Las ciencias duras en el mundo como la Matemática, la Química y la Física, han demostrado cada vez ser más blandas.  Esto se debe a que a medida que avanza el conocimiento de la realidad de la materia, se hacen descubrimientos que ponen en jaque todas las fórmulas anteriores y nos revelan mundos infinitamente más complicados.
Con la Economía y a Política pasa lo mismo. Se han creado teorías sobre su funcionamiento, pero a medida que existe más información detallada y a diferentes escalas y en diferentes entornos, las viejas teorías parecen no dar cuenta de los fenómenos.