Acoso a Rusia. EE.UU. juega con fuego y deja en Europa las cerillas y la gasolina

Las sanciones económicas impuestas a Moscú a raíz de la crisis de Ucrania, el incremento de tropas de la OTAN en la Europa del Este, la reanudación de la guerra fría y el despliegue del Escudo Antimisiles en las mismas narices de Rusia[1], son movimientos de tamaña torpeza, que cualquier adivino ciego nos avisaría del peligro de provocar, a lo tonto, una Tercera Guerra Mundial.

El gran Günter Grass ya nos recordó varias veces que es normal que Rusia se sienta amenazada con cientos o miles de cabezas nucleares colocadas en su frontera y que apuntan a los puntos más vulnerables de su geografía. Da lo mismo, los líderes europeos siguen ignorando las advertencias de todas las casandras[2] y actúan con un déficit preocupante de inteligencia y memoria histórica.

El presidente ruso Vladímir Putin ha protestado enérgicamente por el despliegue del escudo antimisiles y ha dicho que no se va a quedar con los brazos cruzados. En sentido parecido se expresó el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, quien ha declarado que “Rusia está dispuesta a responder al creciente potencial de la OTAN en Europa”.  En respuesta, Washington le ha dicho, para tranquilizarle, que “ese sistema defensivo” es para proteger a Europa de posibles ataques de países como Corea del Norte e Irán.

¿Alguien se cree semejante memez? ¿Ya nos hemos olvidado de la terrible dinámica del binomio acción-reacción que se cumple en todas las ciencias y, con especial énfasis, en la Historia? Sería bueno recordar, para no cometer los errores del pasado, La Tercera Ley de Newton o Principio de Acción-Reacción:

Con toda acción ocurre siempre una reacción de la misma intensidad y en sentido opuesto.

Los políticos, los mercaderes y los voceros occidentales parecen no darse cuenta de lo que supone clavar el aguijón todos los días en el ojo de Moscú. ¡Que no llegue el precandidato republicano Donald Trump- ese enemigo de la humanidad- a la Casa Blanca! Veríamos fuegos artificiales de todos los colores. Es una equivocación pensar que los bobos no pueden dirigir “grandes países civilizados”. La historia está llena de ejemplos de reyes y emperadores que jugaron en la sien de los pueblos a la ruleta rusa.

Me imagino que el mofletudo de Kim Jong-un, el gran líder de Corea del Norte, estará descojonándose, viendo películas porno con su “harén de lujo” y sus camaradas en su palacio de Pyongyang. Gritará ebrio, levantando la copa de la victoria: ¡Somos tan poderosos que temen que destruyamos Europa! ¡Nunca un país tan pugilístico como el nuestro ha causado tanto pavor! ¡Somos los mejores! ¡EEUU nos da la Sin Razón!

El brindis se escuchará también en Israel, el destructor de Gaza y del sueño del “Estado Palestino”. Su causa por fin ha sido oída: Amarrar a Rusia y a Irán. En Teherán, convertida rápidamente, junto a Pyongyang, en la gran amenaza para la supervivencia del viejo continente, me imagino que no dejarán de hacer chistes cerca del Tío Sam, el gran macarra cuyas intervenciones bélicas en el mundo islámico están teniendo unas consecuencias tan desastrosas como ominosas[3].

En otros análisis ya he expuesto[4] que las principales causas del terrorismo fundamentalista son: la irresolución del conflicto israelí-palestino; la violación sistemática, por parte de EEUU y la OTAN, de las fronteras espirituales y físicas (por tierra, mar y aire) del Islam, y las guerras emprendidas en la zona con argumentos falsos y sin el apoyo de los pueblos de donde despegaban los cazabombarderos.

Si a ello añadimos, la ausencia de políticas de integración de los inmigrantes y los refugiados, que se sienten marginados en barrios de leprosos, y la elevación de tensiones en la frontera con Rusia, no nos queda más remedio que reconocer que el Capitán América está regando con gasolina toda Europa y reparte al mismo tiempo  cajas de cerillas a los niños con dibujos de Superman, Batman y Mickey Mouse.

Israel sabe – al menos sus dirigentes- que en cuanto los iraníes traspasen la Línea Maginot, sus bombas atómicas pondrán cada cosa en su lugar, con la bendición del Pontífice de la Casa Blanca. No entiendo por qué la UE se deja montar tantas veces por su amo. ¿No sería mejor que el Capitán América regresase a su casa, a los comics, y no tratase de “salvar de la paz” a esta Europa de las elites corruptas? No me canso de repetir, que a los europeos nos convienen relaciones de buena vecindad con Rusia.

Respecto al tema de las sanciones a Moscú una pregunta doble, ¿Por qué la comunidad internacional jamás ha impuesto sanciones a EEUU cuando financiaba y apoyaba golpes de Estado de extrema derecha en América Latina? ¿Por qué no se pronunciaba “un basta ya” cuando el águila bicéfala detenía el avance de la izquierda progresista en países donde las dictaduras militares pisoteaban diariamente los Derechos Humanos?

La respuesta es muy sencilla, Europa es el perrito faldero del Imperio; un escudo para que no salpique la mierda al otro lado del charco; un laboratorio de pruebas; un campo de entrenamiento letal, etc. Los líderes europeos, sobornados y mareados con tanta puerta giratoria, se hacen los ciegos, sordos y mudos, cualidades que valora y premia, por encima de todo, la superpotencia que no deja de hipnotizar al planeta de los simios.

Y vuelve a cantar Quiquiriquí el Noble Gallo Beneventano para reiterar que es necesario trabajar por un mundo multipolar sin potencias hegemónicas. Difícil ve esta ave, que esa lucha quijotesca acabe en victoria. A pesar de ello, yo canto al 15-M y a todas las esperanzas de cambio que nacieron, con savia renovada, en la Puerta del Sol.

Javier Cortines
http://www.nilo-homerico.es/

 

Notas:

[1] EEUU comenzó el viernes, 13 de mayo, en el norte de Polonia la tercera fase del Escudo Antimisiles de la OTAN, estructura que se encuentra a sólo 250 kilómetros de la población rusa de Kaliningrado. Un día antes, inauguró en Rumania las instalaciones de dicho “sistema defensivo”.

[2] La adivina Casandra (La Ilíada) fue castigada por Apolo, -por no cumplir una promesa que le hizo-,  a predecir con certeza lo que iba a ocurrir en el futuro y a que nadie la creyese. Ella avisó, entre otras cosas, del peligro del Caballo de Troya.

[3] Una de las mayores chapuzas bélicas de EEUU fue derrocar a la República Democrática de Afganistán (RDA) que contaba con el apoyo de  la URSS. En  1992,  los fundamentalistas, armados  y entrenados por Washington, fundan el Estado Islámico (EI) en Kabul. Allí Bin Laden prepara el ataque a los Torres Gemelas de Nueva York, (2001-11-S) y los americanos entran en guerra contra sus antiguos aliados y reinstauran el régimen laico que defendía Moscú. Otra: Tras la guerra de Irak, se crea el ISIS, grupo terrorista iraquí-sirio.

[4] Javier Cortines es Experto en Cultura, Religión y Civilización islámicas por la UNED.  Producto de sus estudios en la UNED y sus trabajos y viajes por el mundo árabe es un ensayo: “El Profeta y Darwin, ¿Alianza o choque de civilizaciones?”, publicado por la editorial alemana “Redactum”.

Artículo publicado en Opinión y etiquetado , , , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.