¿Democracia de los ricos? o ¡Democracia y autogestión para el pueblo!

Martes, 25 de febrero de 2014

1. En México, escuchando a los presidentes de Estados Unidos (Obama), Canadá (Harper) y nuestra nación (Peña), me doy cuenta que esa palabreja “democracia” es usada como comodín. A nadie le da vergüenza, a ninguna persona le sangra la boca, por hablar de democracia sin realmente sentirla ni conocer su significado. Es una palabra mágica -más usada que justicia, libertad o igualdad- que repiten los políticos, los empresarios, la clase dominante. Aunque un gobernante sea representante de la guerra, del armamentismo, del saqueo, de la explotación, basta con presentarse como “demócrata” ante un país y frente al mundo para que sea bienvenido y escuchado.

2. Aprendí en la primaria que la palabra democracia se origina de las palabras griegas “demos” (pueblo) y “cratos” (gobierno), es decir, gobierno del pueblo; pero luego me enseñaron que en Grecia los esclavos productores de la riqueza tenían prohibido las elecciones y que éstas eran determinadas por los esclavistas y los “hombres libres”. Así que aquella “democracia griega”, desde entonces, era de las minorías. ¿Cuándo la democracia ha sido del pueblo pobre y explotado? ¡Nunca ni en lugar alguno! La democracia es un sistema político introducido por el capitalismo contra el feudalismo. Los gobernantes dejaron de ser nombrados por el monarca familiar para ser ahora “electo” por la clase rica dominante empresarial.

3. Hemos vivido -los pocos conscientes de la importancia de lo político y de la administración de un país- escuchando de millonarios, así como de los mismos explotados sobre el “respeto a la democracia”. Se repite que la democracia es la determinación de la mayoría, sin decir que es a partir de arriba para imponerles a los de abajo. En México por ejemplo se decide al candidato presidencial por el presidente, el imperio yanqui y los grandes empresarios; después baja el acuerdo a los funcionarios y líderes; por último baja -junto con muchos millones de pesos a repartir- hasta los electores. ¿Puede negarse que esto sea “democracia” después que con cierta imbecilidad el pueblo vota “sin que lo hayan forzado”?

4. Esa es una elección democrática indiscutiblemente porque el candidato ha pasado todos los coladores, tamices y todos (o casi todos) han votado por él. A eso llamamos la democracia burguesa que domina por lo menos desde hace 300 años y que la mayoría acepta porque “se somete a elecciones”. Es la democracia de Estados Unidos, Francia, Brasil y México. ¿Cuándo el pueblo ha participado en la selección de candidatos? ¿Cuándo el pueblo para votar no ha recibido regalos, campañas televisivas, promesas de los candidatos oficiales y con más dinero? Si eso es la democracia, la única válida en la historia, entonces no deja de ser una forma de engaño, de estupidez, tontería y de basura.

5. Desde hace muchas décadas me considero un antidemócrata porque he pensado que la democracia es un sistema de dominación de la clase burguesa y que es muy estaliniano decir que “contra la democracia burguesa la democracia proletaria o popular”. Sería igual de tiránico que unos cuantos líderes -suplantando a los trabajadores y hablando en nombre de ellos y la izquierda- estableciera una dictadura como la actual. Sólo mediante la extirpación del capitalismo y el establecimiento de la igualdad podrían organizarse consejos autogestivos de trabajadores en las fábricas, los ejidos, las poblaciones y escuelas.

6. La realidad es que en el sistema capitalista no puede existir ningún “buen gobierno” que beneficie a los trabajadores, es decir a la mayoría de la población. A pesar su enorme honestidad, capacidad y valentía el profesor Othón Salazar, el ferrocarrilero Demetrio Vallejo, fueron secretarios generales de sus sindicatos; los legisladores Noroña, Muñoz Ledo o Monreal, en el congreso, y nada -absolutamente nada- significativo- pudieron hacer. El capitalismo -aunque gobernantes como Obama o Peña sean débiles- como sistema de dominación sigue siendo fuerte. Si no luchamos por desaparecerlo, lo demás es entretenimiento.

