El abrazo

Caminando por mis playas…, me encontré con este abrazo de mar y de cielo.

Mi lente agudo lo dejó capturado en la retina maquinal y eterna.
Es un abrazo pétreo, interminable…, como han de ser los abrazos verdaderos de los hijos hacia sus padres, de los hermanos, de los compañeros, de los que se aman, y de los que luchan.
Así como lo hallé, en piedra viva, es una configuración telúrica, ancestral, planetaria, maciza, al fin y al cabo cósmica, sin tiempo, infinita…
Ahora es mi símbolo para saludarte.
Artículo publicado en Cultura y etiquetado , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.