Delia del Carril

En todos los actos realizados con relación a la venida del Winnipeg hacia Chile, con refugiados republicanos españoles, se rinde homenaje a Pablo Neruda, pero casi nadie ha mencionado a Delia del Carril, la Hormiguita, que, en silencio y tras las bambalinas, fue la gran artífice y organizadora de esa gran operación de solidaridad. Hay quienes incluso sostienen que ella habría ayudado a financiar, con recursos personales, la contratación del Winnipeg. Nuestro saludo agradecido a ella, la mujer que puso a Neruda en contacto con toda la gran intelectualidad europea de la época.
La Redacción de piensaChile

 

Mi agradecimiento (otro más) a J.Ramón Saiz Viadero, por descubrirme a esta mujer de la que apenas oí hablar hasta escuchar de sus labios describir la enorme figura de Delia del Carril.

Volvemos a contar, como tantas otras veces en este apartado de Biografías de http://www.lapajareramagazine.com,  una historia repetida: como se ocultan y ningunean algunas mujeres detrás de hombres celebres y geniales, tanto como para desaparecer del panorama cultural agraviadas por el brillo de sus parejas. Es el caso de Delia del Carril, apodada Hormiguita por su pequeña estatura y su gran energía y capacidad de trabajo ayudando a sus compañeros artistas, que ha quedado oculta bajo la efigie de Pablo Neruda, ella que ayudó tanto a construir el mito del poeta del pueblo.

Nació Delia en una adinerada familia argentina, el 27 de Septiembre de 1885, en Polvareda, hija de Víctor del Carril y de Julia Iraeta, que tuvieron en total 18 hijos, de los que sobrevivieron trece. Deliaera la quinta. Tuvo una educación exquisita entre institutrices extranjeras y unos cuidados extremos en su formación. A los cuatro años su padre la regala un caballo, que le hace convertirse en apasionada amazona, pasión que persistió durante toda su vida. Más tarde el  progenitor es elegido diputado trasladándose la familia al completo a Buenos Aires.  Julia, la madre , elige para educar a Delia un colegio de monjas italianas ya que entre  sus enseñanzas imparten conocimientos de filosofía, literatura y arte.

Cuando Delia prepara la fiesta de su quince cumpleaños el padre se suicida, dejando una secuela de dolor inmenso en la niña. La madre,  decide trasladarse con sus 13 hijos a vivir a Paris.

Terminada la I Guerra Mundial, Delia se casa con un intelectual argentino, Adán Riehl Argut, comienza a estudiar pintura con al pintor cubista Fernand Léger y también con André Lhote. Comienza a militar en el Partido Comunista Francés como  casi todos los integrantes de la Asociación de Escritores Revolucionarios y a frecuentar los ambientes intelectuales franceses.

Durante la República se traslada a España, a la vez que se separa de su marido y comienza a estudiar en la Academia de San Fernando. Durante ese tiempo recibe el apodo de Hormiguita, debido al enorme trabajo que desarrolla cuidando  de amigos artistas que son apoyados por ella, ya que Delia  mantiene un alto nivel de vida. Es entonces cuando conoce a Pablo Neruda. Se dice que les presenta Alberti en su departamento, otras personas sitúan el encuentro en una cervecería de Madrid. Pablo es cónsul de Chile en la capital deEspaña, está aún casado con María Antonia HagenaarVoyerzny. Del encuentro, Pablo cuenta que: “ella posó su brazo en mi hombro y ahí nos quedamos”. Durante un tiempo llevan su idilio en secreto, Delia tiene 50 años, es una sofisticada mujer, hermosa, inteligente, culta, con dinero y contactos importantes, Pablo tiene poco menos de 30 y se fascina con Delia que le presenta a los intelectuales de la época, entre ellos a Lorca de la que era gran amiga.

