Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Análisis, Economía, Internacional

«Un mundo fragmentado» camina dormido hacia la Tercera Guerra Mundial 

«Un mundo fragmentado» camina dormido hacia la Tercera Guerra Mundial
Compartir:

20 de enero de 2023
Las autoproclamadas «élites» de Davos tienen miedo. Mucho miedo. En las reuniones del Foro Económico Mundial de esta semana, el cerebro Klaus Schwab -haciendo gala de su característico acto de villano Bond- caracoleó una y otra vez sobre un imperativo categórico: necesitamos «Cooperación en un mundo fragmentado«.

Aunque su diagnóstico de «la fragmentación más crítica» en la que está sumido el mundo es previsiblemente sombrío, Herr Schwab sostiene que «el espíritu de Davos es positivo» y al final todos podremos vivir felices en una «economía verde sostenible».

Lo que se le ha dado bien a Davos esta semana es regar a la opinión pública con nuevos mantras. Está «El nuevo sistema» que, teniendo en cuenta el abyecto fracaso del tan cacareado Gran Reset, ahora parece una cuestión de actualizar apresuradamente el actual -desquiciado- sistema operativo.

Davos necesita nuevo hardware, nuevos conocimientos de programación e incluso un nuevo virus. Sin embargo, por el momento todo lo que hay disponible es una «policrisis»: o, en el lenguaje de Davos, un «conjunto de riesgos globales relacionados con efectos agravantes».

En pocas palabras: una tormenta perfecta.

Los aburridos insufribles de esa isla de «Divide y vencerás» del norte de Europa acaban de descubrir que la «geopolítica», por desgracia, nunca entró realmente en el túnel de mal gusto del «fin de la historia»: para su asombro, ahora está centrada -de nuevo- en el Heartland, como lo ha estado durante la mayor parte de la historia registrada.

Se quejan de la geopolítica «amenazante», que es el código para Rusia-China, con Irán adjunto.

Pero la guinda del pastel alpino es la arrogancia/estupidez que delata el juego: la City de Londres y sus vasallos están lívidos porque el «mundo creado en Davos» se está desmoronando rápidamente.

Davos no «hizo» ningún mundo aparte de su propio simulacro.

Davos nunca hizo nada bien, porque estas «élites» estaban siempre ocupadas elogiando al Imperio del Caos y sus letales «aventuras» en todo el Sur Global.

Davos no sólo no supo prever todas las grandes crisis económicas recientes, sino sobre todo la actual «tormenta perfecta», vinculada a la desindustrialización del Occidente Colectivo provocada por el neoliberalismo.

Y, por supuesto, Davos no tiene ni idea del verdadero Reinicio (Reset)  que se está produciendo hacia la multipolaridad.

Los autodenominados líderes de opinión están ocupados «redescubriendo» que La montaña mágica de Thomas Mann se ambientaba en Davos – «con el telón de fondo de una enfermedad mortal y una guerra mundial inminente»- hace casi un siglo.

Bueno, hoy en día la «enfermedad» – totalmente bio-aponizada – no es exactamente mortal per se. Y la «inminente guerra mundial», de hecho, está siendo fomentada activamente por una cábala de neoconservadores y neoliberales straussianos estadounidenses: un Estado Profundo no electo, que no rinde cuentas, bipartidista y ni siquiera sujeto a ideología. El centenario criminal de guerra Henry Kissinger sigue sin entenderlo.

El panel de Davos sobre la desglobalización estuvo plagado de sinsentidos, pero al menos el ministro húngaro de Asuntos Exteriores, Peter Szijjarto, aportó una dosis de realidad.

En cuanto al viceprimer ministro chino, Liu He, con sus vastos conocimientos de finanzas, ciencia y tecnología, al menos fue muy útil al establecer las cinco directrices principales de Pekín para el futuro inmediato, más allá de la habitual sinofobia imperial.

China se centrará en ampliar la demanda interna; mantener «fluidas» las cadenas industriales y de suministro; apostar por el «sano desarrollo del sector privado»; profundizar en la reforma de las empresas estatales; y aspirar a una «atractiva inversión extranjera».

Resistencia rusa, precipicio estadounidense

Emmanuel Todd no estuvo en Davos. Pero fue el antropólogo, historiador, demógrafo y analista geopolítico francés quien terminó por erizar todas las plumas apropiadas en todo el Occidente colectivo estos últimos días con un fascinante objeto antropológico: una entrevista basada en la realidad.

Todd habló con Le Figaro, el periódico preferido de la clase dirigente y la alta burguesía francesa. La entrevista se publicó el viernes pasado en la página 22, entre proverbiales gritos rusófobos y con una brevísima mención al pie de la portada. Así que la gente tuvo que esforzarse mucho para encontrarla.

