La guerra del Agua en Chile: el agua vale más que el oro

El territorio perteneciente al Estado de Chile es un oasis que se mantiene gracias a los ventisqueros de las altas cumbres de los Andes y a la Corriente de Humboldt que genera nubosidades que alimentan la humedad costera al condensarse, y cuya riqueza ictiológica es una de las mayores del planeta.

Además nuestro territorio es rico en minerales de cobre, oro, plata, hierro, litio, algunos de los cuales son imprescindibles para generar y trasladar energía eléctrica.

Estas cualidades hacen de nuestro país un territorio muy apetecido para ser explotado por las potencias del Norte, que desde su independencia se percataron de su riqueza y de la debilidad de sus instituciones.  Era un patio trasero explotable.

Los gobiernos que ha tenido nuestra república han sido débiles, complacientes y venales, defendiendo sus pequeñas parcelas de poder a cambio de entregar casi gratis la explotación de sus riquezas a los países del Norte o a privados chilenos sin mucho control.

El agua  dulce es un elemento vital para el ser humano que es agua en un 70%.  Además es un recurso limitado y constante en el planeta  que se recicla a través de la evaporación  de los mares y la transpiración de las plantas.  Además las plantas son capaces de retener y condensar vapor de agua en sus hojas generando humedad que se filtra a la tierra.

El desarrollo tecnológico de los últimos doscientos años, está basado en el uso intensivo de minerales cuya obtención conlleva el talar bosques, uso intensivo de energía y agua para su procesamiento y contaminación de fuentes de agua dulce por sus desechos.

De este modo Chile, con su precario equilibrio hídrico está sufriendo un ataque a la seguridad de su población, al permitir el desarrollo de una minería extractiva, que no pertenece a los naturales del país, que no devuelve al país lo que extrae y que además hace peligrar la continuidad del modo de vida de sus ciudadanos.

Hoy en el marco de la Cumbre de los Pueblos, se han reunido representantes de los habitantes de distintos valles de todo Chile que ven su existencia amenazada por las grandes transnacionales que se apoderan de los recursos hídricos por la minería o por una agricultura que  no es sustentable si no se añaden nuevos recursos hídricos, a través de la desalinización de aguas marinas y de fuentes energéticas no contaminantes.

Las comunidades de campesinos están siendo amenazadas por las grandes mineras que impunemente ocupan sus tierras, roban su agua, y contaminan sus fuentes.  Y la justicia chilena no se hace cargo de los reclamos.

Por ejemplo el Valle de Copiapó es un vertedero de relaves y lugares como Chañaral están tan contaminados que las personas no se bañan en el mar.

El Valle del Huasco, con la Barrick Gold perforando el ventisquero que los nutre e instalaciones de crianza de cerdos cuyas fecas contaminan el hilo de agua que llega a Freirina, está en plena efervescencia.  Seres humanos y cerdos comparten aguas contaminadas con mercurio.

El Valle del Elqui, cuya represa está casi seca, tiene faenas mineras en todas sus montañas, y las viñas que se trepan por los barrancos de Cochiguaz, necesitan de riego por goteo y de energía para subir el agua. Las uvas allí criadas son para exportación o para vinos de exportación compitiendo con las pequeñas comunidades agrícolas.

Al lado de Fray Jorge, zona protegida de la biosfera, hay una misteriosa mina  de una empresa sueca  Skanska, que tenía muy perplejos a los guardaparques, que no concebían una explotación minera en los aledaños de una Reserva Natural.

En Barraza, al lado de Ovalle, nos contaron que el Tranque La Paloma está seco y que el agua dura hasta el 1 de Mayo porque llevan cuatro años de sequía.  Ovalle es un tremenda zona minera, con una fuerte población de comunidades agrícolas pequeñas que compite con la minería aunque trabaja en ella, a riesgo de su vida como pudimos ver hace un par de años.

En el Valle de Aconcagua las faenas mineras están chupando agua en la cordillera y el futuro se ve oscuro para la agricultura del valle.

En San Pedro de Melipilla las personas tienen derecho a 26 litros de agua al día ya que compiten con el criadero de cerdos que ocupa 54 litros aprox por cerdo al día.  Pero la criadora de cerdos le compró terrenos con pertenencias de agua a Indap y los habitantes del pueblo se jorobaron.

