El triunfo de Jorge Sharp: Hay algo a la izquierda

24 octubre 2016

Con más del 54% de los votos, el candidato del Movimiento Autonomista –que representó a un proceso ciudadano y amplio– logró derrotar a la Nueva Mayoría y Chile Vamos en uno de los municipios más importantes del país. Pese a no contar con certeza acerca del éxito que podía tener la apuesta electoral, desde su plataforma sabían que era una prueba de fuerza, no solo ante lo que denominan el “bloque dominante” sino también como un factor de aglutinamiento que pone en jaque a las direcciones de RD y cuestiona la permanencia del PC en la Nueva Mayoría.

“Hoy día somos alternativa, somos fuerza política y social para gobernar esta ciudad, ¡carajo!”, con esta frase el alcalde electo de Valparaíso, Jorge Sharp, resumía ante cientos de personas, en las afueras de la sede comunal del Colegio de Profesores de Valparaíso, su robusto triunfo ante el candidato de la Nueva Mayoría, el cantante Leopoldo “DJ” Méndez, como asimismo frente al ex alcalde de la UDI, Jorge Castro.

El 54% obtenido por este abogado de 31 años, ex dirigente estudiantil de la Universidad Católica de Valparaíso, que encabezaba el Pacto La Matriz, demostró la consolidación de un proceso ciudadano, una confluencia de distintas organizaciones sociales y políticas de la Quinta Región, que hace un año definieron apostar por una carrera municipal, pero que hace unos meses no tuvo en “ningún momento conciencia de que podía realmente ganar las elecciones. Nosotros sabíamos que obtener un segundo lugar y derrotar a la Nueva Mayoría ya era un gran triunfo”, explica un militante cercano al proceso.

Los resultados de esta apuesta alternativa se enmarcan en un complejo panorama político, marcado por la crisis, intensificada por los casos de financiamiento irregular a las campañas, y por un proceso de desafección política que parece transitar a nivel internacional. El diario británico The Guardian calificó el proceso de la elección de Sharp como una muestra de “los independientes jóvenes de Chile”, que “lideran una revolución silenciosa en contra de los políticos tradicionales”.

La alcaldía de Sharp “llega para desestabilizar el orden de las cosas”, dice un miembro del proceso ciudadano, línea discursiva que profundizó Sharp tras su triunfo: “Se acabó el duopolio en esta tarde hermosa en Valparaíso, se acaba la corrupción, la injusticia, las malas prácticas. Irrumpe hoy una nueva fuerza política y social de ciudadanos dignos que, con independencia de los partidos, hemos de recuperar no solamente la dignidad de Valparaíso sino también la de nuestro país”, enfatizó el militante de Movimiento Autonomista –espacio al que pertenece el diputado Gabriel Boric–.

Discurso que evoca y ha sido constantemente comparado con un proceso similar al que se vivió en España –y se mantiene– con la irrupción de “Podemos”, un grupo de jóvenes dirigentes e intelectuales con matriz de izquierda que no vieron en el Partido Socialista una alternativa para generar cambios en el país. A pesar de que son realidades distintas y que los resultados de Podemos no han sido del todo exitosos, ambos proyectos han tenido acercamientos.

Hace unos meses, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, se reunió con Gabriel Boric, en una breve visita de este a España, encuentro en el que tuvieron espacio para discutir sobre las elecciones presidenciales del país europeo, en el que Iglesias era candidato.

La contienda que enfrentó Sharp puede homologarse a este choque entre “la vieja forma de hacer política y la nueva”, aseguran desde su comando. Y es que el abogado –que casi fue candidato por la Izquierda Autónoma en Valparaíso en las elecciones parlamentarias del año 2013– enfrentó a unos alicaídos Chile Vamos y Nueva Mayoría.

El ex dirigente estudiantil se enfrentó a un histórico alcalde de la UDI, Jorge Castro, que llevaba 12 años dirigiendo el municipio de Valparaíso, altamente criticado por el aumento de la pobreza en la comuna, la lenta reconstrucción de viviendas tras los consecutivos incendios de los últimos dos años y por el inicio de la construcción del “Mall Barón”, a pesar de que la iniciativa tenía un amplio rechazo en la ciudadanía.

