Tenemos muy claro que Piñera sigue siendo el mismo matón que nos declaró la guerra.

Este es un confinamiento histórico nos dicen; se ufanan con una prepotencia que nos recuerda los más oscuros periodos de opresión que ha vivido la humanidad, en que campea el triunfalismo fascista y la prepotencia de los fusiles.

El criminal de La Moneda llama a la unidad y la casta política sale corriendo a sobarle el lomo. Anuncian un acuerdo firmado por los mismos causantes del descalabro nacional; corruptos e inescrupulosos que tranzan en el mercado la sobrevivencia de los más pobres.

En la hora actual se hace necesario que ese poder cotidiano se siga articulando y fortaleciendo en los territorios y que seamos capaces de ejercer el control comunitario para construir una fuerza popular autónoma capaz de torcer la historia.

Se hace cada día más evidente que es de vida o muerte terminar con esta dictadura neoliberal.

*Fuente: RadioPlazadelaDignidad    www.radioplazadeladignidad.cl