En los últimos años algo ha pasado con la ciudad de Antofagasta a la cual una familia muy poderosa en Chile ha convertido en diferentes oportunidades y con distintos elementos almacenados, en su patio privado de elementos muy contaminantes y peligrosos para el ser humano, colocando en peligro la salud de todos los antofagastinos, varias veces y demostrando así una y otra vez la desidia por la ciudad y sus habitantes.