7. En lugar de la lucha por la democracia -acompañada por intereses electorales y por lograr cargos de gobierno- que busca (desde hace por lo menos un siglo) fortalecer el sistema capitalista, debemos encontrar, inventar, caminar hacia estrategias anticapitalistas de verdad. En los sesenta y setenta se habló de los consejos de fábrica, de las comunas campesinas, de asambleas populares, grupos de acción directa y autogestivos. Todas estas ideas y pequeñas prácticas fueron borradas por la burguesía al abrir sus puntar a más partidos electoreros y a poderosos subsidios económicos y políticos. Quizá sea el tiempo de retomarlos para derrotar a la llamada democracia que no puede ser ni más ni menos que burguesa.

*Fuente: ArgenPress

Leave a comment

3 Comments

  1. Así, a primera vista, deduzco que nos estamos empezando a dar cuenta.
    ¿Y desde cuando -me dice un colega- hemos pensado que la “plebe podría gobernar a la plebe?
    ¡Gobierna el que tiene a la plebe tomada de la nariz!
    El que se educó y adiestró en la ciencia de la administración del dinero.
    Porque hasta que no trabajemos por trabajar, sin buscar el premio -que está en el proceso de trabajar mismo- de la paga por el “sudor padecido”, de “mi tiempo y mi sangre”, no habrá para el pueblo -ni el rico ni el pobre ni el mísero-, democracia alguna.
    ¿Dónde viven los que realmente gobiernan? ¿En qué cueva del Himalaya, en que isla protegida? o acaso están diseminados convenientemente?
    Sin embargo, fácil es ubicar a los gobernados: reciben la paga mensualmente, cada quincena, o según el contrrato, abierto o escondido…
    No hay nuevo mundo sin nuevos estilos de vida con un solo denominador común: no dejarse gobernar por el dinero, por el premio, por la paga.
    Usar el bus para el viaje, no para llegar adonde vas.
    En el viaje encontraremos a quien nos gobierna…si no nos quedamos dormidos.

  2. DEMOCRACIA:

    Este Sistema Político denominado: DEMOCRACIA, que no es otra que la DÁDIVA arrojada debajo de sus opíparas mesas democráticas al “Pueblo”, migaja que sirvió y sirve convertir en “creyentes democráticos” a esa inmensa masa que va a las urnas para, “voluntaria y entusiastamente, elegir a los administradores del Aparato Represor y Oprimente llamado Estado, para hacer creer a “ese pueblo” QUE HABÍA GANADO (tras cruentas, sacrificadas y hasta heroicas luchas) UN DERECHO UNIVERSAL.

    Simplemente resumamos dicho concepto político inventado por los tank thinks (tanques pensantes) de los tiempos feudales.

    DEMOCRACIA no significa otra que: DICTADURA

    Como quiera que es un concepto político y que éste implica a la sociedad organizada, DEMOCRACIA no es otra que DICTADURA DE UNA CLASE CONTRA LA OTRA, DICTADURA que implica además sometimiento, opresión, explotación, represión, asesinatos y algún etc. similares. Antes Feudales contra los siervos y esclavos. Hoy, capitalistas contra asalariados y similares.

    ¿Se pretende o se lucha por transformar esta democracia?, si la respuesta es afirmativa entones se tiene que comenzar por entender que es preciso formarnos, educarnos y organizarnos políticamente COMO UNA DE ESAS DOS CLASES SOCIALES para emprenderla, transformando, la DICTADURA CAPITALISTA (democracia
    capitalista) en DICTADURA de la CLASE OBRERA (democracia de los asalariados y
    similares)

    Formarnos, educarnos y organizarnos políticamente, no es otra que TRANSFORMARNOS REVOLUCIONARIAMENTE EN CUADROS POLÍTICOS DEL PARTIDO PROLETARIO (en la que no necesariamente sea exclusividad el ser obrero, asalariado o similar). Que esto se califique como Staliniano, dogmático o lo que sea, no es sino demostración de la debilidad y complicidad de la pequeña burguesía por, desenmascarándose finalmente, mantener sus privilegios.