Por otra parte, se encontraba la carrera del cantante Leopoldo “DJ” Méndez, quien, no obstante aparecer como “independiente” en la papeleta, fue levantado y apoyado por el PPD, en una apuesta “distinta”, con el fin de renovar la cara del pacto de la Nueva Mayoría del senador por la zona Ricardo Lagos Weber.

Las críticas a su apuesta no tardaron en llegar, hasta fuego amigo se disparó a su carrera política. Semanas antes de la elecciones, distintos militantes de la Nueva Mayoría anunciaron que no apoyarían a Méndez, es más, la actual concejala del PS en Valparaíso, Paula Quintana, renunció a su militancia para apoyar la candidatura por la alcaldía de Jorge Sharp. Mientras –aseguran cercanos a la Nueva Mayoría– “la Democracia Cristiana guardaba silencio, parte del PS se desmarcaba” y solo el Partido Comunista mantenía un fuerte apoyo en la campaña.

Construcción de alianzas

Este triunfo “es una verdadera punta de lanza para lo que hoy día se está viviendo”, frase con la cual el nuevo alcalde de Valparaíso parecía hacer un guiño para un proceso de confluencia de fuerzas alternativas que se está levantando hace unos meses, el denominado “Frente Amplio”, que es conformado por Revolución Democrática, Movimiento Autonomista, Izquierda Ciudadana, Izquierda Libertaria y Nueva Democracia.

Este triunfo “es una verdadera punta de lanza para lo que hoy día se está viviendo”, frase con la cual el nuevo alcalde de Valparaíso parecía hacer un guiño para un proceso de confluencia de fuerzas alternativas que se está levantando hace unos meses, el denominado “Frente Amplio”, que es conformado por Revolución Democrática, Movimiento Autonomista, Izquierda Ciudadana, Izquierda Libertaria y Nueva Democracia

Desde enero que estos grupos, liderados –entre otros– por ex dirigentes estudiantiles como Giorgio Jackson y Gabriel Boric, se encuentran en conversaciones para lograr confluir en un acuerdo programático y de trabajo social y territorial. A pesar de que tuvieron su primer encuentro abierto en agosto de este año, no lograron concretar un pacto con miras a las elecciones municipales, ni tampoco para anunciarse como bloque.El ex líder estudiantil y militante de RD Noam Titelman,argumentó en esa época la resolución sobre la base de la necesidad de ser más cauteloso, ya que han existido muchos fracasos en proyectos de izquierda y aún están en formación.

Pero, aunque no iban en una lista única, cada organización realizó su apuesta electoral.

Para Revolución Democrática, esta fue su primera incursión electoral como partido constituido y sin el apadrinamiento de la Nueva Mayoría, tras romper lazos con el pacto. Pasadas las 22:30 de este domingo, en la sede de RD sacaban algunas cuentas alegres, y en la sede de Santiago del partido recalcaban el 17% de los votos obtenidos para alcalde y el 10% en concejales: “Hoy demostramos que somos competitivos y que, siendo el partido con menos recursos, pudimos salir adelante” vitoreaba el diputado Jackson, mientras que el presidente de RD, Sebastián Depolo, sentenciaba que “donde ayer éramos 10 mil firmas, hoy somos más de 80 mil votos, esto es solo un comienzo”. Eso, sin considerar la mediática derrota de Josefa Errázuriz en Providencia, que usó en su administración a varios cuadros de RD.

RD llevaba cinco candidaturas a alcaldes, entre ellas, las siguientes: La Granja, en la que han construido un fuerte trabajo, principalmente con juntas de vecinos; San Miguel, en donde apostaban por quedar en un empate virtual en el segundo lugar, pero su carta, Andrés Dibán, resultó tercero con 19,31%; y “Taltal”, una apuesta que parecía ser más prometedora, con el candidato por el pacto “Cambiemos la Historia”, Osvaldo Chávez, que obtuvo más de un 33%, pero no logró superar al candidato de la Nueva Mayoría, Sergio Belmor.

Las otras fuerzas también llevaron algunos candidatos. Movimiento Autonomista apostó por Jessica Bengoa por Punta Arenas, quien estuvo durante todo el día acompañada por el diputado Gabriel Boric, pero solo alcanzó un 8,83% de los votos. Asimismo, estuvo presente en la comuna de Tomé.

Izquierda Libertaria tuvo varias candidaturas, pero la principal fue la de Doris González, dirigenta del movimiento de pobladores Ukamau, quien no pudo derrotar a la Nueva Mayoría y a Chile Vamos, quedando en tercer lugar con un 8,1%.

En tanto, desde Nueva Democracia apostaron por dos elecciones a concejales, en La Reina y Valdivia, que tampoco prosperaron.

Cercanos a la campaña de Sharp señalan que el resultado del candidato por Valparaíso no fue homologado en otros sectores porque responde a una lógica distinta. “A pesar de que fuimos juntos, en varios lugares del país el proceso de construcción de la campaña fue muy distinto, tiene años de historia y trabajo con distintos actores sociales”, agregan.

El proceso en Valparaíso tuvo un impulso a partir del 3 de julio de 2016, cuando se desarrollaron las primarias ciudadanas en Valparaíso, resultado de un largo proceso de encuentros entre las distintas organizaciones y ciudadanos de a pie de la ciudad puerto. Era un día de fuerte lluvia, las expectativas de los organizadores eran moderadas, ya que existía el antecedente de las primarias de la Nueva Mayoría, que “ni con toda la máquina que significa, no logró superar los 15 mil votantes”, aseguran miembros del proceso. Pero la sorpresa fue grande, llegaron a los más de 5.250 participantes y finalmente ganó el candidato de Movimiento Autonomista, quien obtuvo 1.703 votos, seguido por un estrecho margen por Daniel Morales.

Sharp se imponía en un proceso de participación ciudadana en medio de una fuerte crisis en el seno del mundo autonomista. Días antes el vocero de “Izquierda Autónoma”, Andrés Fielbaum, hacía público el quiebre al interior de la organización, luego de que algunos de sus dirigentes ligados a Fundación Nodo XXI se reunieran con la ministra Adriana Delpiano para discutir sobre la reforma educacional, reunión de la cual ni siquiera el diputado Boric sabía. Tras esto, el autonomismo se dividió en dos y surgió “Movimiento Autonomista”, sector con el que se fue Sharp y que es liderado por Gabriel Boric.

Tras los resultados de las primarias se inició un proceso de campaña ciudadana, que fue apoyada por distintos sectores y organizaciones movilizadas de Valparaíso, entre ellos: La Matriz, Pacto Urbano, el Frente Amplio por Valparaíso, Revolución Democrática y el Partido Humanista. También se unieron distintos artistas a la campaña, entre ellos el mimo Tuga, y así, de a poco, fue cuajando una campaña que logró ganar con una amplia mayoría, dejando atrás a Chile Vamos y la Nueva Mayoría.

Con el triunfo de Sharp en Valparaíso y con los resultados de las elecciones en caliente, el panorama que busca un bloque de unificación parece cobrar aún más sentido. Carla Amtmann, integrante de la mesa ejecutiva de Nueva Democracia  –grupo que es compuesto por distintos grupos activos sociales, ex militantes de la Unión Nacional Estudiantil (UNE), y que ha sido dirigido por el ex militante del Partido Comunista, Cristián Cuevas–, señala que “el triunfo de Jorge guarda muchos significados. Es una señal a la ciudadanía, de que hay posibilidades de construir gobiernos locales distintos y que sí importa quién nos gobierna”.

Agrega que también es un claro mensaje para el duopolio, “de que los espacios y el Gobierno no les pertenecen y sus amenazas del ‘mal mejor’ o la crítica a los cambios no sirven”. Respecto a las fuerzas emergentes, asegura que la señal apunta hacia que “la unidad, la democracia y la profunda independencia del duopolio y del poder empresarial deben ser la clave de nuestro proceso de construcción (…) Solo unidos y con fuerza social podremos terminar con el escenario duopólico”.

Cercanos a la campaña de Sharp en Valparaíso señalan que, si bien Revolución Democrática fue un actor relevante en el proceso y que participó activamente en la campaña, este ímpetu no se vio reflejado en otros pactos a lo largo del país, pero que esperan que este resultado –que deja en buen pie al Movimiento Autonomista respecto a las correlaciones de fuerza al interior del “Frente Amplio”– ayude a generar “el impulso unificador”.

Impulso que parece tener eco al interior de las filas y parte de la dirección de RD, ya que, en su encuentro postresultados, el ánimo de unidad se palpaba. Antes de tener los resultados, durante la tarde, el diputado Giorgio Jackson adelantaba a El Mostrador que la conversación sobre el nuevo bloque se va a tener en un futuro, pero que las distintas experiencias “permiten vislumbrar una fuerza distinta, alternativa a los dos bloques dominantes, Revolución Democrática está dispuesto a confluir en lo programático y, mientras así lo decidamos, en lo estratégico y táctico también”. Tras conocer los resultados, el presidente de RD, Sebastián Depolo, fue enfático en señalar que “junto a otros tenemos que levantar una alternativa política en Chile”, para dar “la pelea, porque Chile no puede seguir siendo gobernado por el duopolio”.

Finalmente, el diputado Jackson agregó que es necesario “prepararnos para competir de igual a igual para conseguir la confianza de todos aquellos que no asistieron a votar, porque la gran ganadora fue la abstención”.

El fantasma para el PC y la fuerza independiente

“No creemos en esas antigüedades y en los procesos que son a dedo”, con esta frase Giorgio Jackson separa por completo la sombra de la Nueva Mayoría con el proyecto alternativo que parece estar en construcción.

De esta forma, todos los dirigentes marcan una fuerte diferencia con lo que llaman “el duopolio”, espacio en el cual se encuentra inmerso el Partido Comunista, que hoy, a pesar de que mantuvo su alcaldía más simbólica, la de Recoleta, con Daniel Jadue, sufrió la derrota dentro de la Nueva Mayoría en el seno de Pedro Aguirre Cerda, con su candidata Claudina Núñez.

Previo a los resultados, la diputada del PC, Karol Cariola, esperaba que la abstención no fuera mayor a la que de las elecciones pasadas, pero se equivocó, ya que “alcanzó un 65%, la más alta desde 1958 en nuestro país, votos que habría perdido la Nueva Mayoría”. Para Cariola, la clave estaba en las generaciones jóvenes y su conciencia del derecho a voto. “Durante 17 años no nos dejaron votar y ahora lo podemos hacer y soy, feliz, de la generación que puede decir que vivimos en democracia”, expresó.

Otro factor, del cual es parte Jorge Sharp, fueron las candidaturas independientes, las que reflejaron un 17,36%, lo que se traduce en 824.178 votos y 316 candidaturas a alcalde. En comparación con el año 2012, los candidatos independientes llegaron a un 0,62% y sumaban 35.791 votos.

Factores que “meten presión al PC. “Habrá que ver si mantienen su apoyo hasta el final o empiezan a mirar fuera de la Nueva Mayoría”, señala un miembro del denominado “Frente Amplio”.

*Fuente: El Mostrador


 

Entrevista del 15 de julio de 2016

 

Haciendo Campaña

 

23.10.2016 por la tarde

 

23.10.2016 por la noche

 

Artículo publicado en Politica y etiquetado , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.
  • Hector Felipe Ortega Verbal

    Años diciendo a los jóvenes incluso a mis hijos ,pónganse las pilas”acá en Santiago y nada menos que en Valparaíso,poco me falta para cumplir 90 años,el triunfo de Sharp me ha provocado una inmensa alegría y como él dice el futuro está en recuperar el corazón de bronce del pasado