A partir de ese momento, Delia del Carril,  abandona su carrera pictórica para dedicarse como secretaria, editora y mentora de Pablo, deslumbrada por el talento del poeta que sabe reconocer al momento; le refina, utiliza sus conocimientos para relacionarlo y transcribe su poesía. Además le introduce en el Partido Comunista (se dice con sorna que Delia sabía de memoria el Manifiesto Comunista) y participa con él en todos los esfuerzos políticos del poeta. Quizá el dinero de Delia tuviera mucho que ver en la navegación de Winnipeg barco que salvó a exiliados españoles de la guerra y que fue fletado por Pablo Neruda para tal fin.

Durante veinte años vivieron juntos, se casaron en México, Chile no reconoce el matrimonio, pero ellos se instalan en Santiago, en la casa llamada Casa Michoacán, apodada La Reina, hogar que se convierte en cita de intelectuales, artistas, literatos que se reúnen alrededor de la pareja. Durante el gobierno de  González Videla, Neruda marcha al exilio, quedando Delia en Santiago. Durante la ausencia Pabloconoce a Matilde Urrutiaque será su tercera y definitiva esposa. Durante años compatibiliza ambas relaciones incluso al volver a Santiago convive con Delia durante un año hasta que  ella se entera de la relación que mantiene con Matilde y lo expulsa de su vida y de la casa. Pablo, quiere seguir casado con ella y mantener a Matildecomo amante oficial, cosa a la que Delia se niega. Jamás vuelven a verse, pero Delia nunca dijo nada en contra del poeta.

Al quedarse sola, retoma su trabajo artístico, Delia del Carril tiene 70 años pero mantiene la lucidez y la salud de forma perfecta. En 1960forma parte del Taller 99, dirigido por Nemesio Antúnez. Se dedica más al grabado que a la pintura. Funda con unos compañeros la galería Sol de Bronce en Santiago. Sus obras son monocromas, grandes, de trazo firme, retrata humanos y sobre todo, su gran pasión, los caballos.

En 1961 expone de forma individual en la galería Beaux Arts de Santiego de Chile.

Sigue trabajando hasta los 104 años que muere, en 1989, en la misma casa Michoacán donde vivió con Neruda, en los últimos tiempos sobrevive en precariedad, ayudada por los amigos que la adoran y son conocedores de la enorme generosidad en los años de su opulencia.

Sobrevivió a Pablo y a Matilde Urrutia, quizá esa fue la venganza que la naturaleza ofreció a la genial Delia del Corral. Su obra ha quedado eclipsada por la figura del poeta.

María Toca

*Fuente: La Pajarera Magazine

Párrafos del artículo  «Testimonios sobre Delia del Carril» en el sitio Neruda de la Universidad de Chile

Se cita a Lavinia Andrade:

La primera persona que me habló de Delia fue el pintor Isaías Cabezón. La había conocido en París y en Madrid. Decía que era una mujer de gran encanto y de fino espíritu. Celebraba su unión con Pablo Neruda y aseguraba que el poeta, de quien era entrañable amigo, aprendería mucho de ella. Isaías le preparó el ánimo a mi marido, Rubén Azócar, para una buena recepción a la pareja. Pablo nos escribía desde París y anunciaba su arribo a Santiago para fines de 1939. Venía de haber puesto en marcha con éxito la operación de traer a Chile a más de dos mil refugiados españoles republicanos. Luego de muchas peripecias consiguió embarcarles en el «Winnipeg, un barco francés de carga que fue habilitado para salvar de los campos de concentración probablemente de la muerte a esos españoles que arribaron felices a su nueva patria en septiembre de 1939.

No se conoce lo suficiente que Delia fue también una pieza vital en la noble operación del «Winnipeg». Ella trabajó como secretaria de Pablo en todos los trámites que fueron difíciles y que no contaron en absoluto con la colaboración de los diplomáticos chilenos en París quienes intentaron desanimar incluso al Presidente Aguirre Cerda, acerca de la conveniencia de traer a Chile a republicanos españoles. No fue el único barco con regugiados que organizaron Pablo y Delia. Ellos se quedaron en Francia luego de la partida del «Winnipeg» para embarcar a todos los españoles perseguidos que consiguieron una visa con destino a nuestro país.

Artículo publicado en Cultura, Historia - Memoria y etiquetado , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.