Piden investigar el ataque con arma blanca al defensor Saharaui de derechos humanos Mohamed Daihani en el territorio ocupado por Marruecos

Londres.  El ataque con arma blanca contra Mohamed Daihani, defensor de derechos humanos del pueblo Saharaui, ha causado gran indignación, ya que es un ejemplo más de la violencia que sufren quienes alzan la voz para defender los derechos de los Saharauis, particularmente en los territorios ocupados.

Adala UK recuerda al Reino de Marruecos que la defensa de los derechos humanos y del periodismo no debe ser castigada con una amenaza de muerte contra quienes defienden estos derechos. Es urgente que las autoridades marroquíes protejan a las personas que defienden los derechos humanos. De lo contrario, cualquier medida de protección será insuficiente para mantenerlas con vida.

Marruecos debe realizar una investigación inmediata, exhaustiva, e imparcial para esclarecer este ataque, asegurando que la labor de defensa de derechos humanos forme parte de las líneas de investigación y se lleve a los responsables materiales e intelectuales ante la justicia. Asimismo, Marruecos debe adoptar e implementar medidas para proteger la vida e integridad de Mohamed Daihani y otros defensores de los derechos humanos

Daihani relató a Adala que “después de salir de mi casa y llegar al lugar donde me atacaron, estas dos personas intentaron arrestarme primero, cuando empecé a protestar y gritar, uno de ellos me rajó con una arma blanca después de golpearme fuertemente. Me rajó tres veces en diferentes partes de mi cuerpo causándome dos heridas, una en la zona superficial del corazón. Se ve claro que me quería asesinar. Uno de estas dos personas lo veo siempre vestido de paisano con los agentes de la policia Marroquies ”

Desde 2006 Mohamed ha presentado más de 140 denuncias de ataques ante las autoridades Marroquíes. A pesar de esto, el Estado no le ha protegido ni ha abierto ninguna investigación en su caso  – y tampoco en el de otros defensores Saharauis – para detener la oleada de ataques en su contra y garantizar su vida. Este tipo de ataques a Mohamed Daihani es una tragedia predecible, ya que Mohamed había denunciado ataques y amenazas durante años.

Daihani también comentó a Adala que “después del ataque me llevó mi amigo al hospital Ben Lmahdi, en la capital de los territorios ocupados, El Aaiún, pero desafortunadamente ningún médico o enfermero quiso atenderme o darme los primeros auxilios. Tuve que pedir dos veces en la recepción de ser atendido, pero nadie quiso ayudarme: al cabo de 10 minutos llegaron agentes de la policía y me pidieron que saliera del hospital y que me fuera. No salí, y seguí insistiendo para ser atendido y también pedí un certificado médico que probara el grado de las heridas que sufrí para poderlo presentar como prueba ante las autoridades marroquíes con el fin de abrir una investigación. Seguidamente, un señor vestido de civil, que creo que es un agente de la policía, ordenó a los médicos que no me atendieran y que tampoco me diesen ningún certificado que determinase mi situación o la gravedad de las heridas”.

La conducta de las fuerzas marroquíes, quienes acosaron e intimidaron al personal y a los pacientes, es absolutamente deplorable. No cabe justificación alguna para impedir que los enfermeros y médicos atiendan a un paciente herido en estado crítico.

Testigos de los hechos sucedidos en el hospital de Ben Lmahdi describieron escenas de “miedo total” cuando los policías marroquíes uniformados y de paisano irrumpieron en el hospital, al parecer buscando a un paciente herido. “Había muchos agentes en el hospital, lo que desató el miedo entre los pacientes y sus familiares. Muchos de ellos se encontraban en la recepción de urgencias y tuvieron que abandonar el hospital sin recibir ningún tratamiento debido al miedo que pasaron,” comenta otro testigo. Según un funcionario del hospital, “no tenían ninguna base legal para actuar así, irrumpiendo en el hospital aterrorizando al personal y otros pacientes.”

En la denuncia presentada ante las autoridad marroquíes, Mohamed afirma que “el ataque que sufrí no es más que un intento de asesinarme por parte de los servicios de inteligencia marroquíes, especialmente ordenado por sus superiores de altos rangos por muchas razones. Esto es debido a mis actividades recientes como director de la Fundación Sahara Times y como Presidente de la Asociación Saharaui (Bind 6), además de mis actividades recientes en el ámbito de los derechos humanos, especialmente por la defensa de los derechos políticos y sociales del pueblo saharaui. Estas razones son obviamente los motivos detrás de este intento de asesinarme.” Además, Mohamed confirma que las autoridades marroquíes nunca han mostrado ningún interés en abrir investigaciones sobre lo sucedido.

*Fuente: SPS

Artículo publicado en Derechos Humanos, Sáhara Occidental y etiquetado , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.