Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

Eduardo Galeano: Somos un arcoiris y el racismo nos impide verlo en toda su hermosura 

Compartir:

“Lo aseverado (en el video) no es sino, el resultado de la herencia
colonial que mantiene la categorización entre buenos y malos, entre
pobres y ricos, entre ignorantes e inteligentes, práctica deplorable que
obstaculiza la construcción de una sociedad intercultural. Casos como
estos con los que se denigra al hermano pueblo afroecuatoriano no pueden
ser tolerados”, señala Silverio Chisaguano de la Comisión Nacional de
Estadísticas para Pueblos Indígenas y Afroecuatorianos, CONEPIA, que le
lector podrá hacer sus propias conclusiones al acceder al video que a
continuación se reproduce.


La Constitución Política del Ecuador así como la legislación
internacional garantiza la no discriminación de las personas por
cualquier condición.


En la Constitución Política:
De los principios de aplicación de los derechos:
Art. 11.- EI ejercicio de los derechos se regirá por los siguientes
principios: Todas las personas son iguales y gozaran de los mismos
derechos, deberes y oportunidades. Num. 2. Nadie podrá ser discriminado
por razones de etnia, lugar de nacimiento, edad, sexo, identidad de
género, identidad cultural, estado civil, idioma, religión, ideología,
filiación política, pasado judicial, condición socio-económica,
condición migratoria, orientación sexual, estado de salud, portar VIH,
discapacidad, diferencia física; ni por cualquier otra distinción,
personal o colectiva, temporal o permanente, que tenga por objeto o
resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio de los
derechos. La ley sancionará toda forma de discriminación.
El Estado adoptará medidas de acción afirmativa que promuevan la
igualdad real en favor de los titulares de derechos que se encuentren en
situación de desigualdad.

Comunicación e información
Art. 19.- La ley regulará la prevalencia de contenidos con fines
informativos, educativos y culturales en la programación de los medios
de comunicación, y fomentará la creación de espacios para la difusión de
la producción nacional independiente.
Se prohíbe la emisión de publicidad que induzca a la violencia, la
discriminación, el racismo, la toxicomanía, el sexismo, la intolerancia religiosa o política y toda aquella que atente contra los derechos.

Capítulo cuarto, Derechos de las comunidades, pueblos y nacionalidades
Art. 57.- Se reconoce y garantizará a las comunas, comunidades, pueblos y
nacionalidades indígenas, de conformidad con la Constitución y con los
pactos, convenios, declaraciones y demás instrumentos internacionales de
derechos humanos, los siguientes derechos colectivos: Num. 2. No ser
objeto de racismo y de ninguna forma de discriminación fundada en su
origen, identidad étnica o cultural. Num. 3. El reconocimiento,
reparación y resarcimiento a las colectividades afectadas por racismo,
xenofobia y otras formas conexas de intolerancia y discriminación.

Art. 416.- Las relaciones del Ecuador con la comunidad internacional
responderán a los intereses del pueblo ecuatoriano, al que le rendirán
cuenta sus responsables y ejecutores, y en consecuencia: Num. 5:
Reconoce los derechos de los distintos pueblos que coexisten dentro de
los Estados, en especial el de promover mecanismos que expresen,
preserven y protejan el carácter diverso de sus sociedades, y rechaza el
racismo, la xenofobia y toda forma de discriminación.


Entrevista a Eduardo Galeano


Quilombos, santuarios de libertad
Por: Piter

Café de por medio, en un barcito en Montevideo, Eduardo Galeano comparte
con nuestro corresponsal alguna de sus reflexiones sobre de la historia
de la lucha y la resistencia negra, del racismo que aun sobrevive y de
los dioses que quedaron en el mar.

