Consideramos de suma importancia velar por el adecuado comportamiento ético de quienes ejercen nuestra querida profesión.
En el presente caso, aún cuando la persona implicada no está colegiada, se trata de hechos graves que involucran un claro abuso de poder.