Se acabó la revolución de 1973, esa que dijo Pinochet con la que salvaría a su país y sería ejemplo para el mundo, para él era revolución negándose a decirle dictadura. Lo derrocaron pero su herencia permaneció hasta hoy, con la constitución promovida y promulgada por él, que protegió el capital en manos de las élites, y abandonó al pueblo privilegiando la privatización. Este domingo, parece que ha fallecido la herencia. EL pueblo chileno votó por tener una nueva constitución. Analicemos qué pasó y qué pasará. ¿por qué es importante este triunfo para los colombianos, mexicanos, hondureños, argentinos, para toda América latina? ¿Cómo lo toma Washington?

 

 

*Fuente: HispanTV