Q! -En las historias que rescatás de América están los negros…
G -Claro, yo creo que somos un arcoiris, la condición humana es un
arcoiris espléndido que tiene mas colores que los colores del arcoiris
del cielo. Es un arcoiris terrestre, carnal, espléndido, multicolor. Y
el racismo nos impide verlo en toda su hermosura. Los negros han sido
como los indios y como otros también en el mundo, víctimas de esa
negación, que se multiplicó cuando fueron convertidos en cosas a partir
de la esclavitud masiva, cuando Europa resucita la esclavitud
grecorromana hereditaria, donde el hijo del esclavo nace esclavo para
proporcionar mano de obra gratuita a las plantaciones coloniales y a las
minas en América. Los negros son víctimas en la articulación de América
en el mercado mundial. América produce, genera, brinda productos que
requieran esa mano de obra que África brindó. Millones y millones de
gente, jóvenes cazados como fieras, arrancados de sus tierras y vendidos
como cosas.

Q! -Y así mismo ellos en América gestaron sus quilombos.
G -Sí, es una historia que esta por escribirse. Hay algunas cosas, pero
pocos registros de esta gran gesta a lo largo de los siglos, de los
negros que fueron capaces de construir, de crear en lo hondo de la selva
sus santuarios de libertad. Que sobrevivieron a la cacería de los
perros, y que fueron más fuertes que el miedo al castigo, por que al
esclavo que huía, cuando el amo lo recuperaba, o le cortaba los tendones
o las orejas o los ahorcaba lisa y llanamente.
Entonces esos hombres y mujeres que fueron más fuertes que el miedo
generaban en América sus espacios de libertad que en Brasil se llamaron
quilombos. Y fijate vos lo que son las cosas, cómo el racismo se
perpetua con el lenguaje, porque quilombo en el lenguaje rioplatense,
común en Argentina, Uruguay, sur de Brasil, Paraguay, significa, relajo,
caos, desorden, burdel, o sea casa de putas. En esa doble
significación, significa casa de putas o relajo, una cosa
incomprensible, un lío tremendo, un caos. Caos o puterío es un quilombo.
Y quilombo originalmente es de origen africano y sirvió para nombrar
los santuarios de libertad de los esclavos en América.

Q -Esa es la característica del lenguaje hoy.
G -El lenguaje está enfermo siempre de las taras de la sociedad que lo
genera. Yo te hablo de una palabra que nace de la más hermosa manera
definiendo un espacio de libertad, resulta transfigurada por el lenguaje
en sociedades racistas que desprecian a los negros para convertir esa
palabra, que es un símbolo de libertad, en un símbolo de caos y de
puterio. Y ese es una de las cosas del lenguaje mas reveladoras que
conozco, mas significativa.

Q -¿Ves hoy espacios donde los fugitivos del sistema puedan organizarse libremente?
G -Sí, de algún modo siempre esos espacios se generan. En algunos pocos
casos han sobrevivido a lo largo de los siglos, por ejemplo en Cartagena
Colombia. Allí sobrevivió uno de estos espacios generados por los
esclavos libres que esta ahí todavía y que han conservado esta palabra
del lenguaje que habían inventado. Curiosamente un instrumento de
opresión como fue la lengua colonial, suponte en el caso del Brasil la
lengua portuguesa, en el caso de las colonias españolas la lengua
castellana, en el caso de los esclavos del norte la lengua inglesa, la
lengua francesa. Ese instrumento de opresión se convertía en una clave
de libertad porque permitía que se entendieran los oprimidos entre sí,
que venían de lugares diferentes porque en África había y hay numerosos
idiomas así como culturas y nosotros no sabemos nada del África. Eso es
lo mas revelador de la supervivencia del racismo, de lo que son los
negros. Las tierras americanas que del norte al sur han sido tan
profundamente marcadas por la presencia africana ignoran una parte
fundamental de sus raíces. En toda América somos hijos de muchas madres y
eso es una suerte, es una clave de diversidad. Pero es como si fuéramos
hijos de la madre europea y de las otras sabemos muy poco. Del pasado
indígena, de las fuentes de sabiduría, de las cosas que podrían
ayudarnos, en esas culturas negadas, despreciadas.

