Rossi

Estimados amigos de Facebook: Los artículos que publico semanalmente aquí, eran de aparición en el Diario El Longino de Iquique. El último, sobre el caso del senador Rossi, que debía aparecer hoy, fue censurado por la dirección del diario y, por lo tanto, no fue publicado. Esta situación ya se había producido antes, curiosamente con un artículo en el que también se mencionaba al senador Rossi. Por pura dignidad, y por la evidente falta de confianza de El Longino sobre lo que escribo, he renunciado seguir colaborando en ese diario. Por lo tanto, sólo me resta pedirles a quienes satisfagan mis escritos, los difundan; obviamente, sólo por su contenido, que no dicen nada que no se ajuste a la verdad. Bueno, menos preámbulos, y aquí les envío mi “atrevido” censurado artículo:
……………………………………
ROSSI

Tras el bullado caso de las vinculaciones de Fulvio Rossi con SOQUIMICH (SQM), que él había negado, hay más que un acto personal de mendacidad y cohecho. Este episodio no es sino una expresión más de la crisis moral que sacude a la clase política nacional, incluida la izquierda oficial, supuestamente el sector político contestatario al orden económico neo-liberal vigente, según ella, no sólo la fuente de las desigualdades sociales existentes en Chile, sino también de la corrupción imperante.
Que la derecha pida y reciba plata de SQM para sus campañas electorales, aunque sea ilegal, no tiene nada de raro, puesto que ella es la autora y defensora del orden por definición pro- empresarial instaurado en Chile en 1973. Entonces, no es nada fotogénico que eso lo haga Fulvio Rossi, senador socialista. Por ello, el Tribunal Supremo (TS) de su partido discute hoy sanciones en su contra, entre ellas, la expulsión. El Partido Socialista (PS) ya no es el de los tiempos anteriores al golpe de estado. Había entonces un fuerte y continuo control interno sobre la ética personal y política de sus militantes, sobre todo de sus dirigentes y mandatarios.
En verdad, de regir hoy ese celo ético partidario, antes que Rossi, debió ser expulsado del PS, por ejemplo, Enrique Correa, ex ministro de Aylwin, lobbysta y asesor de SQM. Tampoco la dirección nacional del PS sancionó a Rossi cuando debió hacerlo por el bochornoso fiasco de sus “whatsapp,” aunque ya el 9 de junio pasado un grupo de militantes hizo una presentación formal al TS del partido sobre el caso exigiendo la expulsión de Rossi. Como el asunto nunca se trató en el TS, cabe preguntar, ¿por qué sólo ahora el TS se preocupa de Rossi, si ya había antecedentes sobre su dudoso comportamiento ético?
El antiguo PS, además, era fiel a su declaración de principios (aún vigente) que lo define como un partido revolucionario, latinoamericanista y anti-imperialista. Pues bien, aunque José Antonio Viera-Gallo y otros dirigentes del PS, como Rossi, se han sumado a la propaganda de la minoritaria derecha de Venezuela contra la Revolución socialista en marcha en ese país latinoamericano, el PS propuso a Viera-Gallo como embajador en Argentina, y allí está.
En fin, en ese ambiente de tan poca consistencia doctrinaria, para Rossi, individuo audaz y ambicioso, no fue difícil hacer carrera. Una vez elegido parlamentario, estableció vínculos secretos con SQM, cuyo dueño es el beneficiario más conspicuo de la dictadura, Julio Ponce Lerou, con el obvio fin de financiar sus campañas electorales y las de su gente oficiosa local que trabajarían para mantenerlo en el poder y así seguir ascendiendo en él. Si sólo fuera Rossi el político de la ex – Concertación que tenía vínculos con Ponce Lerou, podría justificarse que cayeran sobre él las penas del infierno, pero no es así. El “yernísimo” también ha financiado a un número hasta hoy indeterminado de políticos del PPD y la DC, además de haber empleado a otros más. Vale decir, las mega-empresas chilenas compran leyes, como lo prueban, por ejemplo, los casos Corpesca y Cascadas. Y todo, por supuesto, a espaldas del pueblo.
 
PROFESOR HAROLDO QUINTEROS. 11 / 09 / 2015.
Artículo publicado en Opinión y etiquetado , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.