El programa marco acordado por Podemos e IU-UP tiene un “fuerte contenido social, de recuperación de derechos, de derogación de leyes injustas, de lucha contra la corrupción, de defensa de los servicios públicos y de dignificación de las condiciones de vida de la ciudadanía”. En este sentido, la coalición aspira a “un nuevo marco constitucional que ponga al ciudadano o ciudadana en el centro de la política”.