Atrapado entre su dependencia del interés de clase, el marketing político, el oportunismo, y el dogma neoliberal, el gobierno se ha dedicado más a administrar la crisis, con ventaja para los propios, que a conducirla, y menos, a resolverla. De esa guisa, apenas la curva…