Así, un triste “modelo” económico impuesto a sangre y fuego, se hunde penosamente en medio del hambre de la población. Un “modelo” protegido por toda la costra política parasitaria. Y por sus patrocinadores internacionales: EEUU, FMI, Banco Mundial y otros organismos inútiles. La solidaridad popular llegó antes que las miserables cajitas del gobierno. Justamente… ¿de qué sirve el gobierno?. Sólo el Pueblo y su Dignidad y eterna Solidaridad, lo ayudan a sobrevivir y salir adelante, como lo han hecho a lo largo de la historia.