Juan Barros ya es obispo de Osorno, pero no podrá ser Pastor

21 de marzo de 2015

Cuánta falta de pudor humano y episcopal, cuánta ausencia de respeto a sí mismo, cuánta falta de dignidad…(Editorial R. y L. + Galería Fotos).

Iglesia en rebeldía

iGLESIA EN REBELDIA. POR LOS PRINCIPIOS QUE NOS DEJÓ JESÚS

Nada se halla tan oculto que no vaya a ser descubierto, nada escondido que no deba ser conocido. Por eso, todo lo que digan a oscuras será oído de día claro; y lo que digan al oído, en los lugares más retirados, será proclamado sobre los tejados“. (Lc 12, 2-3).

Una mañana inédita para la historia de la Iglesia chilena y latinoamericana se vivió en la Catedral de Osorno. Una jornada triste, sobre todo por el testimonio de división que fue elocuente. Una división provocada por el empecinamiento de una persona que no escuchó el clamor del pueblo de Dios.

Seguro que algunos querrán atribuir la división a aquellos osorninos que mayoritariamente han rechazado a Juan Barros, porque no le conceden autoridad moral para estar a la cabeza de una diócesis que tiene olor a santidad desde sus orígenes. También habrá otros que querrán victimizar a Barros por la reacción de un pueblo que se resiste a aceptar como obispo a un cómplice y encubridor de uno de los delitos más sancionados moralmente por la sociedad.

La verdad de fondo es otra.

Las verdaderas víctimas de hoy son aquellas personas que un día, siendo niños y jóvenes, se acercaron a la parroquia El Bosque buscando a Dios, buscando ayuda y consejo, y se encontraron con un verdugo que destruyó sus vidas. Quién para perpetrar sus delitos contó con la complicidad de hombres como Juan Barros, y que para mantener su impunidad, consiguió que éste fuera nombrado secretario personal del cardenal Juan Francisco Fresno. De esa manera, el mentor de Barros se blindaba ante las acusaciones que pudieran llegar al arzobispo de Santiago. Esta vil estrategia de la red de protección a Karadima les funcionó por años.

Efectivamente las acusaciones llegaron a la autoridad eclesiástica, pero se encontraron con un muro infranqueable. La maldad estaba blindaba férreamente. Cuando después de muchos años, los delitos pudieron ser denunciados en la justicia penal chilena, y después que la jueza Jéssica González los acreditara, no pudo sancionarlos porque el verdugo fue beneficiado por la prescripción de sus delitos. Así, la complicidad y el obstruccionismo fueron determinantes en la prescripción de la maldad.

Entonces, lo ocurrido hoy el Osorno es grave. Y constituye un acto de violencia que afecta directamente a las victimas que en un pasado lejano fueron violentadas. Se replica de esta manera la figura de la re-victimización de los inocentes, porque con lo ocurrido hoy en Osorno las víctimas de ayer vuelven a ser victimizadas en el presente con la inicua investidura de Juan Barros Madrid como obispo de Osorno.

Fuera Barros

Con el Barro(s) hasta el cuello… pero sin perder las esperanzas. No mas abuso de poder. FUERA BARROS NO ERES BIENVENIDO.

Así se comprende el impactante testimonio compartido por Juan Carlos Cruz a la radio Bio Bío, justo cuando Barros asumía en Osorno. Así se logra aquilatar la emoción dolorosa de una victima abusada, que con la ceremonia de Osorno vuelve a abrir una punzante herida en el alma, por el recuerdo de hechos intrínsecamente perversos. Por esto, las palabras entrecortadas de Juan Carlos Cruz estremecían a los oyentes de Chile hasta la impotencia.

Al volver la mirada a los acontecimientos de Osorno la contradicción era evidente.

Un obispo que llega de madrugada a la catedral, a escondidas del pueblo, custodiado fuertemente por policías y guarias privados armados, con el acceso del templo restringido a los fieles, recorriendo después una procesión bochornosa, que era acompañada de un de coro de desconcierto lleno de dolor e impotencia, mezclada con aplausos.

Cuánta falta de pudor humano y episcopal, cuánta ausencia de respeto a sí mismo, cuánta falta de dignidad. Mientras la expresión de un rostro inmutable no hacía sino violentar el ambiente, mostrando el mismo desparpajo y cinismo con que ha negado los hechos que las víctimas han descrito con horror.

¿No será éste el retrato del perfil sacerdotal de los seguidores de Karadima?: descaro, impudicia, cinismo, desvergüenza, inmutabilidad, la misma que se requería para ser testigo de tanta atrocidad criminal, callando hasta la complicidad sin fin.

Así, Juan Barros Madrid, asumió como obispo de Osorno, pero no podrá ser pastor.

              Consejo Editorial de Revista Reflexión y Liberación (14 – 3 – 2015).

*Fuente: Reflexión y Liberación

Artículo publicado en Derechos Humanos, Noticias y etiquetado , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.
  • Tatiana Lobo

    Patricia, si seguir a Jesúsexige tolerar la pedofilia y la represión militar, entonces me parece mucho más decente ser atea

  • Mario Céspedes

    Qué hacer ante el nombramiento de un cómplice de pedofilia como Obispo de Osorno ?

