Articulos recientes

Al navegar en nuestro sitio, aceptas el uso de cookies para fines estadísticos.

Noticias

Noticias

El secretísimo acuerdo nuclear entre Chile y Estados Unidos 

Compartir:

El desastre nuclear en Japón es un cachetazo al objetivo de
los gobiernos de Chile y Estados Unidos que buscan impulsar un amplio y
secretísimo acuerdo nuclear.  Este convenio se materializaría mediante la
firma de un "memorándum de entendimiento sobre cooperación en energía nuclear".
El alcance de este acuerdo es el secreto mejor guardado en La
Moneda. De

acuerdo con información proporcionada por El Mercurio (14 de marzo), a
solicitud de Washington la firma de este documento se  realizaría 48 horas
antes de la llegada de Obama a Chile. Esto es el viernes 18.

Al cierre de esta edición el Gobierno no desistía de la
firma de este acuerdo que sería suscrito por el director de la Comisión Chilena
de Energía Nuclear (CCHEN), Jaime Salas, y el embajador estadounidense en Chile,
Alejandro Wolff.

El acuerdo contemplaría el "entrenamiento de ingenieros y
profesionales del área, con miras a establecer las bases de una nueva
institucionalidad (…) con miras a un eventual proceso de construcción de
centrales nucleares en Chile".

En entrevista con El Mercurio, publicada el 10 de marzo, el
embajador de Washington en Santiago, Alejandro Wolff, reconoció la inminencia
de este convenio.

El diputado Marcelo Díaz manifestó -el 14 de marzo-, a
nombre la bancada socialista, que el eventual acuerdo binacional en materia de
cooperación nuclear no ha sido "informado al país en forma clara y abierta".

"Se está dando por hecho que en Chile vamos a tener
centrales nucleares, pero el Gobierno no ha informado ninguna decisión al
respecto de manera transparente. Se hacen inversiones, se firman convenios y se
formulan anuncios como si el tema estuviera zanjado", afirmó.

Añadió que espera que el biministro de Energía y Minería, Lawrence
Golborne, explique "su entusiasmo con esta idea. Después de lo visto en Japón,
es una total locura pensar en energía nuclear para Chile".

El proceso de implementación de una agenda nuclear en Chile
se ha hecho en el más completo sigilo. Incluso, a la luz de la evidencia de sus
catastróficas posibles consecuencias, personeros de Gobierno como el ministro
de Interior -Rodrigo Hinzpeter- y de energía, Lawrence Golborne, se han negado
a transparentar la información y a descartar la construcción de centrales
nucleares en Chile. Entre los aspectos que más interesan de este debate, es
saber si Chile se propone entregar parte del territorio para el depósito de
basureros nucleares, que es uno de los peligros más grandes que supone el
desarrollo de la energía nuclear.

EL PROYECTO NUCLEAR DE PIÑERA

El 17 de junio pasado, se realizó en la sede del Colegio de
Ingenieros el Seminario de Energía Nuclear organizado por el comité de energía
nuclear de esta asociación gremial. Según información proporcionada en su web
oficial el representante del entonces ministro de Energía Ricardo Rainieri,
Claudio Huepe, expresó que el Gobierno "continuará realizando los estudios y
acciones tendientes a avanzar en el desarrollo nuclear del país". Sostuvo que
el Gobierno trabaja en la definición de un órgano regulador nuclear y la
normativa nuclear asociada.

Huepe señaló también que el Gobierno se esmeraría en la
"formación de la opinión pública" para el escenario nuclear. Cabe señalar que
desde hace meses que La
Tercera y El Mercurio vienen editorializando e "informando"
sobre la necesidad de que Chile se dote de este tipo de energía. De hecho,
coincidentemente, estos dos medios llamaron este martes 15 a no descartar la energía
nuclear en este momento de crisis. El Mercurio fue más allá, y pidió al
Gobierno no desechar la firma del convenio con Estados Unidos.

En el mismo seminario el ingeniero de la CCHEN, Pedro Orrego, dio a
conocer que en Chile habría suficiente uranio como para alimentar todas las
centrales nucleares que se instalen en el país, por 200 años.

