Artículos recientes

Opinión

¡Hiroshima, mon amour! (o los fantasmas descarnados que vieron “los hibakusha”)

Sobre el 70 aniversario de la rendición de Japón
hiroshimaFue una mala decisión lanzar las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki – a pesar de que todavía lo aprueba el 56 por ciento de los estadounidenses-, y acabar con la vida de cientos de miles de civiles que fueron vaporizados o abrasados tras las explosiones nucleares que partieron el mundo y dejaron escrita con “tinta negra” una de las páginas más macabras de la historia de la Humanidad.

Derechos Humanos, Historia - Memoria

Hiroshima: “Quería saltar al río, el cuerpo me ardía, pero no había sitio. Estaba repleto”

“Fue como un fuerte terremoto, pero tras el estruendo llegó el fuego. No se me van de la cabeza los gritos de la gente pidiendo ayuda en medio de la destrucción”, relata esta mujer menuda. A la hora del bombardeo Ogura jugaba en la calle, delante de su casa, a 2,4 kilómetros al norte del epicentro de la explosión.

Historia - Memoria

La verdadera razón por la cual EE.UU. utilizó armas nucleares contra Japón

No se necesitaban armas atómicas para terminar la guerra o salvar vidas
“Sobre la base de una detallada investigación de todos los hechos y con el apoyo del testimonio de los dirigentes japoneses involucrados, el Estudio opina que Japón se habría rendido ciertamente antes del 31 de diciembre de 1945 y con toda probabilidad antes del 1 de noviembre de 1945 incluso si las bombas atómicas no se hubieran lanzado, incluso si Rusia no hubiera entrado a la guerra, e incluso si no se hubiera planificado o contemplado ninguna invasión.”

Historia - Memoria

Hiroshima olvidada

En un día como hoy (06.08.1945), pero hace 69 años, se cometía un acto de una barbarie inusitada por su mortal eficacia y su descomunal escala destructiva: la ciudad japonesa de Hiroshima era literalmente barrida de la faz de la tierra por una bomba atómica arrojada por el Enola Gay, un bombardero B-29 de los Estados Unidos.

Historia - Memoria

Cómo se falsificó la historia del bombardeo de Hiroshima y Nagasaki

La falsificación de la historia de la segunda guerra mundial por los historiadores occidentales, llega a su cumbre con la versión oficial de los bombardeos atómicos de Japón.
– Las bombas no se tiraron sobre objetivos militares.
– Las bombas no evitaron la muerte de soldados aliados.
– Las bombas no pusieron fin a la II Guerra mundial, ni se tiraron para derrotar a Japón.
La omisión de hechos fundamentales es una parte de la falsificación sistemática de la historia, que es un elemento esencial de la propaganda del sistema.

Opinión

El silencioso golpe militar que se apoderó de Washington

La ominosa metamorfosis del Imperio
En la pared tengo colgada la primera página del Daily Express del 5 septiembre de 1945 con las siguientes palabras: “Escribo esto como una advertencia al mundo”. Así comenzaba el informe de Wilfred Burchett sobre Hiroshima. Fue la noticia bomba del siglo. Con motivo del solitario y peligroso viaje con el que desafió a las autoridades de ocupación estadounidenses Burchett fue puesto en la picota, sobre todo por parte de sus colegas empotrados. Avisó de que un acto premeditado de asesinato en masa a una escala épica acababa de dar el pistoletazo de salida a una nueva era de terror.

Opinión

6 de agosto: El día del genocida impune

Nos están disfrazando la realidad con eufemismos, porque los noticieros son como los quirófanos y deben permanecer estériles, es decir, sin imágenes ni palabras que retraten la crudeza de los hechos. A fin de cuentas, la teoría televisiva dice que lo que no se ve en la pantalla, no existe.