Todd bromeaba diciendo que en Francia tiene la absurda reputación de un «rebelde destruido», mientras que en Japón se le respeta, aparece en los principales medios de comunicación y sus libros se publican con gran éxito, incluido el último (más de 100.000 ejemplares vendidos): «La Tercera Guerra Mundial ya ha comenzado».

Significativamente, este best seller japonés no existe en francés, teniendo en cuenta que toda la industria editorial con sede en París sigue la línea de la UE/OTAN sobre Ucrania.

El hecho de que Todd acierte en varias cosas es un pequeño milagro en el actual panorama intelectual europeo, abismalmente miope (hay otros analistas, especialmente en Italia y Alemania, pero tienen mucho menos peso que Todd).

Aquí están los grandes éxitos de Todd.

  • Ha comenzado una nueva guerra mundial: Al «pasar de una guerra territorial limitada a un choque económico global, entre el Occidente colectivo por un lado y Rusia vinculada a China por el otro, esto se convirtió en una Guerra Mundial».
    .
  • El Kremlin, dice Todd, cometió un error, calculando que una sociedad ucraniana descompuesta se derrumbaría de inmediato. Por supuesto, no entra en detalles sobre cómo Ucrania había sido armada hasta los dientes por la alianza militar de la OTAN.
    .
  • Todd da en el clavo cuando subraya cómo Alemania y Francia se habían convertido en socios menores de la OTAN y no eran conscientes de lo que se estaba tramando militarmente en Ucrania: «No sabían que los estadounidenses, británicos y polacos podían permitir que Ucrania librara una guerra prolongada. El eje fundamental de la OTAN ahora es Washington-Londres-Varsovia-Kiev».
    .
  • El mayor regalo de Todd es mortal: «La resistencia de la economía rusa está llevando al sistema imperial estadounidense al precipicio. Nadie había previsto que la economía rusa resistiría frente al ‘poder económico’ de la OTAN».
    .
  • En consecuencia, «los controles monetarios y financieros estadounidenses sobre el mundo pueden derrumbarse, y con ellos la posibilidad para EEUU de financiar de balde su enorme déficit comercial».
    .
  • Y por eso «estamos en una guerra sin fin, en un enfrentamiento cuya conclusión es el colapso de uno u otro».
    .
  • .Sobre China, Todd podría sonar como una versión más pugnaz de Liu He en Davos: «Ése es el dilema fundamental de la economía estadounidense: no puede hacer frente a la competencia china sin importar mano de obra china cualificada».
    .
  • En cuanto a la economía rusa, «sí acepta las reglas del mercado, pero con un papel importante del Estado, y mantiene la flexibilidad de formar ingenieros que permitan adaptaciones, industriales y militares.»
    .
  • Y eso nos lleva, una vez más, a la globalización, de una forma que las mesas redondas de Davos fueron incapaces de entender: «Hemos deslocalizado tanto nuestra actividad industrial que no sabemos si nuestra producción bélica podrá sostenerse».
    .
  • En una interpretación más erudita de esa falacia del «choque de civilizaciones», Todd apuesta por el poder blando y llega a una conclusión sorprendente: «En el 75% del planeta, la organización de la paternidad era patrilineal, y por eso podemos identificar una fuerte comprensión de la posición rusa. Para el colectivo no occidental, Rusia afirma un conservadurismo moral tranquilizador».
    .
  • Así pues, lo que Moscú ha conseguido es «reposicionarse como el arquetipo de una gran potencia, no sólo «anticolonialista», sino también patrilineal y conservadora en términos de costumbres tradicionales».

Basándose en todo lo anterior, Todd echa por tierra el mito vendido por las «élites» de la UE y la OTAN – Davos incluido – de que Rusia está «aislada», subrayando cómo los votos en la ONU y el sentimiento general en todo el Sur Global caracterizan la guerra, «descrita por los principales medios de comunicación como un conflicto sobre valores políticos, de hecho, en un nivel más profundo, como un conflicto de valores antropológicos».

Entre la luz y la oscuridad

¿Podría ser que Rusia -junto con la verdadera Cuádruple, como yo la definí (con China, India e Irán)- se esté imponiendo en las apuestas antropológicas?

La Cuadrilateral real tiene todo lo necesario para florecer en un nuevo foco transcultural de esperanza en un «mundo fragmentado».

Mezcle la China confuciana (no dualista, sin deidad trascendental, pero con el Tao fluyendo a través de todo) con Rusia (cristiana ortodoxa, que venera a la divina Sofía); la India politeísta (rueda del renacimiento, ley del karma); y el Irán chiíta (Islam precedido por el zoroastrismo, la eterna batalla cósmica entre la Luz y la Oscuridad).

Esta unidad en la diversidad es sin duda más atractiva, y edificante, que el eje de la guerra eterna.

¿Aprenderá el mundo de ello? O, citando a Hegel – «lo que aprendemos de la historia es que nadie aprende de la historia»-, ¿estamos irremediablemente condenados?

*Fuente: Zerohedge

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.