Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

El escándalo, el shock …y después ¿qué? 

Compartir:

Todas las mañanas abro mi computador para echar un vistazo a la realidad nacional e internacional.  No leo periódicos de papel, y prefiero concentrarme en algunos periódicos digitales chilenos y extranjeros para formarme un punto de vista sobre el estado de la humanidad.
Dentro de la realidad chilena cada día, desde mediados del 2014, ha estado jalonado por algún escándalo mediático, en relación con malas prácticas empresariales, malas prácticas políticas, malas prácticas, malas, ma…
Ya no me da la paciencia.
Y además de malas, muchas de las personas involucradas, han perdido absolutamente el sentido de la dignidad, como para sufrir olvidos que no se los cree ni su madre, pérdida de computadores en canales, ríos y lagos, declaraciones de inocencia con los ojos en blanco, pisadas de callos así como quien no quiere la cosa, zancadillas y sobre todo lo que más me preocupa, es  la estupidez que demuestran nuestros parlamentarios y parlamentarias, y nuestros políticos en general.
Desde que se han destapado las alcantarillas del accionar chileno, el aire no solo está enrarecido por lo que ocultaban esas nobles creaturas, sino por como pierden el tiempo en venganzas estúpidas, proponiendo leyes idiotas escritas en jerigonza, a costillas de los sueldos que les pagamos para que piensen y legislen.
Se sabe que este país no es el Ágora de Atenas, pero hay parlamentarios cuyo CI (Coeficiente Intelectual) no los hace aptos para sus funciones.
Hay algunos varones bastante tontos, pero además hay unas señoritas, políticas emergentes clase D,  y que hablan en nombre de la clase económica A, que son tontas de capirote o mentirosas de nación.
La impunidad ante la delincuencia de cuello y corbata y la imbecilidad, les facilita permanecer en sus puestos, lo que hace pensar que sus electores son de la misma índole o que eran tontas manejables, y no muy caras.
Pero dándole otra vuelta de tuerca a la realidad, mirándola desde más lejos, me pregunto:  ¿Será coincidencia tanto escándalo?  Pollos, chanchos, supermercados, aseguradoras, bolsa, bancos, retail, extracción minera , pesca, pensiones, alcaldías, cámaras de diputados y senadores, jueces, incluso el ejecutivo y sus ministros….¿No será como demasiado? Iglesia, ejército…
¿Por qué los medios de derecha, a los que se acoplaron todos, le han dado como bombo en fiesta a nuestra incapacidad de ser honestos, de auto gobernarnos y han dejado en shock al país mostrando que la institucionalidad era frágil, paupérrima  y decimonónica en cuanto a normas y control?
¿No será que quieren provocarnos, para que salgamos a la calle a gritar nuestra impotencia y aprovechar la ocasión para ponernos un grillo en la pata por soliviantados?
Yo creo que alguien quiere escándalo, represión, violencia, caos para que estallemos, y en ese minuto se nos caen encima las fuerzas del orden en forma violenta y nuestra institucionalidad es suprimida por ineficiente, y “alguien” o “álguienes” toman las riendas cortitas del poder dictatorial.
Nuestro hermano mayor, ¿No tiene una Base Militar en Quintero, para apoyar la desactivación de desórdenes en caso que los hubiere?
Siempre hay algún Hitler esperando a la sombra de los despropósitos de una nación.  Total ninguno de los afectados por los escándalos va a ser castigado.  A lo más su nombre apareció en el periódico como coludido o evasor de impuestos, lo que no es una novedad para nadie informado.
Y hay males peores que autodenunciarse, pagar una multa razonable y que sigan las cosas tal cual.
¡Qué todos se espanten y escandalicen, para que todo siga igual!   Total el mundo está acostumbrado a los escándalos cada vez más desembozados de los poderosos, y se ha hecho popular eso de agarrar el poder y no soltarlo nunca más, después de haber metido la mano en las arcas fiscales o en el bolsillo del vecino, aprovechando un vacío legal.
Es lo que hay, por el momento y el que quiera otra cosa ¡Qué se fastidie! ya que esto no tiene capacidad de reorganización, parece ser el lema y la provocación.
Y la  salida es…..alguna que no nos guste nada, si es que todos los que están en el negocio de la política  no se dedican a pensarla, ya que los que están en el negocio del poder la deben tener sumamente pensada.
Olga Larrazabal S.
Enero 2016
 

Compartir:

Artículos Relacionados

1 Comentario

  1. José Maria Vega Fernandez

    «sumamente pensada». Así parece ser.
    Lo que viene a complicar más o a hacer mas delicado cualquier plan de acción popular, es que esto no es un fenómeno sólo chileno. Las políticas nacionales y patriotas se quedan ya cortas para dar soluciones ejemplares, dignas de ser imitadas.
    Sin embargo, habría que cranear más y mejor, porque algún suceso de alcance mundial que no esperamos podria venir en ayuda.

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.