La lucha no termina con la Nueva Constitución

Creer que la lucha se detiene con la nueva Constitución, cualquiera que ella fuera, resulta una ingenuidad de marca mayor. La pelea en la Calle es por el respeto que exigen los explotados, el que se traduce en Leyes.

Pensar que las leyes una vez aprobadas, dan el paso a la paz y a la tranquilidad es otro error.

Hay leyes equivocadas, errores garrafales, como señalamos en su momento al Presidente Allende cuando aceptó la Ley de Control de Armas, la misma que sirvió a las FFAA para allanar las fábricas. Se lo dijimos desde los Cordones Industriales. Es un ejemplo. Pero así es el camino de la política.

Esta vez no tenemos nada, salvo las Comunas desde donde salen todos los días los trabajadores entre 4 y 5 de la mañana, mascando su impotencia y rabia frente a una locomoción que cobra uno de los pasajes más caros de Latinoamerica y el mundo.

Por eso digo que el camino es muy largo. Por eso también digo ahora a los profesores universitarios que proclaman en sesudos análisis la realidad de nuestro país, que equiparen la valentía de los estudiantes que se rebelaron contra la PSU y se declaren en huelga, mientras no se llegue a una solución para todos aquellos estudiantes que hoy arriesgan quedarse fuera de una carrera universitaria. Solo los hechos legitiman las palabras.

Artículo publicado en Iniciativas. Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.