Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Opinión

El gran discurso antisistema de Julio Anguita 

El gran discurso antisistema de Julio Anguita
Compartir:

Este video es del año 1999, en España, suena perfectamente como una terrible profecía de lo que ya está pasando en Chile, y en el mundo absorbido por el neoliberalismo. Al escucharlo cobra sentido la frase de advertencia: «Escucha, Chile!!», especialmente en el día en que arranca un nuevo gobierno, que ha prometido muchas cuestiones muy sentidas para millones de chilenos que viven de su trabajo.

Despierta! – un discurso de Julio Anguita que todo ciudadano debe oir

Transcribimos un discurso de Julio Anguita González (nacido en 1941 – España, maestro jubilado y político de orientación comunista) del que deseamos rescatar la importancia de la participación ciudadana como una constante rebeldía contra la resignación. Más allá de las opiniones partidarias que son propias del orador, creemos interesante “despertar” a una nueva manera de entender la ciudadanía.

Galileo Galilei descubrió que la Tierra no era el centro del Universo.

Esto enfrentó a la verdad institucionalizada. A las voces del poder.

Galileo fue a juicio.

Todos pensaban que el Planeta Tierra era el centro de todo y deseaban oír que desmintiera sus descubrimientos.  Su respuesta fue estratégica, intentó dejar conforme a su público pero al final dijo en un susurro: “Sin embargo se mueve”.

Sus cálculos matemáticos, las observaciones y el ejercicio de la razón le demostraban que era la Tierra la que se movía. No importa lo que él dijera en el Juicio sabía que la Tierra se movía. Y no se equivocó.

Hoy… Una vez más en nuestra historia estamos parados frente  a la misma duda: si seguir en la resignación, o plantarnos socialmente, rebelarnos.

RESIGNACIÓN.

La resignación es como una droga que duerme a la gente. Tiene muchas causas: por ejemplo es hija de un discurso totalizador que nos dice que no hay más verdad que la competitividad, la economía tiene que crecer constantemente no importa que se contamine el aire, el agua. El poder de estas afirmaciones no puede ser contestado porque todo ese enjambre es lo que produce “el bienestar moderno”, aunque ese bienestar del que se habla no llegue a todos. La resignación es creer que por los datos e indicadores: vamos bien. Creemos el discurso aunque no todos lo vemos.

Tenemos ahí la televisión, los concursos degradantes, la vida de personajes populares, tenemos a mano la literatura de la evasión, las imágenes nos muestran lo bien que vivimos aunque jamás lo observamos con ojos propios. Allí está la droga.

El poder baja desde la Justicia, desde las Cátedras, desde los Medios de Comunicación, sobre todo baja el discurso de que no hay alternativa. Nada cambiará.

Los pueblos cuando tienen problemas no son rebeldes, quien debe comer todos los días no puede rebelarse y poner en riesgo su plato, cuando hay que defender lo que tenemos no hay lugar para la rebeldía. La rebeldía solía surgir de aquellos que comían todos los días y que hoy no hacen nada para no perder sus privilegios: de allí la culpa de quienes están “bien” que no han sido capaces de decir basta a esta situación.

Uno de los éxitos del sistema americano es conseguir que el pobre se sienta culpable de lo poco que ha conseguido. Es la filosofía calvinista, hija del protestantismo: “tú eres culpable de tu situación, no has sido capaz de triunfar, esta sociedad te dio las mismas oportunidades que a todos. Pero tú no llegaste.”

Es perfecto el dominio del poder.

No se basa en la fuerza, en la cohesión o en un ejército: se basa en el dominio de la mente.

Eso “obvio” que cae de la TV, de la Justicia, de los Tribunales, adoctrina resignación, ese “cállate porque si no será peor” lo estamos aprendiendo todos.

Los Medios de Comunicación – y esto no va en contra de Uds. trabajadores sino de quienes tienen el poder – optan decirle al pueblo una parte de la verdad. Seguir un credo único. Amén. Conspiran para deformar el pensamiento. Nos transforman en seres totalmente iguales. Y como dijo Orwell eso no es casual ni inocente.

La resignación es hija de una economía, de un sistema político que confunde muchas cosas. Los universitarios de hoy aprenden la cultura del SI o NO – propia de las computadoras – evitando la variedad de opciones de nuestra vida. Se están eliminando a los seres humanos reflexivos, pensantes. Se buscan esclavos sin pensamientos.

Por eso también se degrada sistemáticamente la memoria de las personas, de los pueblos, de las culturas: porque la memoria nos hace ser lo que reamente somos. Yo soy lo que soy porque viví con mis padres, vivo con mis recuerdos y mis vivencias, soy la representación de todo lo pasado. Tengo pertenencia y anhelos.

Queremos pueblos vivientes, que se estimulen por la historia, por sus héroes, por sus derrotas y sus conquistas, pero en cambio hoy se escapa de la memoria. Es retro, es más fácil mirar siempre adelante.

Se cede el pensamiento y se anula el espíritu crítico.

Se lleva la “Frivolidad” a cada espacio, incluso a los lugares donde se discute la política internacional, allí vemos como se hacen chistes personales.

La política es hoy la mera compra-venta de votos.

¿Qué quiere el pueblo? No importa. Eso es muy fácil de manejar desde los Medios.