El representante del Colegio de Ingenieros y asesor en
materias antisísmicas del Organismo Internacional de Energía Atómica, OIEA,
Rodolfo Saragoni expresó en aquel seminario que es "perfectamente posible
construir centrales nucleares en la costa de la Zona Central y Norte
de Chile".

En junio pasado Rainieri participó junto a los 21 países
miembros de la Apec,
en un foro de cooperación -realizado en Japón- en que los ministros de Energía
hicieron un llamado a potenciar la energía nuclear. Por medio de un comunicado
emanado al concluir el encuentro, los países de la Apec subrayaron la naturaleza
"limpia" de la energía atómica y apoyaron la construcción de nuevas centrales.
En la ocasión, el Gobierno de Japón expresó su disposición a colaborar en la
construcción de centrales nucleares en Chile, lo que fue muy bien recibido por
el ministro Rainieri.

Según informó La
Tercera, en el marco de una visita a Francia realizada -en
febrero pasado- por una delegación encabezada por el ministro Golborne, se
firmó un acuerdo de cooperación nuclear entre ambos países. Éste, entre otros
puntos, supone la creación de un grupo de trabajo que buscará opciones de
desarrollo de la tecnología nuclear en Chile. Esta comisión estará compuesta
por las empresas GDF Suez, por parte de Francia y de Quiñenco (Luksic), por
parte de Chile. Los representantes de estas, Gerard de Mestralled y Guillermo
Luksic, serán los encargados de elaborar -en un plazo máximo de un año- un plan
para la implementación de la energía nuclear en Chile.

El acuerdo de cooperación con Francia incluye la creación de
un Comité de Metales Estratégicos, instancia que sería la encargada de gestar
las condiciones para la exportación de uranio chileno a la industria nuclear
gala. Es importante resaltar que Francia se nutre en un 80% de energía nuclear
por lo que el aprovisionamiento de uranio es uno de sus grandes requerimientos.

Las primeras tratativas en materia de cooperación atómica
fueron realizadas por los presidentes Sebastián Piñera y Nicolás Sarkozy, con
ocasión de la visita que el primero realizó a París en octubre pasado.

Cabe señalar que las mineras son las principales interesadas
en desarrollar la industria nuclear en Chile, dado el enorme caudal de
proyectos en ejecución y en preparación. Según cifras de la Sonami (Sociedad Nacional
de Minería), sólo para los próximos 7 años planean realizar inversiones por
cerca de 50.000 millones de dólares.

Para esto necesitan incrementar fuertemente la potencia
eléctrica instalada en el Norte Grande. Según lo expresado por el presidente de
la Sociedad Nacional
de Minería, Alberto Salas, "la energía nuclear es una tecnología
suficientemente segura y probada a nivel mundial para el suministro de energía
eléctrica base, con la ventaja de que no emite gases de efecto invernadero en
su operación". La Sonami
estima que la existencia de centrales nucleares en la costa del Norte de Chile
"facilitaría la instalación de plantas desaladoras para el abastecimiento de
abundantes cantidades de agua para la minería, agricultura y ciudades del Norte
del país".

Es importante señalar que Chile ha ido entregando en los
últimos veinte años, gran parte de sus yacimientos mineros a compañías
extranjeras que lo explotan a un ritmo irracional, y sin contribuir al
desarrollo de Chile. En la actualidad la producción privada de cobre supera el
70% de nuestras exportaciones de metal rojo. Hace 20 años representaban sólo el
10%.

De acuerdo al presidente del Comité de Defensa
del Cobre
, Julián Alcayaga, se hace necesario detener todos los nuevos
proyectos y volver a la producción de 1,6 millones de toneladas de cobre que
había en 1989.

Alcayaga afirma que "en Chile no existe ni el agua ni la
energía necesaria para sostener la voracidad de las industrias mineras que
trabajan concertadas con funcionarios de Gobierno, cuyo único interés es
enriquecerse a costa del interés nacional".

* MÁS INFORMACIÓN EN LA EDICIÓN Nº98 DE EL CIUDADANO, ESTE MIÉRCOLES EN
LAS CALLES.

Compartir:

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Los campos marcados son requeridos *

WordPress Theme built by Shufflehound. piensaChile © Copyright 2021. All rights reserved.