Y del África no sabemos nada mas de lo que nos enseño el profesor Tarzán
que nunca estuvo ahí. Fue inventado por un escritor, Edgard Burrows,
que era un jubilado de ferrocarril ingles que nunca estuvo en África, él
inventó a Tarzán, que además de ser blanco parece que tenia relaciones
confusas con la mona chita (se ríe)

Q! -Mucha sangre corrió en la historia de los pueblos africanos que llegaron a América pero también sobrevivieron esencias…
G -Cuando los esclavos fueron trasladados en los buques negreros de
África a América millones y millones, no se sabe cuantos, hay todos los
cálculos que te puedas imaginar, pero no menos de 10 millones
sobrevivieron a la travesía. Algunos dicen muchos más, y muchos millones
murieron en la travesía por las pestes y por las condiciones en que
viajaban atados uno al lado del otro. Los barcos no necesitaban
anunciarse. Desde mucho antes se sabía que se acercaban al puerto por el
olor, el olor a podrido, el olor a muerto, que tenían los buques
negreros.

En esos viajes a través de la mar, no solamente fueron a parar al fondo
de las aguas los negros que morían de peste, de hambre o de tristeza,
porque muchos murieron de tristeza o se suicidaban ahorcándose con sus
propias cadenas, sino que también fueron a parar al fondo del mar muchos
de los dioses que esos hombres tratados como cosas traían del África.
Sobre todo los dioses de la fecundidad, del trabajo, muy poquitos
sobrevivieron a la travesía.

Quizás fue una especie de suerte de resistencia inconsciente. Es algo
así como que los dioses de la fecundidad iban a ser mas útiles al amo
que a ellos, si nos reproducimos y somos fecundos, mejor para el amo y
no para nosotros, ni para esos niños que van a ser condenados a desdicha
perpetua.

Y en cambio sobrevivieron los dioses bravíos, los rebeldes, los
revoltosos, los dioses de la pelea, de la pasión, del deseo, los dioses
que menos tenían que ver con las obligaciones del trabajo esclavo y más
tenían que ver con la dignidad sobreviviente. Con esta porfiada dignidad
que sobrevivió a lo que parecía que era una aplanadora irresistible,
que se manifestó en un movimiento como estos de los quilombos y en una
innumerable cantidad de insurrecciones que hubo en las plantaciones,
muchísimas. (escribe en un papelito la palabra ‘quilombo’, lo subraya
dos veces, lo dobla y lo guarda)

Q! -Esta porfiada dignidad negra, indígena, de América, vos la rescatas desde tus dedos al escribirla.
G -Es fundamental que América recupere esa dignidad, pero no como acto
de lealtad arqueológica, ni como una invitación al museo, “vamos a
entrar al museo de la historia” yo soy un pésimo visitante de los museos
me duermo en todos. Es una invitación a la vida, al asombro de la vida,
a la electricidad de la vida. Creo que hay voces que vienen del pasado
mas remoto que yo digo nuestro, aunque yo no creo en la cosa biológica
de que porcentaje de sangre indígena. En los análisis de sangre todas
las sangres son iguales, ¿o hay sangre negra en Haití? Creí que era roja
siempre, esos disparates del racismo que tenemos incorporados, tan
metidos adentro. Yo siento que los nacidos en América o los que han
llegado a América aunque no hallan nacido en ella, la han adoptado como
tierra propia que la aman porque se sienten queridos por ella. Tenemos
un pasado a rescatar, una herencia a rescatar que es la mas remota, esa
herencia que es digna de rescate es un buen alimento, un agua de beber,
estamos muy sedientos, este es un mundo sediento que deambula por el
desierto loco de sed que no sabe donde ir, y esas voces que suenan desde
el pasado mas remoto antiguo nos dan un agüita fresca para beber.

– Eduardo Galeano es autor de varios libros, traducidos a mas de veinte
lenguas, y de una profusa obra periodística. Fue jefe de redacción del
semanario Marcha y director del diario Epoca, ambos de Montevideo. Fundó
y dirigió la revista Crisis en Buenos Aires. Ha recibido el premio Casa
de las Américas en 1975 y 1978, y el premio Aloa, de los editores
daneses, en 1993. La trilogía Memoria del Fuego fue premiada por el
Ministerio de Cultura de Uruguay y recibió el American Book Award en
1989.



*Fuente:
RedciEcuador

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.