Arriba

Colombia: “¿Vender empanadas es un crímen?”

Una realidad que se repite en todos los países de este continente, donde el neoliberalismo condena a la cesantía, a la miseria, lacras contra las cuales las familias tienen que luchar solas, abandonadas por los gobiernos, reprimidas y perseguidas por las autoridades. Para ellas no hay ayuda humanitaria. Vea lo que Manuel Sarmiento, parlamentario del Polo Democrático, les dice al Secretario de Seguridad y a la Secretaria de Integración Social, defendiendo a quienes tratan de ganarse la vida honradamente en las calles:


En Colombia es mejor portar armas que comprar empanadas

Sanción por comprar empanadas en la calle.

Joven en Bogotá recibe sanción por comprar una empanada

El país atraviesa una gran polémica, desde el lunes 11 de febrero, debido a la multa que le fue impuesta a un joven en Bogotá por comprar una empanada en la calle.

La empanada más cara de su vida, pues fue multado por $834.000 mil pesos.

Los policías que levantaron la sanción, argumentan que estaban “promoviendo o facilitando el uso u ocupación del espacio público”, una conducta prohibida por el Código de Policía reflejada en el artículo 140:

  • “Promover o facilitar el uso u ocupación del espacio público en violación de las normas y jurisprudencia constitucional vigente” hace parte de los comportamientos “contrarios al cuidado e integridad del espacio público”.

Esta ley, deja gran incertidumbre en las personas que se dedican a esto, ya que es la forma que usan para generar empleo dentro de sus familias, la sustentación del pan diario para las mismas, y que a través del comercio buscan cómo sobrevivir.

Le interesa: Haití: Una crisis social más grave que la de Venezuela

A la vendedora de las empanadas también le impusieron una restricción por “ocupar el espacio público en contra de las normas vigentes, de acuerdo al artículo 140, numeral 04 y se le solicita que se retire del lugar”.

Es allí donde se resalta la injusticia del país, de usar una ley que desmerite el trabajo honrado de personas que, sin un salario fijo ni seguridad social, la luchan diariamente para salir adelante.

Otros casos

Mientras en Bogotá sancionan por comprar una empanada, en Armenia se aplicó la primera orden de comparendo a una mujer por comprar chontaduro en un puesto de la calle.

La multa a esta mujer en la ciudad es de $835.000 mil pesos, por comprarle a un vendedor que no está autorizado para comercializar productos, lo que equivale a incumplir el mismo punto del artículo 140, numeral 06 del Código Nacional de Policía.

La multa por portar armas es de $220.000 mil pesos, una verdadera contradicción, pareciera que el estado colombiano enviara un mal mensaje. 

*Fuente: PluralidadZ

Artículo publicado en Derechos Humanos y etiquetado , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.
 
A %d blogueros les gusta esto: