Profesor Drosten desarrollador del PCR, en Berlín, Alemania: “El Chico de Oro” [algo huele mal]

Sábado, 27 de junio de 2020, 15:55 horas

Foto: Paolo Schorli/Shutterstock.com

Las respuestas de la Clínica Charité a nuestras preguntas de prensa las puede ver aquí [1]  y hacen que los detalles del desarrollo y la distribución del llamado Test de Drosten (NdelTraductor: Test o Prueba PCR) parezcan cada vez más dudosos. Según la información de la Clínica Charité (NdelTraductor: Christian Drosten es empleado de la Clinica Charité, en Berlin), el Prof. Christian Drosten desarrolló la prueba de SARS-CoV-2 en nombre de la Clínica Charité durante sus horas de trabajo. De acuerdo con la directiva de transferencia de tecnología, los derechos de autor son por lo tanto propiedad de la Clínica Charité. La Clínica Charité dice que ni siquiera ha examinado una posible patente u otra protección porque «un enfoque orientado a los beneficios en relación con la pandemia no es necesario desde (su) punto de vista». Un punto importante: Drosten ni siquiera notificó a la Clínica Charité el desarrollo completo de su prueba, el proyecto que presentó a la OMS en un instante, contraviniendo así su obligación de notificar a la OMS de acuerdo con la Ley de Invenciones de los Empleados.

Prof.Christian Drosten-Director Instituto de Virología

Contrariamente a su supuesto enfoque puramente humanitario, la Clínica Charité permitió entonces que otros, en particular la «pequeña» empresa berlinesa TIB Molbiol Syntheselabor GmbH, que participó en la elaboración del ensayo del SARS-CoV-2 «desde el principio» sobre una base de pura confianza -sin ninguna obligación de secreto o cláusula de no competencia- con un beneficio anual antes del Coronavirus de aproximadamente 7,3 millones de euros, accediera a un pozo de oro. Su director general, Olfert Landt, nos dice que el profesor Drosten y él no son amigos íntimos, a pesar de que los dos siempre han sido los primeros en salir con una nueva prueba para cada nuevo virus como la gripe aviar, la gripe porcina, el MERS, el ZIKA, etc. durante los últimos 17 años.

Un paquete doble bien ensayado: el Prof. Drosten como portavoz científico de sus renombrados empleadores, el Bernhard-Nocht-Institut y Clínica Charité, TIB Molbiol como productor listo para usar los respectivos kits de prueba Drosten. Para los kits de prueba del SARS-CoV-2, se permitió incluso a TIB Molbiol proporcionar a Clínica Charité «apoyo técnico de radiodifusión» para las entregas a los laboratorios receptores en Tailandia, Vietnam, Hong Kong, que el Prof. Drosten había seleccionado personalmente, es decir, ser la primera empresa del mundo en enviar la prueba Drosten de forma gratuita, una bolsa de golosinas de diagnóstico, por así decirlo, con una carta de recomendación del Olimpo científico. El abridor de puertas por excelencia.

Se puede suponer que los pedidos posteriores no se hacen con el Prof. Drosten, sino directamente con TIB Molbiol, pero, como la Clínica Charité se apresura a asegurar, el TIB Molbiol «no ha sido capaz de reclamar una ventaja competitiva». Je-je ¿Nunca has oído hablar de la ventaja-del-que-mueve-primero (First-Mover Advantage, FMA)? ¿Hay algo entre el Prof. Drosten, Clínica Charité y TIB Molbiol?

Prof. Drosten, ¡tengo algunas preguntas! Al principio era sólo una pregunta, más bien una exclamación: Wow, ¿cómo se las arregla para estar siempre en la primera línea cada vez que aparece un nuevo virus, siempre alerta, al pie del cañón, y exactamente en el mismo intervalo de tiempo que nosotros necesitamos para agarrar el vaso de cerveza desde el sillón frente al televisor, sus pequeñas células grises tabletean, disparando una nueva Prueba desde su cañón mental y logra la identificación exacta del nuevo enemigo casi de la noche a la mañana?

No sólo ha tenido éxito en hacer esto con el SARS y el MERS, como dice la publicación en Wikipedia, en una nota negligente, casi criminalmente descuidada [2]. ¿Por qué no se menciona aquí que Usted ha conseguido la misma hazaña muchas veces más? Un total de al menos siete veces – y estos son probablemente sólo los éxitos conocidos por un público más amplio!

Usted, sus ingeniosas Pruebas, han sido las primeras en hacerle la guerra a estos virus desde el 2003 : SARS-CoV (2003), Gripe Aviar (2005), Gripe Porcina (2009), Virus Chikungunya (2009), MERS (2012), ZIKA (2016), Fiebre Amarilla Brasil (2017) y SARS-CoV 2 (2020) [3]

Cruz Federal al Mérito en la Cinta

Cuando me di cuenta de esto, pensé para mí mismo que en realidad había ganado la Cruz Federal al Mérito en la Cinta [4] por este ingenio científico cada vez y no sólo como el 2005 por la prueba del SARS-CoV. Y esto, por supuesto, llevada a su peso en oro.

Pero de alguna manera me puse a pensar en esto, en sus logros inventivos. Un abogado de patentes, al que consulté en este asunto por pura curiosidad, dijo que su Protocolo de Pruebas de la OMS muestra básicamente un cuerpo de pensamiento accesible a la protección de la propiedad industrial, en particular la protección de patentes. Y de hecho, por ejemplo, el kit de prueba de SARS-CoV que usted co-desarrolló en 2003 fue inmediatamente patentado para artus GmbH [5], un spin-off de su empleador de entonces, el Bernhard-Nocht-Institut [6].

La Clínica Charité nos informa ahora:

«El profesor Drosten fue encargado por la Clínica Charité para desarrollar la prueba de PCR. Trabajó en ello durante su tiempo en la Clínica Charité. El desarrollo de la prueba se financió con fondos del Ministerio Federal de Educación e Investigación y de la Unión Europea. Esos fondos se destinaron expresamente al desarrollo de pruebas para los nuevos virus emergentes».

De conformidad con la Ley alemana sobre invenciones de los empleados y la Directiva de transferencia de tecnología, que define esto con más detalle para la Clínica Charité, los derechos de autor de las invenciones de los empleados corresponden a la Clínica Charité, de modo que la mayor parte de los beneficios de la explotación de su rendimiento inventivo deberían recaer en la Clínica Charité. Como profesor universitario, usted tendría una participación del 30 por ciento en la explotación a través de la Clínica. Otra posibilidad es que usted mismo explote su invención en concertación con su empleador, por ejemplo, en el contexto de una sociedad derivada, pero en ese caso tendría que pagar una tasa de licencia a la Clínica Charité [7].

Las publicaciones previas a la presentación de una solicitud de patente son fatales, porque entonces la invención ya no se considera nueva

Hay que ser capaz de controlarse, incluso cuando uno se jacta ante sus compañeros de bebida en el mostrador de un hotel con un vendedor de cepillos, de lo contrario se le puede acabar rápidamente la suerte con el invento.

En este contexto, me pregunté cuál es el estado actual de protección de los aspectos protegibles y dignos de protección de su última y extremadamente importante Test-Drosten.

¿Aseguró sus derechos de propiedad industrial a tiempo antes de presentar el protocolo de prueba a la OMS, por ejemplo, presentando una solicitud de patente o una solicitud de modelo de utilidad, de modo que todo su esfuerzo intelectual, toda su artesanía científica pudiera reflejarse en monedas constantes y sonantes para usted personalmente y, por supuesto, para su empleador, la Clínica Charité?.  Y / o ¿la Clínica Charité, al asegurar a tiempo los derechos de propiedad industrial, se ha puesto tal vez en la importante posición humanitaria de poder desbaratar los planes de las empresas hambrientas de dinero obligándolas a vender los kits de prueba desarrollados en su proyecto a precios especialmente favorables, posiblemente incluso a precio de coste?

Por el momento no sabemos si una solicitud de patente ha sido presentada por la Clínica Charité o por otra persona. La Clínica Charité lo niega y todavía no se ha visto nada en la oficina de patentes, pero las patentes no tienen que ser reveladas hasta que hayan pasado 18 meses.

En respuesta a nuestra pregunta sobre su cooperación, Prof. Drosten, con la «pequeña» empresa berlinesa TIB Molbiol Syntheselabor GmbH en el contexto del desarrollo de pruebas, la Clínica Charité nos escribió:

«No hay acuerdos; no es la intención de ninguna de las partes reclamar o proteger derechos. La cooperación se lleva a cabo por ambas partes exclusivamente por razones humanitarias».

Olfert Landt, Director General de TIB Molbiol

¿Renuncia a la protección legal por razones humanitarias? Eso si que sería algo. Pero la humanidad parece ser bastante unilateral por parte de la Clínica Charité, si se considera la indisimulada alegría del director general de TIB Molbiol, Olfert Landt, por los kits de prueba de SARS-CoV-2 vendidos millones de veces. Su hijo pasa ahora 60 horas a la semana pegando etiquetas en los envases de sus kits de pruebas debido al increíble número de pedidos, nos dice el co-presentador del protocolo del Test-Drosten a la OMS [8].

Bueno, también es una compañía «pequeña», así que puedes estar muy feliz cuando las monedas finalmente rueden. Por lo cual, «pequeño» es por supuesto extremadamente relativo, la compañía del barrio de Tempelhof ya tenía un volumen de negocios de 16,5 millones de euros en tiempos pre-Corona y con sus 40 empleados un beneficio de unos 7,3 millones de euros. Tiene ganancias retenidas de unos sensacionales 55 millones de euros. ¡La «pequeña» compañía era obviamente una verdadera vaca lechera incluso antes del Corona! Para 2020, el único accionista Olfert Landt espera ahora un aumento del volumen de negocios en varias veces [9], siempre y cuando, por supuesto, la ola de Corona siga extendiéndose un poco más. Es difícil imaginar cómo podría desarrollarse el volumen de negocios en el caso de un – esta vez, sin embargo, un verdadero – tsunami de la corona, por ejemplo en otoño!

Usted, Profesor Drosten, ha estado trabajando con Olfert Landt durante mucho tiempo. No sólo ha desarrollado cada una de sus pruebas junto con él en los últimos 17 años, sino que también publica diligentemente con él, al menos 11 publicaciones conjuntas se han producido a lo largo de los años.

De alguna manera me entristece que, a pesar de esta larga y extremadamente exitosa colaboración, Olfert Landt sienta la necesidad de recalcar que ustedes no son amigos íntimos y que él acaba de estar en la Clínica Charité a principios de enero de 2020 cuando ustedes estaban trabajando en el desarrollo de la prueba de CoV-2 del SARS [10]. ¿Coincidencia dada por Dios? ¿O fue el de Olfert Landt sólo un pequeño adorno para hacer la árida historia de un desarrollo de prueba con un viejo compañero científico un poco más animada?

«Desde el principio», por otro lado, es la respuesta de la Clínica Charité a nuestra pregunta:

«¿En qué momento y por qué razones la empresa TIB Molbiol o su director ejecutivo Olfert Landt participaron en el desarrollo de las pruebas de la Clínica Charité o del Prof. Drosten?

Esto suena más como la participación dirigida de un profesional en un proceso de desarrollo importante. Así es como habría sido deseable, después de tantos años de cooperación productiva, que no fuera sólo la casualidad lo que funcionara.

Pero volvamos a la cuestión de la patente o de la protección legal: TIB Molbiol ahora hace millones y Usted no obtiene nada. Pero de alguna manera alguien más se queda con las manos vacías, sí, exactamente la Clínica Charité. ¿Ha aprobado la clínica la publicación inmediata, la ha liberado? ¿Por qué puede ella simplemente prescindir de esos activos?

La Clínica Charité es un organismo de derecho público y, en virtud del artículo 10 de sus estatutos, está sujeta a la obligación de buena gestión [11] y, por supuesto, a los principios presupuestarios de buena gestión de sus negocios. Si la Clínica Charité regalara ahora simplemente una casa, por ejemplo a Olfert Landt, para que él y su pequeña empresa pudieran finalmente residir elegantemente al pulso del tiempo en Berlín-Mitte, en lugar de quedarse en el somnoliento barrio de Tempelhof, sospecho que esto no se llevaría tan bien, al menos no con la Oficina Federal de Auditoría. La renuncia a una patente o a otro derecho de propiedad por valor de millones o incluso miles de millones es, por supuesto, menos notoria que la cesión de una casa, pero el contenido es el mismo. En este sentido, no entiendo muy bien lo que la Clínica Charité quiere decirnos cuando hace la siguiente declaración:

Pregunta:

«¿Ha sido preaprobada la presentación del mencionado protocolo de pruebas a la OMS?»

Respuesta:
«La pregunta asume hechos incorrectos; no se ha hecho tal presentación».

Pregunta:

«Si se hizo una liberación previa: ¿Quién le dio a quién esta autorización? ¿Se ha comprobado antes de la publicación si una presentación/publicación impediría el patentamiento por la Clínica Charité? Al decidir la aprobación, ¿se tuvo en cuenta que la Clínica Charité podría enfrentarse a un gran activo en este sentido? ¿En qué se basa la renuncia, si es que se ha hecho alguna?»

Responde:

«Las condiciones de tiempo para ello no se cumplieron, sobre todo porque la pérdida de un activo de la Clínica Charité no podía ni puede asumirse.

Otra pregunta:

«¿Se ha examinado de antemano si la renuncia a una patente u otros derechos sobre el ‘Test-Drosten’ es compatible con el principio de ‘buen gobierno corporativo’ según el artículo 10 de los Estatutos de la Clínica Charité? ¿Cuál fue el resultado del examen? ¿Se examinaron otras disposiciones presupuestarias que pudieran impedir la renuncia a una patente u otros derechos? En caso afirmativo, ¿qué necesidades presupuestarias se examinaron? ¿Con qué resultado?»

Respuesta:

«El enfoque orientado al beneficio en relación con la lucha contra la pandemia, que usted cuestionó, no era apropiado desde el punto de vista de la Clínica Charité».

Bueno, eso es un poco sorprendente. Por supuesto, todo tenía que suceder rápidamente aquí y por supuesto un aspecto humanitario estaba en primer plano. Pero el mismo aspecto no impidió que artus GmbH, la empresa derivada del Bernhard-Nocht-Institut, solicitara una patente para el SARS-CoV. Y la propiedad de la patente, hay que volver a mencionarla aquí, no significa automáticamente -desde un punto de vista puramente legal- exprimir los mayores ingresos posibles. La propiedad de la patente significa principalmente el control sobre la explotación de la invención. También permite, por ejemplo, la selección de socios de licencia de buena reputación y el dictado de precios bajos por razones humanitarias.

¿Podría haber otra directiva o una práctica legalmente sancionada en la Clínica Charité, fuera de la directiva de transferencia de tecnología con la que estamos familiarizados, de que los inventos con un aspecto humanitario nunca deben ser considerados desde una perspectiva de lucro? Sin embargo, es probable que casi todos los inventos de un científico en el campo de la medicina tengan algún aspecto humanitario. Entonces, ¿la directiva de transferencia de tecnología de la Clínica Charité no debería ser realmente sin sentido? Es difícil de imaginar, pero seguiremos investigando este asunto en la Clínica Charité.

Lamentablemente, la Clínica Charité no nos dice qué individuos específicos han votado por un enfoque sin fines de lucro en el asunto. Sin embargo: la Clínica Charité declaró que antes de su publicación del Blitz con la OMS, no tenía conocimiento del desarrollo completo de la prueba y de sus planes de publicación, porque usted, Prof. Drosten, en contra de lo dispuesto en el § 5, párrafo 2, artículos 1 y 3 del ArbErfG, no había informado de su invento como empleado en servicio.

Pregunta:

«El profesor Drosten ha presentado una prueba a la OMS para su evaluación. ¿Cuándo y en qué forma el Prof. Drosten notificó a la Clínica Charité el desarrollo de esta prueba?»

Respuesta:

«No se dio tal notificación».

 

Pero espere, ¿no era una prueba terminada la que usted desarrolló? ¿He entendido mal algo? Al menos así es como podría interpretar esta respuesta de la Clínica Charité:

Pregunta:

«¿Ha solicitado la Clínica Charité o está involucrada directa o indirectamente en la solicitud de patente, modelo de utilidad, marca registrada u otros derechos de protección con respecto a la llamada ‘Prueba de Drosten’, componentes individuales, primers, etc., u otros aspectos relacionados?

Respuesta:

«No. El profesor Drosten no ha desarrollado un equipo de prueba, pero ha publicado la información decisiva para que los laboratorios lleven a cabo una prueba en forma de un protocolo de procedimiento. Las empresas han utilizado esta información para desarrollar kits de prueba. El profesor Drosten no saca ningún beneficio de esto».

Vale, así que supuestamente no es un kit de pruebas. Pero es un plano, un conjunto muy específico de instrucciones para los laboratorios. No sé, eso suena un poco como a una evasión. Si un empleado de VW pusiera en Internet el manual de construcción de un nuevo tipo de filtro de partículas y luego dijera al departamento jurídico de VW que no ha inventado ni desarrollado nada, sino que ha escrito un protocolo de proceso para la fabricación de un filtro, tal vez incluso por razones humanitarias, a fin de librar al mundo de las partículas, entonces probablemente al departamento jurídico no le gustaría mucho. En el caso de la prueba del SARS-CoV-2, sus instrucciones de procedimiento ya contienen todo lo que un laboratorio necesita saber para poder producir kits de prueba internos y posiblemente incluso venderlos a terceros.

La descripción, según la cual usted sólo podría haber logrado un protocolo de proceso en su desarrollo, irrelevante desde el punto de vista de la ley de patentes, tampoco encaja con el mero apoyo técnico de difusión de TIB Molbiol para enviar los datos a los laboratorios que usted seleccionó en Tailandia, Vietnam y Hong Kong, y tal vez a otros lugares en el curso ulterior del proyecto? Obviamente, un kit de prueba ya desarrollado por usted y su equipo científico y técnico estuvo disponible aquí, para lo cual la empresa TIB Molbiol sólo se hizo cargo del envío por razones de practicidad, especialmente para ahorrar tiempo.

La Clínica Charité nos escribe a este respecto:

«El apoyo técnico de la compañía TIB Molbiol fue solicitado por razones de ahorro de tiempo: Los reactivos estaban disponibles en TIB Molbiol listos para su envío y podían enviarse utilizando la logística disponible allí; la Clínica Charité no dispone de la logística adecuada para llenar y envasar los reactivos. Toda la información sobre la producción de los reactivos se divulgó y estuvo a disposición de otras empresas de síntesis, de modo que TIB Molbiol no pudo reclamar ninguna ventaja competitiva».

Mmm, pero a diferencia de la Clínica Charité, Olfert Landt parece ver su posición como una ventaja competitiva. No tiene necesidad de adquirir clientes, no tiene que poner ningún anuncio, su empresa es simplemente rápida y minuciosa, como nos dirá el Tagesspiegel el 6 de marzo de 2020.

En ese momento, según Olfert Landt, el TIB Molbiol ya había producido tres millones de pruebas y las había enviado a más de 60 países. El primero de ellos ya fue enviado a Hong Kong por correo aéreo el 10 de enero. En ese momento, el prospecto del paquete (Nota del Traductor: Se denomina prospecto a la información escrita dirigida al consumidor o usuario, y que acompaña al medicamento) ni siquiera estaba terminado. Se cita a Olfert Landt diciendo «Lo enviamos por correo electrónico después» [12]. Sin embargo, «rápido y completo» fue en realidad principalmente usted, Prof. Drosten, y en TIB Molbiol surge la pregunta de si los servicios que proporciona según la Clínica Charité – entrega de reactivos especiales en el desarrollo de la tecnología de pruebas, pre-validación técnica – no podrían haber sido proporcionados igual de bien por uno de los laboratorios altamente profesionales de la Clínica Charité. Ya tengo mucha curiosidad por la respuesta de la Clínica Charité a nuestra pregunta.

Prof. Drosten , tal vez su amistad con Olfert Landt no es tan estrecha también porque siempre ha sido Usted tan infeliz por el hecho de desarrollar la prueba, hacerla disponible muy rápidamente y sin egoísmo, inspirado por el deseo de ayudar, y entonces siempre es TIB Molbiol la que alimenta la caja con los Test suyos- en realidad los Test del Bernhard-Nocht-Institute y la Clínica Charité.

Prof. Drosten, uno podría ponerse realmente envidioso. Si yo fuera usted, admito francamente que habría pensado en otra alternativa después de una o dos experiencias así. Habría fundado una sociedad de gestión colectiva o pateado a mi empleador para fundar una. Y entonces me habría reído todo el camino hasta el banco o habría donado la mayoría de las ganancias a una buena causa.

Claramente, usted no está involucrado con TIB Molbiol y espero sinceramente que no haya acuerdos fiduciarios o de otro tipo. Le valoro por su independencia y, cómo se podría llamar, por su distancia del dinero o quizás por su ingenuidad, que le ha llevado a cometer el mismo «error» al menos ocho veces, de lanzar su invento al mercado tan rápidamente que ya no tenía ninguna posibilidad de beneficiarse de él, sino que ha tenido que mirar la caja registradora  uno de sus co-desarrolladores sonando con fuerza. De alguna manera, creo que es un poco raro para Usted. Pero tal vez estoy demasiado atrapado en los viejos patrones de pensamiento y la rápida aplicación de su Test en todo el mundo es un pago suficiente para usted.

Sin embargo, también es un resultado muy extraño para la Clínica Charité, que tiene que luchar con todo tipo de problemas. Según el informe del Tribunal de Cuentas Federal, no puede facturar servicios hospitalarios por valor de 100 a 300 millones de euros a las compañías de seguros médicos cada año porque sus empleados no documentan correctamente el curso del tratamiento y, por lo tanto, las facturas no son aceptadas por las compañías de seguros [13]. En cambio, la Clínica Charité hace cosas tan extrañas como inventar unidades de costo y facturarlas a través de institutos que ni siquiera existen [14].

Además, mantiene un sistema de financiación cruzada de sus operaciones hospitalarias con fondos de investigación del Instituto de Investigación Sanitaria de Berlín, que está bien establecido desde hace muchos años y es sumamente problemático desde el punto de vista presupuestario; ha sido criticado por el Tribunal de Cuentas Federal y tolerado benévolamente por el Ministerio Federal de Finanzas [15]. Por ejemplo, le gusta facturar a sus científicos por los costos desproporcionadamente altos de la electricidad, asignando una proporción de los costos de la electricidad de los hospitales a las poco iluminadas celdas del pensamiento científico.

Sólo se puede esperar que la Clínica Charité no pase desapercibida y se vea amenazada de insolvencia en todo este embrollo contable, de lo contrario, la renuncia a un activo suntuoso como una patente para la prueba del SARS-CoV-2 podría incluso considerarse como una desventaja para acreedor.

