Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

«La unidad y el paro son el camino: para allá va la micro» 

Compartir:

El 10 de septiembre y el 15 de octubre, Fernando González
junto a un grupo de dirigentes resolvieron fiscalizar la empresa en los  ámbitos del cumplimiento del horario de
trabajo y el buen estado de los buses. Eso provocó una demanda de la empresa,
que tiene a 19 dirigentes en proceso de desafuero, pese a que la legislación
permite a los representantes sindicales realizar esa función. "Hemos puesto
acciones legales y dejado cartas en la Inspección del Trabajo, en el Ministerio del
Trabajo, tribunales, Congreso Nacional. Las misivas al presidente jamás han
tenido respuesta. Por ir a dejar una carta a La Moneda fueron detenidos 8
dirigentes". Los 19 están separados de sus funciones como conductores hace 14
meses con remuneraciones no íntegras. Pero la empresa no sólo no les permite
trabajar; ni siquiera admite que ingresen al recinto con el fin de que no
puedan hablar con los socios. Los trabajadores tampoco salen por temor a ser
despedidos. Sin embargo, el 7 de diciembre de 2010, los dirigentes ganaron el
juicio en primera instancia y, por tanto, no los pueden despedir. Luego de la
orden de la justicia de reintegro inmediato, la empresa se negó arbitrariamente
a que lo hicieran, desacatando a los tribunales. Más tarde la empresa apeló
para que fuera anulado el fallo. Los abogados de los dirigentes sindicales
pusieron un recurso de reincorporación con la solicitud de orden de arresto
contra el gerente general de Express de Santiago Uno, Claudio Castillo. Por
otra parte, el gerente de recursos humanos de la corporación, Luis Zavala, que
antes fue gerente en Tur Bus (la línea de transporte de personas que rankea los
accidentes con resultado de muerte en la historia de Chile),  aplicó su conocida maniobra de comprar
dirigentes sindicales, y dividir el movimiento de los trabajadores. En marzo de
2011 debe realizarse la negociación colectiva, y Luis Zavala está evitando a toda
costa que ello ocurra, llamando a otros sindicatos a que firmen un convenio
colectivo anticipado, en el cual ofrece a los 
trabajadores un sueldo de $ 350 mil pesos (US$ 744), sin negociación
para evitar el conflicto. Por eso quiere a los 19 dirigentes fuera.

Express y Alsacia (que son la misma compañía con distintos
rut) pertenecen a capitales colombianos. El actual ministro de Minería,
Laurence Golborne (súper héroe mediático del rescate de los 33 mineros de San
Felipe y uno de los defines políticos de Sebastián Piñera), es accionista y
director de la empresa del Transantiago Alsacia, como también es parte del
directorio el ex ministro del Trabajo de la Concertación, Ricardo
Solari, y  Ricardo Lagos Escobar, ex
presidente del país, junto con la ex primera dama, su mujer, Luisa Durán.

El presidente de la Federación Nacional
Unión de Trabajadores del Transantiago, Fernando González, afirma que "nuestra
plataforma de lucha son los intereses de los trabajadores y crear conciencia de
clase. Somos los únicos que podemos transformar las cosas."

 -¿Y cómo se hace?
"Tenemos que unirnos con otros sectores, dejar las
diferencias chicas de lado y concentrarnos en una sola plataforma de pelea para
la clase trabajadora. En nuestro caso específico, luchamos para que se cumpla
la ley laboral vigente; que se nos respete trabajar las 7,5 hrs. diarias; que
podamos descansar cada 4 horas de conducción; que se nos paguen las horas
extras; que contemos con los 30 minutos de descanso que corresponden. Estamos
reivindicando lo que dice la ley."

AMARILLAS V/S TRANSANTIAGO
-¿Cómo evalúa el
sistema del Transantiago en relación a los anteriores microbuses amarillos?

"Mal. Respecto de las micros amarillas, estamos ganando la
mitad  ahora. Obtenemos un promedio de $
450 mil pesos (US$ 957) al mes, y laboramos al día entre 10 a 12 horas, sin pago de
horas extras."

-¿De que manera se
trabajaba en el modelo "amarillo"?

"Con las amarillas
trabajábamos una tarde y una mañana un día, y luego teníamos una tarde y una
mañana libres. Y contábamos con un fin de semana por medio libre completamente.
Es decir, había tiempo para recuperarse, para la familia."

-¿Cómo opera el
Transantiago?

"La empresa debería
funcionar con la resolución 805. Existen dos formas de resolver el tema: con un
sistema biométrico o con planillas de ruta. Sin embargo, el sistema biométrico
sólo indica la hora de inicio y de término de jornada. Es decir, si yo empiezo
a trabajar a las 6:00 hrs. debería terminar a las 13:00 hrs. Pero normalmente
finalizo la jornada a las 15 o 16:00 hrs. porque hay tacos o desfases."

-Puede describir la
rutina de un conductor promedio del Transantiago…

"Empieza alrededor de las 2:30 hrs. de la madrugada, cuando
lo pasa a buscar al domicilio una camioneta de la empresa. Llega al depósito a
las 4:00 hrs. de la mañana, donde tiene que esperar hasta las 6:00 hrs. para
salir a trabajar. Da dos o tres vueltas de su ruta para recién poder hacer sus
necesidades biológicas. Descansa 10 minutos y de nuevo a la calle hasta que
termina el ciclo a eso de las 14:00 hrs. Vuelve a su casa a las 16:00 hrs."

-¿Qué ocurre con la
salud de los trabajadores?