En Coñaripe, sector cordillerano del lago Calafquen, se están quedando sin agua y están luchando por reforestar con coigües, bosque nativo, que produce agua para combatir a los eucaliptus que secan las napas. De modo que los problemas de sequía no son solo de la zona Norte sino también de la eliminación del bosque nativo y su reemplazo por pinos y eucaliptus.

En Santiago, después de una lluvia  veraniega en las altas cumbres, se produjeron derrumbes que contaminaron las aguas, y las comunas servidas por una cierta empresa privada de agua, no pudo manejar el evento creando una conmoción social al dejar a un millón de personas sin agua por un día, sin aviso previo de corte.

Recibí un correo que decía lo siguiente:

“SOBRE EL ALUVION Y EL PROYECTO MINERO ALTO MAIPO.

Mi amiga montañesa de los Andes, Heidi Ana dice: ¡Cómo pueden decir que este rodado fue provocado por la insignificante lluvia del lunes??? ¿Y le creen?? Empezaron los trabajos de AES Gener y desvíos de agua en la zona alta del Cajón del Maipo, Están dinamitando el Valle la Engorda y desviando los surcos naturales para dirigirlos hacia el túnel para la hidroeléctrica. Sumado a los deshielos que son cortos y más intensos por las masas de hielos eternos afectados. ESO es lo que provoca este aluvión. Ya se lo habíamos dicho al MOP. Ellos contrataron, por una suma alta, a una persona para monitorear y alertar sobre este tipo de eventos, pero obvio sólo para las mineras… Lo único que falta es que digan que es un evento “normal” que sucede casi todos los años, Y que todos le crean…
Y esto sólo está comenzando. Tal vez algún día nos crean que la construcción de la hidroeléctrica afecta también a los de Santiago. Que afectará el suministro de agua de todos.

” NO al ALTO MAIPO”

¿Será cierto?  Si alguien tiene datos, que lo confirme.

¿Qué se puede hacer para asegurar el agua que necesitamos para sobrevivir?  ¿Qué se puede hacer con un Estado que está favoreciendo la minería a cualquier costo en este espacio, que como indicamos es un oasis inestable? ¿O a la plantación indiscriminada de flora para usos industriales? ¿O a la sobreexplotación de zonas desérticas que no pueden sustentar cultivos intensivos?

Declarar el derecho al agua dulce, como un derecho humano inalienable, que está por sobre las consideraciones económicas y que el manejo de las agua vuelva a las comunidades humanas.

Y el que necesite aguas extras, que las desalinice y pague ese costo;  pero que no prive de su derecho a la población.

Y que el que contamine las aguas no solo sea multado, sino que se acabe su concesión y se cierre la faena.  Ya que la muerte de la población no se remedia con una multa.

Y esta lucha es la lucha de todos los chilenos, sin distinción de ideología ni de clase, si es que queremos seguir teniendo a este territorio como nuestro hogar.

La Coordinadora por la defensa del Agua y de la Vida www.derechoalagua.cl está preparando eventos para unir a todas las personas en un gran frente nacional y se manifestarán los días 22 de marzo y 22 de Abril.  Pero éstos solo tendrán algún efecto si son masivos.

En la reunión que se efectuó en el marco de la Cumbre de los Pueblos asistieron delegados de Bolivia y de Mendoza, que se percataron que si bien la propaganda les contaba que Chile era el País de las Maravillas, cuando escucharon el clamor de las gentes afectadas por el fantasma de la pérdida del agua, se percataron que en sus países nos llevaban la delantera con ventaja en términos de organizaciones sociales.

Quedó sumamente claro que no tenemos organizaciones de base, vecinales, comunales, sindicales ni políticas, a través de las cuales protegernos de los desacatos y tropelías ejercidas tanto por el Estado como por el gran capital.  Somos una masa atomizada y manejada por los medios de comunicación que nos transmiten la sensación de que estamos en una burbuja, que nuestro destino no tiene nada que ver con el destino de nuestros vecinos, y que las cosas pasan aquí como caídas de Júpiter.

Aterricemos, aquí pasa lo mismo que en Colombia, que en Bolivia o que en Argentina.  Todos somos proveedores de materias primas y víctimas del ansia extractiva de los que manejan el mundo.  Y si no nos organizamos nos van a fumigar los chinos o sus socios como si fuéramos cucarachas, para quedarse con nuestra agua, nuestras riquezas mineras y marítimas.

Enero 2013

Artículo publicado en Opinión. Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.