La situación política en Chile vive un momento de particular tensión. No se trata solo de la aprobación, por parte de la Cámara de Diputados, de una reforma que permitiría a los ciudadanos sacar el 10 por ciento del capital acumulado en sus fondos de pensiones, sino también de la escasa popularidad y el desorden en las filas del oficialismo. En concreto: el gobierno de Sebastián Piñera no pasa por un buen momento.