Los autores:

Erik R. Fisch es un economista y abogado graduado. Durante muchos años trabajó en los campos del capital de riesgo y la banca. Periodísticamente, se ocupa de cuestiones del mercado financiero y del panorama científico.

Jens Wernicke, nacido en 1977, es licenciado en estudios culturales y trabajó durante muchos años como asistente de investigación en política y como secretario sindical. Durante varios años fue responsable del formato de entrevistas de NachDenkSeiten, el blog político más leído de Alemania. Hoy en día es autor, periodista independiente y editor de «Rubikon – Magazin für die kritische Masse». Sus publicaciones más recientes son «Netzwerk der Macht – Bertelsmann», «Fasadendemokratie und Tiefer Staat» y «Die Öko-Katastrophe», como coeditor de «Der nächste große Krieg» y como autor de «Lügen die Medien? La propaganda, el periodismo de paquete y la lucha por la opinión pública».

Traducción para piensaChile: Martin Fischer

*Fuente: Rubikon

 

Fuentes y notas:

[1] http://schlussjetzt.org/Antwortschreiben%20Charite%20auf%20Pressefragen%20Jens%20Wernicke%20vom%2018.06.2020.pdf

[2] https://de.wikipedia.org/wiki/Christian_Drosten#Wissenschaftliche_Laufbahn

[3] http://www.corodok.de/drosten-landt-connection-1/http://www.corodok.de/drosten-landt-connection-2/http://www.corodok.de/drosten-landt-connection-3/

[4] https://de.wikipedia.org/wiki/Christian_Drosten#Ehrungen

[5] http://www.corodok.de/wirtschaftliche-interessen-des-prof-drosten/

[6] https://patents.google.com/patent/DE20315159U1/de

[7] https://technologietransfer.charite.de/fileadmin/user_upload/microsites/sonstige/technologietransfer/RiLiClínica Charité-TT-Fassung_28-01-2016.pdf

[8] https://taz.de/Produzent-von-Corona-Tests/!5671485/

[9] https://www.deutschlandfunk.de/coronakrise-virentester-tib-molbiol-coronatests-fuer-die.1197.de.html?dram:article_id=477239

[10] https://www.sueddeutsche.de/wissen/coronavirus-covid-19-test-jens-spahn-1.4865919?reduced=true

[11] https://www.tagesspiegel.de/berlin/tib-molbiol-berliner-firma-produziert-coronavirus-tests-fuer-die-ganze-welt/25602142.html

[12] https://frauenbeauftragte.charite.de/fileadmin/user_upload/microsites/beauftragte/frauenbeauftragte/Gleichstellung/Gesetze/Satzung_der_Charite_Lesefassung_2019-12-18.pdf

[13] https://www.morgenpost.de/berlin/article216725117/Abrechnungsprobleme-setzen-Charite-finanziell-unter-Druck.html

[14] https://www.morgenpost.de/berlin/article216654635/Erfundene-Charite-Institute-Senat-schaltet-Innenrevison-ein.html

[15] https://www.bundesrechnungshof.de/de/veroeffentlichungen/produkte/beratungsberichte/langfassungen/langfassungen-2019/2019-bericht-risiken-einer-integration-des-berliner-instituts-fuer-gesundheitsforschung-in-die-charite-pdf/view

 

Más sobre el tema:

La maldición del método PCR
por Johannes Kreis (Alemania)
Publicado el 28 mayo, 2020

 

Estudios sobre la letalidad del Covid-19
por SWPRS (Suiza)
Publicado el 14 mayo, 2020

 

Adultos mayores alemanes a la Merkel y sus ministros: «¡No nos protejan a los mayores a este precio!
por Adultos Mayores alemanes
Publicado el 9 mayo, 2020

Artículo publicado en Corrupcion, Salud y etiquetado , , , , , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.