Muere el presidente del Santander Portugal, Vieira Monteiro, con Covid-19

António Vieira Monteiro ha fallecido este miércoles en Lisboa, según han confirmado fuentes de la entidad. Vieira, de 73 años, permanecía desde hace varios días aislado en cuarentena tras dar positivo en Covid-19. El banquero había viajado con sus hijos, también infectados, a Italia a una estación de esquí italiana aprovechando las fiestas de carnaval de finales de febrero.

La muerte de Vieira Monteiro se produjo en el Hospital de San José, a donde fue conducido después de haber guardado cuarentena en su domicilio de la capital portuguesa y un internamiento previo en el hospital Curry Cabral.

La mayoría de los periódicos portugueses y españoles informan, más o menos, lo mismo. Un poderoso de la élite portuguesa, Presidente de Banco, es atacado por el Covid 19 en Italia, a donde se fue de vacaciones, a esquiar, junto a sus hijos. Desgraciadamente para él, los virus no hacen distingo entre ricos y pobres, entre un miembro de la élite social y económica y un miembro de la clase trabajadora. Son muy democráticos. Con su sueldo y participaciones en los resultados del negocio del banco, el señor Vieira, debe haber recibido, mensualmente, lo que un obrero portugués logra sumar en varios años de trabajo. Su Seguro Médico (su Isapre, como le llamamos en Chile) debe haber sido no barata, pero seguro que le ofrecía no pocos servicios.

¿Por qué le comentamos estos detalles? Por una simple razón: Todos los diarios dicen que murió en el Hospital San José, pasando por el Hospital Curry Cabral y hacen un detallado recuento de su gran carrera bancaria. Pero, nada más. ¿Por qué? No dicen, por ejemplo,  que tanto el Hospital San José, como el Hospital Curry Cabral son hospitales públicos. Si, tal como lo lee. Hospitales públicos. Hospitales que atienden el área metropolitana de Lisboa, como parte del Centro Hospitalario de la Universidad Central de Lisboa, una institución estatal. ¿Por qué? Porque las clínicas privadas no están equipadas para atender a un paciente, atacado por un virus como el Covid-19. Escriben que estuvo en cuarentena en su casa. ¿Fue así? o ¿Estuvo en una clínica particular, cuyo nombre se oculta, para pasarlo a una hospital público cuando ya vieron que eran incapaces de sacarlo adelante?

Al leer la noticia, pasaron por mi cabeza muchas imágenes, ideas, deseos, recuerdos. ¿Serán suficiente las experiencias, vivencias, miedos y temores que estamos viviendo con el Covid-19 para que la elite cambie de conducta? Quien no lo quisiera, pero dudo seriamente de que eso sea posible.  Ustedes, piensaChile, publicó hace ya varios años un artículo de Karl Marx. Allí leí esta cita que me impactó:

 «El capital experimenta horror por la ausencia de ganancia o por una ganancia muy pequeña, como la naturaleza siente horror por el vacío. Si la ganancia es adecuada, el capital se vuelve audaz. Un 10 % seguro, y se lo podrá emplear dondequiera; 20 %, y se pondrá impulsivo; 50 %, y llegará positivamente a la temeridad; por 100 %, pisoteará todas las leyes humanas; 300 % y no hay crimen que lo arredre, aunque corra el riesgo de que lo ahorquen.»
Fuente: piensaChile

¿Dejará el capital de ser lo que en definitiva lo llevó a revolucionar el mundo y desatar las fuerzas productivas? Sí, fue revolucionario en su época, para terminar de derrotar al feudalismo, pero hoy está destruyendo la humanidad y la naturaleza. La naturaleza, con toda seguridad, se va a recuperar. Va a necesitar quizás cientos, miles, cientos de miles de años, quién sabe cuántos. ¿Pero el ser humano, para entonces, seguirá existiendo?

Artículo publicado en Opinión y etiquetado , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.