino porque el proceso de hacer lo que sea tanto en el arte como en cualquier proyecto que uno sueñe en desarrollar, significa mucho sacrificio y mucho trabajo… ¿y sabes que más? MUUUUUCHO TRABAJO. ¡Jajajaja! Conocí a las chicas del elenco en un proyecto de teatro musical que duro como tres meses y finalizado eso, les propuse mi idea de crear algo desde cero, ellas aceptaron y luego escribí el guión con las actrices ya comprometidas, así que cada papel se hizo “a la medida” para cada una, e iniciamos un largo camino que hoy ya cumple dos años de vida, -y sé que esto apenas comienza-. Ha sido un largo y arduo proceso en todo sentido, tanto personal como profesional para todas, pero al menos yo he aprendido tanto y en todo sentido, que sé hay un antes y después en mi manera de ver la vida.

Estaba en etapa de cierre de edición de “NUA” y comencé inmediatamente a escribir el guión de “SIETE, ACTITUD FEMENINA”, tomando el poema “Actitud Femenina” del libro como inspiración principal, y de ahí nacieron las siete historias paralelas de las protagonistas de la obra. Luego vino el proceso de creación de las canciones, donde dos de las principales, -la de obertura y cierre- son justamente poemas musicalizados tomados del libro “NUA”. Recibí el apoyo de un gran productor musical nacional, el maestro René Calderón, y todo empezó a tomar forma. En los diálogos de los personajes incorporé más poesía del mismo libro, como parte de mi propuesta dramática y resultó algo bastante único y hermoso. En “SIETE, ACTITUD FEMENINA”, no se presenta sólo una propuesta de actuación, canto y baile, en un nivel profesional y de excelencia, -a pesar de la corta edad y menos experiencia de algunas,- se presenta además, la poesía. Al inicio fue difícil de asimilar e incorporar de manera orgánica y natural, incluso para el público no fue fácil de comprender, pero fue explorar otra dimensión, y si me preguntas cuál es nuestra propuesta de valor diferenciador, me atrevería a decir, en este caso puntual del musical, que es justamente la poesía y como se logra transmitir una reflexión por medio de todas las artes antes mencionadas juntas.

Musicales hay muchos, y propuestas escénicas también, es imposible competir con los grandes musicales que existen a la fecha, y jamás ha sido nuestra ambición, pero si puedo afirmar, y muy respetuosamente, que no hay algo que se compare con lo que se ha logrado plasmar en escena, y primordialmente no hay comparación con las chicas que integran el elenco, son las mujeres más talentosas que conozco, y el orgullo de haber aprendido de cada una, y además, que mi hija también sea parte de ese elenco y que tengamos esta pasión en común, me hace la mujer más dichosa del mundo, más allá de lo profesional. Creo que la vida ha premiado mi valentía, constancia y persistencia, dándome el orgullo y dicha de estar en un mismo escenario con mi hija. Puedo decir, al cerrar nuestra primera temporada oficial 2017, que estoy profundamente agradecida de todos los comentarios, críticas y experiencias compartidas por los que tuvieron la oportunidad de vernos, ha sido infinitamente gratificante y enriquecedor para cada una y estamos siempre “trabajando para usted”, afinando detalles, mejorando, creciendo, perfeccionándonos y sabemos que nuestra misión como artistas nunca llega a un cierre; es un renacer continuo y constante. Hoy por hoy estamos preparándonos para que en el 2018 podamos llevar nuestro mensaje a mujeres y hombres de todo el mundo; hemos recibido algunas invitaciones de México y Argentina para poder presentarnos, y eso nos tiene muy contentas.

A.I: Finalmente, tienes noticias como cantante, estás trabajando ya en un nuevo disco, ¿en qué fase te encuentras con este trabajo? ¿Puedes adelantarnos algo sobre el material que contiene?

(JPEG)L.M: El nuevo disco está en sus últimos procesos de mezcla de voces en Los Ángeles, CA., soy una mujer tremendamente bendecida, ya que en esta etapa me está ayudando Humberto Gatica. El disco se compone de siete temas inéditos, -por eso su título “SEVEN”, además porque es mi séptimo disco-, más algunos remixes o “bonus tracks”. El disco está casi listo, ahora estoy definiendo los últimos detalles de traducción y grabación para poder lanzar paralelamente las versiones en español de las principales canciones. Mi intención es lanzar el primer single con video clip, el 19 de Enero en mi concierto en la sala SCD de Mall Plaza Egaña, 20:30 horas, vuelvo a pasar el dato, jajaja…luego ir lanzando el disco de a poco por temas o “singles” a las plataformas digitales durante el transcurso del 2018 en ambas versiones. Así que para este año mis proyectos son el lanzamiento del disco musical electro-pop “SEVEN”, seguir potenciando y presentando la obra musical “SIETE, ACTITUD FEMENINA” y además estaré en algunas producciones cinematográficas chilenas, lo que me tiene muy contenta, -una donde además, utilizarán mi nuevo disco como parte de la banda sonora-. Soy una agradecida de la vida, como dijo la gran Violeta Parra: “Gracias a la vida, que me ha dado tanto…” y aun hay tanto que recorrer, lo más importante es disfrutar el camino y nunca abandonar los sueños.

El autor, Alex Ibarra Peña, es miembro del Colectivo de Pensamiento Crítico palabra encapuchada.

Artículo publicado en Cultura y etiquetado , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.