Antes se le dice al pueblo lo que el pueblo debe “querer”, los Medios de Comunicación se ocupan de eso con idas y vueltas muy perversas. Luego viene el político con la respuesta. No viene cualquiera, quienes desean hablar con entusiasmo y verdad son acallados de muchas maneras, los que llegan diciendo “yo sé lo que quiere mi gente, sé lo que tenemos que hacer” se encuentra con todo un sistema de detención. Los Medios adoctrinan también a esas personas para que hablen como los Medios quieren, le explican que debe ser políticamente correcto, que esto y aquello no se hace, no se dice. Y si no lo cumples no sales mas por los Medios. Y no consigues votos. Luego… ya es tarde.

La cultura de la hipocresía, que miente a sabiendas, que dice lo que nadie ya cree, donde lo importante es que no se diga lo importante. Ese cáncer de la hipocresía debilita las fuerzas para combatir, todos se siente solos en su instinto de rebeldía. Todo se duerme. Todo muere.

Pero hay otro camino.

REBELDÍA.

La rebeldía es un grito de la inteligencia, de la voluntad. “Ya no le digo que SI a esta situación, no asumo esta podredumbre y lucho contra ella”.

Este tipo de rebeldía es una actitud intelectual, no universitaria sino que nace de la mente y del corazón, del fuego de querer cambiar. Esta es la rebeldía fundamental. Lo otro son gritos de queja. Voces y chillidos de circo romano.

La verdadera rebeldía es el posicionamiento del ser con esos otros valores a los propuestos, haciéndole frente a la realidad. No aceptamos que la competitividad y el mercado rijan el destino de las sociedades. Hay una Declaración Universal de Derechos Humanos que debe cumplirse. Que el hombre y la mujer sean iguales, donde no haya marginados. Hay mucho por hacer. Esto costará mucho tiempo y sacrificio pero vale la pena incluso morir por ello, porque un día igual moriremos. Muramos por lo menos luchando por un ideal noble y no consumiéndonos.

Rebeldía es … es defender los valores.

Hay valores que deben ser mantenidos y pasados de generación en generación, como el hermoso valor de la igualdad. Todos tenemos sangre roja y nuestros corazones están siempre a la izquierda, nacemos todos de la misma manera.

Junto a la igualdad siempre está la libertad. Gran tema. No es lo mismo decir que tenemos la conciencia libre que decir que tenemos libertad de conciencia.

La conciencia libre significa que yo puedo decidir porque tengo todos los elementos para decidir: estoy bien informado, estoy bien formado, puedo comer bien, tengo donde dormir y cómo proteger a los míos. Allí puedo pensar y ser un hombre libre. En cambio si tengo hambre, tengo que estar en las colas de empleo, no tengo información y cuando haya elecciones votaré por hambre y seguridad, no por libertad. Tengo que vender mi hambre.

Y también viene la Justicia, no la difícil del Tribunal sino lo sencillo de dar a cada uno lo suyo, sin distinciones. La ley hace posible que vivamos en sociedad.

Solidaridad.

Este es el mensaje que nos puede hermanar a todos. Consiste en afirmar que no merece la pena luchar por bandera sino por la humanidad toda.

Austeridad.

La austeridad en el sentido romano – mediterráneo. No hablo de vivir en la miseria sino de vivir dignamente. Con lo necesario sin atentar contra la naturaleza. Tener tiempo libre para discutir, dialogar, jugar y hacer el amor. La mejor manera de vivir es poder relacionarnos con otros en el plano de igualdad, sintiéndonos libres. Que seamos vistos como seres humanos y no como seres de consumo: me niego a que me vean como un español que consume tantas salchichas al año.

Austeridad es sobriedad.

Movilizar.

No es solo amontonar gente en la calle, es conciencia. Nosotros existimos – los que queremos pensar por nuestra cuenta – para perturbar a los demás. Si hay creyentes recordarán que cuando le preguntan a Jesús si ha venido a traer la PAZ, él responde “yo no, he venido a traer la guerra”. Quiso decir que ha venido a perturbar. No queremos gente tranquila y drogada, sino despierta, que perturbe, que movilice. “Levántate y piensa” es lo más revolucionario que he oído en mi vida: la rebeldía comienza aquí en tu mente cuando decides no asumir estos valores que proponen resignación, no voy a seguir así. No quiero.

Pensar y hacer pensar. Los grandes revolucionarios de la historia lo que lograron es poner nuevos pensamientos en marcha. Luego vienen las masas, los colectivos, los pueblos a hacer realidad la revolución. Hagamos alianzas pero para cambiar el mundo, no para cambiar un sillon por otro, eso lo hacen “los otros”.

Cultura.

Cultura viene de “cultivo”, cultivarse, no es saber muchas cosas, sino hacerse mas humano cada vez, es captar todo aquello que la humanidad ha ido produciendo y nos mueve por degustar la belleza. La humanidad ha ido superando problemas gracias al hombre culto que mira el mundo con mirada independiente y libre. Piensa como quiere. No importa si sabe leer o no, sino su capacidad para pensar y cultivar. Luego ese hombre libre se puede unir a otro hombre culto rodeado de libros y entre ambos avanzar aún mas. Seguramente uno tiene lo que le falta al otro.

Video completo

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.