Neoliberalismo: Bayer compró Monsanto con dineros de los contribuyentes alemanes

24 de junio de 2019
El Bundesbank, bajo la dirección de Jens Weidmann, que desea convertirse en presidente del BCE, cofinanció la adquisición de Monsanto con el programa de adquisición del Banco Central Europeo (BCE).

Hace tres años, el director general de Bayer, Werner Baumann, terriblemente orgulloso, anunció la compra de la empresa estadounidense de pesticidas y semillas Monsanto, y sus accionistas aplaudieron. Prometió convertir la empresa en un actor global y llevar los dividendos para los accionistas a un nivel inimaginable. Su codicia impidió un análisis prudente del riesgo. Hoy en día, el valor de la acción de Beyer  se encuentra en el sótano, las exigencias de indemnización por daños presentadas en los EE.UU. son astronómicas, y el Consorcio Leverkusen está bajo amenaza de ser comprado por terceros o caer en bancarrota. Uno podría sonreír con una sonrisa de júbilo: «¡Te lo mereces!

Sin embargo, por desgracia, no son los accionistas y los gerentes los que servirían esa sopa, sino los contribuyentes. En vista de la amenaza de bancarrota, es probable que el gobierno alemán intervenga, tal como ocurrió durante la crisis bancaria. El Banco Federal (Bundesbank) también registrará pérdidas considerables en este caso, ya que fue Jens Weidmann quien financió la compra de Monsanto. Tomó el dinero del programa de compra de valores del Banco Central Europeo, ECB.

El Programa de Compras del Sector Público (PSPP, Public Sector Purchase Progamme) fue creado después de la última crisis financiera en 2007 y según se dijo, debería prevenir la deflación mediante la emisión de dinero barato y que ayudaría a los países en crisis mediante la compra de bonos del Estado.

El PSPP había sido criticado por los círculos neoliberales porque los países del sur y no Europa Central en particular se beneficiarían de él. El jefe del Bundesbank, Weidmann, fue el único miembro del Consejo del Euro que votó en contra de este «dinero barato».

El abogado berlinés Markus Kerber apeló al Tribunal Constitucional Federal, que compartió estas preocupaciones y remitió el asunto al Tribunal de Justicia de la Unión Europea(TJUE). Kerber considera la compra de bonos como «destrucción de dinero» y aboga en su lugar por un «curso de reforma duro». Sin embargo, en diciembre de 2018, el TJUE aprobó el programa del BCE; el 30 de julio, el BVerfG (Tribunal Constitucional Federal) decidirá en procedimiento oral.

Mientras Weidmann deliraba durante años contra la compra de bonos del Estado, guardó silencio cuando el BCE adoptó el Programa de Adquisición del Sector Empresarial (CSPP) en marzo de 2016. A partir de ese momento, el dinero barato de Bruselas también se derramó sobre los consorcios. Sólo unas pocas voces se alzaron contra esta nueva cornucopia. Según Kerber, esta conducta «discrimina a las empresas que no cotizan en la bolsa» y discrimina a la competencia de las PYME y de las empresas de nueva creación.

Una gran parte de los bonos de Bayer emitidos por el Bundesbank se adquirieron con fondos del BCE

La lista del BCE revela que empresas fueron subvencionado con este dinero prácticamente regalado: Daimler, Telecom, Vonovia, pero también Coca-Cola, Nestlé y Shell. El BCE aún no ha explicado por qué estos últimos también se apoyaron con el dinero de los contribuyentes europeos.

Las obligaciones emitidas por Bayer AG y el grupo Bayer Capital para la compra de Monsanto se han asumido en seis transacciones. William Lelieveldt, portavoz del BCE, me confirmó la compra de bonos Bayer en el marco del programa CSPP, pero ocultó el tamaño exacto y el tipo de interés. Por supuesto, se emplearon «consideraciones de gestión de riesgos», afirma Lelieveldt. Pero no reveló cómo eran en realidad. Los bonos están en la cartera del Bundesbank. Mis solicitudes de transferencia de su evaluación de riesgos están pendientes en Bruselas y en Frankfurt. Si se me niega la información, he pedido información sobre los recursos legales.

Mi demanda contra Bayer AG por la publicación de su informe de diligencia debida (America First o quien se beneficia del acuerdo Bayer-Monsanto) será vista por el Tribunal Regional Superior de Colonia el 12 de septiembre.

La empresa de Leverkusen, que según su página web promete «un mayor nivel de transparencia», ha pagado el orgulloso precio de 62.000 millones de dólares por Monsanto. «Qué banco da tanto crédito», se preguntaba entonces la FAZ. Se dice que una cuarta parte de la suma se obtuvo de los fondos propios, de la venta de partes de la empresa a BASF, tal como exige la Comisión de Valores y Bolsa de los Estados Unidos (SEC), y de la venta del fabricante de materiales Covestro. Además, Bayer había emitido nuevas acciones mediante una ampliación de capital y había contratado al Bank of America, Crédit Suisse y Rothschild para la financiación restante. No se sabía que una gran parte de los bonos de Bayer había sido adquirida por el Bundesbank con fondos del BCE.

Por cierto, la gestora de activos estadounidense BlackRock posee importantes bloques de acciones en Monsanto y Bayer, así como en BASF y Covestro. Lelieveldt explicó, previa solicitud, que no había participado en la operación CSPP. Confirmó que BlackRock estaba prestando algunos servicios («some services») para el BCE: «Los proveedores de servicios externos que participan en las pruebas de stress de los bancos, por ejemplo, deben separar estrictamente el equipo de servicios de otros equipos que asesoran a grandes instituciones financieras o inversores». El BCE ha examinado detenidamente si existe un conflicto de intereses.

Weidmann lleva algún tiempo solicitando el puesto de nuevo presidente del BCE. Puesto que mi pregunta sobre la compra de bonos Bayer en el marco del programa CSPP ha estado en su escritorio, sabe que su decisión -de prácticamente regalar el dinero de los contribuyentes europeos a los accionistas de Monsanto – se hará pública. Aunque durante años había delirado contra la compra de bonos del Estado por parte del BCE, de repente defendió esta práctica. «Mientras tanto, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dictaminado que es legal. Ese es el fallo en vigor», dijo Weidmann al diario ZEIT, explicando su cambio de opinión. El 30 de junio se tomará una decisión en Bruselas sobre la sucesión de Mario Draghi. Y así como caen las acciones de Bayer, también caen las oportunidades de Weidmann.

Traducción para piensaChile: Martin Fischer

*Fuente: Telepolis

Artículo publicado en Economìa y etiquetado , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.