Sáhara Occidental es un territorio “distinto y separado” de Marruecos, por lo que sus aguas adyacentes no deben incluirse en un acuerdo entre la UE y Marruecos, como establece la jurisprudencia del TJUE, acorde con el Derecho Internacional.