¿En qué quedamos?

Abril 23, 2017
¿Era un terrorista el joven que el 11 de abril hizo estallar tres artefactos explosivos al paso del autobús de un equipo de fútbol en Alemania o, simplemente, se trataba de un “dealer”, de otro corredor de la Bolsa de Valores? Según se ha sabido Sergej W. había comprado horas antes de que hiciera estallar sus bombas 15 mil acciones del Borussia Dortmund y lo único que pretendía era aumentar sus activos financieros de renta variable.

¿Era un terrorista o se trataba de un joven emprendedor interesado en multiplicar su cartera de negocio? Al fin y al cabo, la noche en que Sergej W. debutó en el mundo de la Bolsa haciendo estallar sus cargas explosivas, solo estaba aplicando una vieja y socorrida metodología bursátil cuyo antecedente más cercano lo podemos encontrar apenas cuatro días antes, el 7 de abril exactamente, cuando el lanzamiento de 57 misiles Tomahawk sobre Siria ordenado por el gobierno de los Estados Unidos provocó que, inmediatamente, en la Bolsa de Valores de Nueva York se disparase el precio de las acciones de la empresa Raytheon (fabricante de esas bombas) y de otras tres empresas dedicadas a los mismos afanes como Lockheed Martin, Boeing y General Dynamics.

¿Era Sergej un lobo solitario o se trataba de un broker?

(euskal presoak-euskal herrira)

*Fuente: Cronopiando

Artículo publicado en Opinión y etiquetado , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.