Frente Amplio / menos TV / más calle….

Vamos a pasar a una segunda vuelta, sería un error negociar una derrota”
Gabriel Boric. Diputado.

 

“El Frente Amplio no es una coalición de izquierda”
Sebastián Depolo (Revolución Democrática)– Karina Oliva (Poder Ciudadano).
Voceros del Frente Amplio.

Cabe preguntarse el lugar en que deberá descansar la izquierda chilena con todos sus huesos de huelgas, pliegos de peticiones, tomas y masacres. En que cajón de la historia deberá tener espacio la batalla ganada en 1970 y defendida en 1973. Como se le explica a los que han escuchado eso del sueldo de Chile. La enorme piedra que está a la entrada del Cementerio General con miles de nombres y apellidos, no es postal, no es foto que se pone más color sepia cada día que pasa. Hay una izquierda en la Nueva Mayoría a la que se le critica su entreguismo por el bajo canje de principios en ese pequeño espacio en los altares del punto más corrupto del país, el parlamento. Existe también una izquierda tozuda anticapitalista que cree en los trabajadores y la calle.

Valiente. Ese gesto indispensable para aquellos que en política siempre están pensando en la victoria. En los indispensables pasos grandes para marcar la historia, es fundamental inscribirlo y decirlo desde el primer día. Así también fueron los dichos del Juntos Podemos y de Todos a La Moneda, cuando se daba el inicio a la reconstrucción en una izquierda que venía asesinada y golpeada hasta el cansancio por las Fuerzas Armadas.

Los líderes que se construyen para el tiempo y la historia, deben antes que nada entregar señales de consecuencia permanente. No es suficiente haber leído todos los libros de Gabriel Salazar y llenar de acotaciones lo de Mayol. Anteponerse a lo que está por venir es la tarea. No se trata de estudios profundos en brujería, sino sencillamente estar preparado para conversar, para dialogar con aquellos que pueden aportar al proyecto, que no tiene nada de personal. Los referentes son la suma de muchos esfuerzos, no son patrimonio de algunos que reúnen su comité central en un ascensor.

Hay dos formas posiblemente de proponer a los millones que habitan la patria. Una es con la mirada del empresariado y sus políticos obsecuentes/serviles, de su clase política elitista y corrupta, apuntando siempre con su modelo depredador con el marcado interés en el usufructo de los recursos naturales que se saben agotables, y de un entramado financiero que hace que millones de gargantas estén entre sus manos como si todo se tratara de un eterno ahorcamiento con las garras de la banca.

La otra es la de los que sostienen que es fundamental para el desarrollo de los pueblos una equilibrada y justa repartición de derechos y beneficios del más amplio espectro para profundizar la democracia. Pilares nuevos y con la mayor participación posible. Un país que tienda a separarse cada día de la desigualdad y del asesinato constante de la pobreza. Esta segunda propuesta estará siempre cuestionada, agredida y atacada, dado que pone en juego el capital, el lucro y la impunidad para el delito.

Las victorias de la clase dominante no son eternas, no duran por siglos y los siglos, eso da la fuerza para que todos aquellos que en algún momento se sintieron derrotados, vuelvan tozudamente a insistir que es posible la victoria. Que hay más que sobradas razones para dar paletadas de tierra al modelo. Por años la larga noche de la dictadura estará presente en la política, en la forma de ejercerla y practicarla, con esa burguesía escribiéndola mercurialmente.

No es necesario ir tan lejos para escribir que lo dicho por Boric ya se escuchó en las anteriores presidenciales. Hubo tres candidatos con nítidos perfiles de izquierda, a Boric no le gustó ese menú y no dijo nada, guardo silencio. Pero al interior de cada referente si se hablaba de pasar a la segunda vuelta, y que si eso sucedía había que pedir y mirar hacia los que habían salido terceros. En esa discusión perdida de los personajes era evidente, una comedia con molieres contemporáneos. Desde los que decían que había que hacerlos firmar con sangre la Segunda Declaración de la Independencia, hasta los que ya caían en lo más profundo de las neblinas cerebrales.

