“La Naturaleza Chilena También Despertó”

Despertaron lo espinos, para hacernos una acupuntura de paz.
Despertaron los tilos para tranquilizar nuestras almas.
Despertaron los álamos para comunicarnos con nuestro cielo.
Despertaron los quillalles para limpiar lo negativo de nuestro pasado.
Despertaron los sauces llorones para darnos un bálsamo de serenidad.
Despertaron los aromos para sanarnos con su aromaterapia.
Despertaron los tamarugos para protegernos de ese calor interno innecesario.
Despertaron las pataguas para compartir el agua que calme nuestra sed.
Despertaron los maquis para pintarnos del color de la espiritualidad.
Despertaron las palmas chilenas para subirnos y ver nuevos horizontes.
Despertaron los peumos para protegernos de la polvareda de negatividad.
Despertaron los litres para alejarnos de aquellos que no ven la realidad.
Despertaron los boldos para curar nuestros cuerpos cansados.
Despertaron los arrayanes para descansar en este duro momento.
Despertaron los ruiles para entender el verdadero rumbo de esta lucha.
Despertaron las araucarias para aumentar nuestra consciencia ciudadana.
Despertaron las lengas para construir un camino firme y seguro.
Despertaron los canelos para marcar el surco sagrado de la vida.
Despertaron los alerces para indicar donde está el espacio de lo femenino.
Despertaron los coigues para repetir mil veces: “camino no violento”.

Despertaron las montañas para protegernos de la adversidad.
Despertaron los ríos para que sus aguas nos apaciguen el corazón.
Despertaron las lagunas para curar nuestras heridas profundas.
Despertaron las tierras para permitirnos entrar en lo sagrado.
Despertaron los glaciares para enfriar las mentes agitadas.
Despertaron los pumas para cuidarnos durante el sueño.
Despertaron los lobos para hacer saludar una luna nueva de esperanzas.
Despertaron los zorros para mantener nuestras mentes alertas.
Despertaron los perros para aguardar por nuestra seguridad.
Despertaron los cóndores para que miremos al infinito de bienestar.
Despertaron los pájaros para trinar una nueva primavera.
Despertaron los huemules para decir que hay espacio para la verdad.
Despertaron las llamas para guiarnos por los desiertos interiores.
Despertaron las tortugas para calmar el silencio en medio del conflicto.
Despertaron las ranas para anunciar que es momento de reconciliación.
Despertaron las lagartijas para avanzar hacia la luz del sol.

Despertó nuestra naturaleza. Todo Despertó.

Artículo publicado en Cultura, Pueblos en lucha y etiquetado , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.