    La situacion de Juan Barros Madrid y de los catolicos infiormados y razonables de Osorno viene a ilustrar la grave desconexion que existe desde hace siglos entre los responsables de la Iglesia Catolica (IC) y los catolicos. Esta relacion es comparable a aquélla que existe entre los empresarios y los trabajadores y consumidores. La semejanza estriba en que tanto los responsables de la IC como aquéllos de las empresas toman solos yunilateralmente las decisiones que luego obligan a aceptar a los trabajajadores(sueldos, métodos de trabajo) y a los consuidores (precios y tipo de bienes yservicios). En ambos casos frente a las decisiones unilaterales solo quedan dosposibilidades : las decisiones son aceptadas o los trabajadores y consumidores se retiran de la empresa.

    Los ejemplos en que las decisiones tomadas por los responsables eran erronneas
    abundan en la historia de la IC

    Seis ejempos bastan para ilustrar estos hechos y sus graves consecuenxcias:

    1 El concilio de Letran II en 1139 impone el celibato a los sacerdotes y religiosos justificándolo como una medida de moralización del clero. El resultado es que un número muy importante de miembros del clero continuaron satisfaciendo sus necesidades sexuales pero ahora de manera clandestina, delictual e inmoral (menores). La verdadera motivación del
    celibato era el deseo de los obispos y del papa de recibir una mayor proporción de la limosna de los fieles que antes era utilizada para la mantencion de la familia del sacerdote.

    2 En 1962, el Santo Oficio, bajo Juan XXIII promulga la disposición secreta « Crimen sollicitationis » que ordenaba a los obispos mantenr en secreto los delitos sexuales de los sacerdotes.

    3 El 30 de Mayo de 1431 Juana de Arco, de 19 años, fue quemada viva en la plaza de Reims porque el obispo Pierre Cauchon introdujo datos falsos en sus declaraciones y la hizo condenar por brujería. El hecho fue reconocido por la IC y Juana fue rehabilitada, muchos años despues, por la propia IC.

    4 El 17 de Febrero de 1600, en el Campo de Fiori de Roma, Giordano Bruno, sacerdote dominicano, por orden de la IC, fue desnudado, su lengua clavada a un pedazo de madera y quemado vivo. Su crimen : haber adherido al sistema heliocéntrico de Copernico y haber concebido el universo infinito con multitud de estrellas como el Sol.

    5 En 1616 Galileo Galilei, físico y astrónomo italiano, considerado el fundador de la ciencia moderna, fue obligado a retractarse de su afirmación que la Tierra no es el centro del universo sino un planeta que gira en torno al Sol. Fue condenado por la IC a no seguir enseñando. La IC dejó de afirmar que la Tierra era el centro del Universo solo en el siglo XVIII, argumentando que se había hecho una interpretación demasiado literal de la Biblia. Un intento de rehabilitación de Galileo, bajo Juan Pablo II, fracasó.

    6 El 25 de Julio de 1968, Pablo VI promulgó la encíclica Humanae Vitae que prohibe toda forma de concepción salvo el llamado método del calendario que consiste a solo tener relaciones sexuales vaginales en los díasen que el ciclo hormonal de la mujer la hace infertil, método poco eficazdebido a que el ciclo hormonal es muy variable de una mujer a otra y de un períodoa otro. Esta prohibición ha tenido como consecuencia un número enorme de
    abortos clandestinos, de médicos que se niegan a practicarlo y de organismo de protección social que rehusan financiarlo. Con respecto a esto las mujeres se dividen en dos grupos :

    a) las mujeres pobres que solo pueden abortar clandestinamente y exponerse a una muerte prematura dejando solos a sus otros hijos y

    b) las mujeres cuyos medios les permiten abortar en clínicas privadas o viajar a paises donde el aborto está autorizado y se practica con todas las precauciones.

    En 1981 aparece la épidemia de SIDA, enfermedad mortal, cuyo unico medio de prevención eficaz es el uso de preservativo o condón. La IC no modificó la prohibición lo que produjo cientos de miles de muertos.

    La solucion es simple : La IC debe evolucionar con su tiempo y hacer participar a los católicos en la elección de los obispos. Seria una demostración de respeto a los fieles y una prueba de humildad de los responsables.

    Para los creyentes es importante releer lo que hicieron los apóstoles cuando debieron elegir a los primeros sacerdotes [Hechos de los Apóstoles 6 : 2 – 6]

    « Los doce convocaron entonces a la asamblea de los discípulos y les dijeron « No está bien que nosotros dejemos la palabra de Dios para servir a la mesa. Busquen más bien, entre
    ustedes, hermanos, siete hombres de buena reputación, llenos del espíritu y de la sabiduría y nosotros les propondremos este oficio […] La proposicíón fue aceptatada por toda la asamblea. […] Fueron presentados a los apostoles y, después de rezar, les impusieron las manos ».

  • olga larrazabal

    Un obispo tiene que tener la confianza y el apoyo de su congregación, y si por alguna razón no la tiene, más vale que renuncie y no fuerce su presencia donde no es bienvenido. Por algo el Papa pidió “pastores con olor a oveja” y no con olor a lobo.
    Yo pienso que hay que darle tiempo al tema y las cosas caerán por su peso, una vez pasado el escándalo.

  • juan

    Patricia que poca claridad y conocimiento tienes, Pareces política. Un desastre de comentario