No es fácil encontrar sostenedores de carreras testimoniales, y eso es tan así que es un Programa Político Programático el que da inicio a todos los proyectos conocidos, definiendo el país que se intentará reconstruir luego de alcanzada la victoria, es decir el asunto es serio, gravitante y concluyente.

Claude, Sfeir y Miranda querían ser presidente de Chile. Pensaron en despertar al dormido y organizar al despierto como decía un sabio vietnamita, pero los que llegaron a votar aquel día no se acordaron de ellos y quedaron los escenarios de celebración vacíos, mudos, mustios, esperando que lleguen los ciudadanos, los compañeros, las grandes masas. Boric también conoce estos lances. No salió diputada Daniela López en Valparaíso. Si hubiera bajado su soberbia sin domarla, en su bancada serían dos, si sencillamente hubiera manifestado su interés por escuchar, no habría tenido que escribir malamente una derrota tan temprano.

Bien. El Frente Amplio pasará a segunda vuelta, eso lo dice Gabriel, pero es que justamente en la segunda vuelta cuando se juntan todas las monedas y billetes. Ese inevitable viaje al pozo para buscar y pedir agua, es cuando hay que hacer caja, en el buen sentido de la política. Por esas semanas cuando el día tiene cinco horas no más, todos los tiempos son cortos. El FA no negociará con nadie. El pueblo en su infinita voluntad y sabiduría estará el día a la hora señalada para votar….y si no fuera así?.

Si el FA pasa a segunda vuelta y hace morder el polvo a la NM, ¿cámo se haría el trasvasije de los votos?, ¿por voluntad o un gesto sencillo?, o ¿un guiño?, ¿algo así como el MEO llamando a votar por Frei ante el dilema con Piñera?

Sabemos que no ha sido un buen gobierno el de la NM. Sale dejando incontables deudas para con los que lo votaron, ¿esos son los votos que buscará el FA?, ¿el apoyo de los desilusionados? o ¿se dará a la tarea de convencer y ganarse el corazón de los que no quieren más de los mismo y se quedan en sus casas?

Todos los trenes llegan a su destino. Todos, con carros de primera y segunda llegan a las estaciones. El asunto es que los que viajan en segunda clase en algún puto momento puedan ser también justos pasajeros de primera y con coche comedor incluido. Ya no es válido levantar una bandera un poco tiempo antes que comiencen a sonar los votos y darse el descanso del guerrero, con tres años sabáticos.

Acuerdos y pactos ha habido desde tiempos inmemoriales, no hay que temerle a ello. ¿Olvidaron los actuales diputados Boric, Jackson sus elecciones en la Universidad? ¿Olvidaron sus apuros cuando estaban en la segunda vuelta y se bebieron litros de café en el viejo arte de tirar las cartas?

En el parlamento donde está Boric y Jackson también se negocia, existen los acuerdos, para ahora y para lo que viene. Algunos más serios que otros, basta mirar lo sucedido hace instantes en Colombia, o el País Vasco o Irlanda. Lo que sucede es no ir firmando lo que esté en la mesa en lectura fácil, ese es un acuerdo entre los iguales, para que tenga validez en beneficio de las grandes mayorías.

Por ahora eso no es el tema fundamental, lo sustancial es colocar en este tiempo y en esta mesa una propuesta amplia donde haya espacio para los que viven en el borde costero, y para los que enseñan a leer de corrido, así de amplio debe ser el espectro… y algo más.

“Es hora de aullar, porque si nos dejamos llevar por los poderes que nos gobiernan, y no hacemos nada por contrarrestarlos, se puede decir que nos merecemos lo que tenemos”.
José Saramago

Artículo publicado en Opinión y etiquetado , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.