Según el colegio médico el Gobierno debe «tomar medidas concretas y dignas que solucionen el conflicto y reparen aunque sea en parte el daño provocado por el Estado. De no mediar una actitud decidida y pronta del Gobierno se corre el riesgo de desenlaces fatales».