    Quedarse en voluntarismos, es simple y llanamente quedarse en la buena voluntad de esos que el autor señala como diciendo: “…A pesar su enorme honestidad, capacidad y valentía el profesor Othón Salazar, el ferrocarrilero Demetrio Vallejo, fueron secretarios generales de sus sindicatos; los legisladores Noroña, Muñoz Ledo o Monreal, en el congreso, y nada -absolutamente nada- significativo- pudieron hacer”

    No son sindicalistas o teóricos como tales, los que nos posibilitarán la lucha contra el capitalismo. Son, como ya dije: “… no es otra que TRANSFORMARNOS REVOLUCIONARIAMENTE (nosotros) EN CUADROS POLÍTICOS DEL PARTIDO
    PROLETARIO (en la que no necesariamente sea exclusividad el ser obrero, asalariado o similar)”

    ¿SE PRETENDE ELIMINAR A LA “DEMOCRACIA”?, entonces hay que continuar transformando políticamente (con su esencia económica) este sistema político hacia el socialismo para finalmente construir el COMUNISMO, en donde ya no existirían clases sociales antagónicas, y por lo tanto ni explotados ni explotadores.

    ¿Autogestión y esas otras prerrogativas? NO, eso solo nos puede posibilitar a un reformismo pequeño burgués para continuar en lo mismo pero en ese “otro mundo es posible”, en ese “mundo con rostro humano”, con esa pamplinada de “justicia social” que no quiere decir otra que DARLE MIGAJAS ECONÓMICAS a esa siempre inmensa masa de explotados y reprimidos sometidos por nuestra propia voluntad “democrática”, para mantener y consolidar este sistema irracional.

    Se nos endilga esto de:

    “En lugar de la lucha por la democracia -acompañada por intereses electorales y por lograr cargos de gobierno- que busca (desde hace por lo menos un siglo) fortalecer el sistema capitalista, DEBEMOS ENCONTRAR, INVENTAR, CAMINAR HACIA ESTRATEGIAS ANTICAPITALISTAS DE VERDAD (este resaltado en mayúscula es mío). En los sesenta y setenta se habló de los consejos de fábrica, de las comunas campesinas, de asambleas populares,…”

    Por favor, dicho párrafo debería modificarse a: ¿cómo enrumbarse hacia el socialismo?, ¿con reformas particulares en cada país para ir construyendo socialismo?

    Bueno, me quedo aquí, preguntando: ¿Difícil entender estas simplezas científicas?

  3. Agradezco su opinión, don Jesús, y coincido con que lo que usted llama Revolución con mayúscula, es lo mismo que yo quiero significar cuando digo que no hay nuevos mundos sin nuevo estilo de vida. Entiendo que para usted eso es Revolución, que supongo es lo que usted abraza como condicion previa e insustituíble. Como si cuando se logre la masa crítica de seres nuevos por el espíritu de esa revolución, recién ahí podamos encontrar sentido a lo que yo planteo. Usted viaja en el bus y está con sus camaradas de viaje en la tarea de formar al hombre o mujer que dé sentido al cambio que se espera cuando baje del bus y ya esté allí.
    Lo mejor que pasa, a mi juicio, pasa en ese viaje, no en lugar al que espera llegar, y que no existe todavía, porque cuando se baje del bus con sus compañeros de trabajo, observará que no todos en ese lugar llegaron allí por el mismo viaje, o simplemente, encontraron otra cosa mientras nosotros viajábamos….
    Ampliando lo del viaje y la llegada: una vez viajé desde Bogotá hasta buenos aires en vuelo directo. Noté que cuando entré al Jumbo, entró también una mosca, que mas tarde una azafata aplastó con denuedo.
    Me dije: caray…hubiéramos llegado todos a Bs As. Los pilotos, que nos llevan con el solo propósito de dejarnos allí, 6000 kms al sur. Cada pasajero llega y se va a lo que fué. La mosca …si no hubiera muerto, también, sin pasaporte, ni vacunas, ni nada, y mas encima, gratis.
    Es decir, nadie va adonde no quiere ir. Aunque aceptarlo nos retuerza el seso o las tripas. A menos que sea una mosca.
    Con afecto y agradecimiento.

Send a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *