La Independencia de Cataluña y el corrupto Gobierno del PP

21.09.2017
España siempre ha sido un conjunto de naciones. El pensador José Ortega y Gasset publicó, en la Revista Occidente su famosa obra La España Invertebrada, para retratar históricamente la problemática de ese país.

Para los más radicales independentistas, los vascos, los catalanes y los gallegos, han sido colonizados y dominados por el imperialismo castellano: ya no sólo España, sino Castilla es la provincia que ha colonizado a este conjunto de países, todos con cultura y lengua diferentes – en el caso del vasco, de orígenes milenarios -.

La relación entre España y Cataluña nunca ha sido cordial: durante el gobierno de Manuel Azaña la II República, dificultosamente, mantuvo relaciones  con la Generalitat, reconociendo la  autonomía de Cataluña . En 1934, el Presidente de la Generalitat, Lluis Companys, proclamó la independencia de Cataluña de España, en plena rebelión contra la república, dirigida por la derecha, hecho que lo llevó a la prisión junto a los rebeldes de Asturias.

El drama del nacionalismo y del conflicto identitario no es exclusivo de España: en la Francia hipercentralista, los bretones protagonizaron una resistencia que fue mucho más allá de las masacres del período del terror, durante la revolución francesa. Durante gran parte del siglo XX se leían carteles, expuestos en los muros, que prohibían “escupir y hablar bretón”.

En el Reino Unido, Escocia ha sido el país rebelde con respecto a la metrópolis; actualmente se plantea un plebiscito para determinar su independencia y pertenencia a la Comunidad Europea – no hay Nación-Estado que no tenga conflicto con respecto a regiones que promueven su independencia -.

En Norteamérica, el Estado de Texas tiene reconocido constitucionalmente un plebiscito que, eventualmente, podría separarse de la Unión, lo que le ha permitido condiciones muy ventajosas  con respecto a los demás Estados del país. En Canadá, el conflicto entre  Quebec y el resto de Provincias del país  ha marcado la historia de ese país desde la batalla de La Explanada Abraham hasta el último plebiscito, realizado en 1995, en el cual el Partido Separatista Quebequense, perdió por sólo el 1%, es decir, 50.000 votos.

El 2 de noviembre de 2014 el líder del Partido Convergencia y Unión, de Cataluña, Artur Mas, convocó a un plebiscito, que fue considerado ilegal por el gobierno de Mariano Rajoy. Hasta hoy, Mas y los demás líderes promotores y organizadores están siendo juzgados por desacato y otros delitos.

El conflicto entre Cataluña y el gobierno español actual se ha radicalizado debido a la torpe política del corrupto gobierno de Rajoy y de su Partido, el Partido Popular. El peor camino a seguir es el de la  represión para impedir que se pueda llevar a cabo el plebiscito anunciado para el 1º de octubre próximo: el parlamento catalán había adelantado el quiebre con el gobierno central, y la respuesta no tardó en llegar con la declaración de inconstitucionalidad, pronunciada por el Tribunal Constitucional del país. El 20 de septiembre último, el ministro de Hacienda negó todo aporte para la subsistencia de la generalitat y, como si fuera poco, la Guardia  Civil, por orden del poder judicial, allanó y detuvo a los principales dirigentes, organizadores del plebiscito.

Sabemos que el gobierno de Mariano carece de estrategias políticas para lidiar con el conflicto, le queda la única salida que es la represión. Rajoy sólo ha podido gobernar gracias al apoyo del Partido Nacionalista Vasco que, ahora, en vista de las malas políticas, se ha pasado a la oposición, lo cual llevado a que el Partido Popular no tenga gobierno, y sólo cuente con el apoyo de los pocos oportunistas del Partido Ciudadanos, liderado por Albert Rivera.

El  Partido Socialista de Cataluña tiene la  clave del poder, pues exige la vía del diálogo, como también un plebiscito, acordado entre el gobierno y los independentistas catalanes.

La radicalización del conflicto favorece y masifica la causa independentista: nada más movilizador que “la sangre de los mártires”. Desde ahí surgen personajes  como el diputado Gabriel Ruffián quien a gritos, clama porque Rajoy saque sus sucias manos de Cataluña. Las manifestaciones de las Ramplas y de La Puesta del Sol constituyen el campo  ideal para el crecimiento popular de la causa independentista.

Las instituciones de la Constitución de 1978, producto de los pactos de La Moncloa, están agotadas, y el único paso viable es la refundación de la República Española, por consiguiente, la aplicación del artículo 155, que debería ser aprobado y aplicado por un ridículo senado español – muy distinto que el federal alemán – no haría sino agudizar y complicar la crisis catalana planteando un conflicto constitucional entre la Cámara de Representantes y el  Senado y demostrando, así, que la separación de poderes nunca ha existido en su estricto rigor, y que los controles y balances son sólo faramallas en la democracia bancaria.

Los nacionalismos y los conflictos identitarios son la “enfermedad infantil” del siglo XXI, tal como fue el Estado-Nación en el siglo XIX. Nada bueno puede surgir de los nacionalismos, pero los líderes  políticos catalanes pueden aprovechar la situación de corrupción del gobierno actual, como también la ineficacia de la monarquía española para separar Cataluña de España, aprovechándose de la decadencia moral y económica de ese país y, de esta manera, abrir conductos para la balcanización y destrucción de lo que antes fue el sueño europeo.

Rafael Luis Gumucio Rivas (El Viejo)

Artículo publicado en Opinión y etiquetado , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.
  • olga larrazabal

    Un alcance respecto al Presidente de la Generalitat Lluys Companys. El año 1939 con el triunfo de la rebelión de los generales contra la República, Companys salió a Francia, seguramente caminando igual que Antonio Machado. Los franceses a pesar de tener un Primer Ministro socialista, León Blum, no simpatizaban con la República Española ni con sus refugiados y bastante más con los Nazi y los Fascistas. Ellos no imaginaban que los alemanes les podían poner la pata encima, y los refugiados estaban siempre en peligro de ser entregados al gobierno de Franco y ser fusilados. Y esto fue lo que le pasó a Companys, entregado por los alemanes o los franceses filo Nazi, fusilado siendo presidente de una región autónoma por el solo hecho de serlo en Cataluña en 1940.
    El Nacional Catolicismo de Franco y sus camaradas alemanes e italianos no ahorraron balas.
    En cuanto a la represión de los Reinos de Castilla y Aragón a todo lo que percibieran como perturbador de una organización piramidal con un Dios, un Rey y una lengua en la cúspide es antiquísima y yo creo que gran causante de la decadencia del Imperio Español.

  • olga larrazabal

    Sospecho que detrás de las reivindicaciones culturales e idiomáticas, está el como se reparten los dineros recogidos de impuestos en toda España. Cataluña se queja de que ellos pagan más impuestos que ninguna otra región,y los dineros no vuelven a la región catalana a favorecer a su infraestructura permitiendo que la economía catalana se desarrolle con la fuerza que ellos tienen. El Producto Bruto de Cataluña equivale al de Portugal, así como también el 25% de las importaciones de España son de esta región. Para ellos el gobierno español es un freno a su industria.