"Ya no hay calidad de vida posible. La salud de los
trabajadores es deplorable. La gran mayoría sufre estrés laboral. Muchos deben
conducir con psicotrópicos. Uno de los tantos problemas es que descuentan
demasiadas horas si se toman licencias médicas, y el estrés producto del
trabajo no es considerado enfermedad laboral. Ya muchos se han separado de sus
parejas por razones estrictamente económicas. Hasta hoy, se han suicidado
cuatro conductores por estas causas. Las empresas no respetan la ley. Los
conductores no deberían trabajar más de 4 horas continuas con un descanso de 20 a 30 minutos. Pero el
conductor al retornar de su vuelta, sino tiene quien lo reemplace, es obligado
a seguir arriba de la máquina. Innumerables compañeros tienen problemas a la
próstata y de incontinencia. Por eso muchos trabajadores usan pañales. Para las
mujeres conductoras es mucho peor. Hay una cantidad de gente que no dice que
lleva pañales por vergüenza. Con las micros amarillas se salía de un paradero y
se llegaba a otro en un intervalo  de dos
horas, máximo, y con 30 minutos para descansar y comer. Eso ahora no es
posible. De hecho, los casinos que existen en las empresas actualmente venden
café y galletas, pura comida chatarra."

-¿Y los accidentes?
"Los principales accidentes son resultado de la mala
mantención de los buses: frenos defectuosos, puertas desbloqueadas. Los buses
originalmente fueron diseñados para que no se movieran con las puertas
abiertas. Ahora cualquier persona aprieta el botón, se abren las puertas y el
bus sigue andando. Se ha caído gente, por supuesto."

-¿Y la supervisión de
las instituciones pertinentes?

"Aquí nadie fiscaliza porque las empresas del Transantiago
gozan de un "blindaje político". Los partes son rarísimos. Antiguamente siempre
estaban supervisando si las máquinas estaban en malas condiciones, y si era
así, la máquina era retirada a los corrales. Las autoridades ahora hacen vista
gorda. Lo que si se práctica es multar a los conductores por pasarse una luz
roja, cuando va con 170 personas arriba y los frenos están en mal estado. Aquí
se pusieron de acuerdo la
Inspección del Trabajo, el Ministerio del Trabajo, el
Ministerio de Transportes y el gobierno. Nuestro compañero conductor Leopoldo
Valdivia, en un acto de protesta por las graves deficiencias de los buses, el
2009 cruzó el bus en plena Alameda en Santiago."

-¿Tienen muchos ojos
sobre ustedes?

"El primer control es cuando se llega a la empresa. Después,
cuando te entregan el bus. Luego, en el momento en que te dan la salida del
bus. El cuarto, cuando sales a la puerta del depósito y llegas a la esquina y
se anota la frecuencia. Si el bus queda en pana, se llama a la grúa, se
engancha la máquina, y se da la vuelta completa -con el conductor adentro- para
que a ese bus se le pague de todas formas por un servicio, en este caso, que no
se hace. Esto es, pagan por kilómetro recorrido."

-¿Por qué hay
máquinas que viajan vacías con la luminaria que dice ‘Posicionamiento’?

"’Posicionamiento’, ‘En Tránsito’ o ‘En Servicio’ es lo
mismo. Ocurre que como no todos tienen paraderos, hay recorridos que salen de
un lugar y luego vuelven al mismo sitio de una sola vez. Por ejemplo el 401
sale de Maipú, llega a Paul Harris, da la vuelta por el Camino El Alba y baja
hasta Maipú otra vez. Ese no tiene paradero arriba (en el barrio alto). La
vuelta dura 4 horas, sin parar. Hay otros recorridos donde el conductor tiene
que ir a buscar el bus a Pajaritos y toma postura en Plaza Italia o en La Concepción. Por
eso los nombres esos. Y cuando un bus no se detiene en un paradero en el que
debería hacerlo es porque, generalmente, los que controlan el sistema a través
de un monitoreo ubicado en la Estación Central, ordenan a los buses que van
atrasados que apuren la marcha, no tomen pasajeros y avancen dos o tres
paraderos sin recoger usuarios. Por eso queda la gente botada, porque van
atrasados en el ciclo. Y esto es producto del mal funcionamiento y la mala
administración del sistema. En realidad, todos los buses deberían andar a 60 kilómetros por
hora (que es la velocidad legal), en un Santiago donde todo el mundo va
apurado. Si se completara de personas el bus rápidamente, la máquina demoraría
menos la vuelta y todos podríamos desocuparnos temprano. Pero según el diseño,
mientras más lento, mejor el sistema. ¿Con quién descarga su ira el pasajero
que sale atrasado mientras los buses no se detienen o marchan lento? Con los
operadores, con nosotros. Creen que estos problemas de producen por negligencia
nuestra, pero no es así. Lo que pasa es que el proyecto del Transantiago en el
papel es bonito, pero no se educó a la gente antes de su implementación. Como
era un muy buen negocio, se tiró no más. Si las empresas tomaran en cuenta
nuestra opinión, esto podría tener solución. Pero los famosos ingenieros en
tránsito -que ni siquiera viajan en los buses- inventan recorridos incluso
donde no hay usuarios. Si los trabajadores fuéramos considerados a la hora de
tomar decisiones, podríamos hasta descongestionar el metro subterráneo."

LA PARALIZACIÓN GENERAL
-Ya existen diversos
sectores del trabajo que se plantean seriamente el paro general, ¿qué piensa
usted?

"Es lo mejor que puede pasar, y es el camino. Yo soy
dirigente del sector transporte, pero me vinculo con dirigentes de otras áreas
económicas y vemos que tenemos los mismo problemas. Cambia a veces la forma,
pero el fondo es el mismo. En ninguna empresa se respeta la ley laboral; no se
cancelan salarios justos y dignos; hay un terrorismo laboral generalizado; el
abuso y acoso laboral es permanente en todos los sectores. El tema es la
unidad, y para allá va la micro." 
Diciembre 23 de 2010

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.