Solidaridad desde Berlin: Un violador en tu camino

El violador eres tú

Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.