¿Emigrar es o no es un Derecho Humano?

Santiago,  Diciembre 2018

Me acabo de enterar que Chile junto con Israel y USA y unos pocos más, no adhirieron al Pacto sobre la Migración propuesto por las Naciones  Unidas.

Chile adujo que emigrar no era un Derecho Humano.  Por lo menos así lo dicen las noticias

Según la definición que me da la Wikipedia, los derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua, o cualquier otra condición. Todos tenemos los mismos derechos humanos, sin discriminación alguna, solamente por pertenecer a la especie Homo Sapiens.

http://www.unidosporlosderechoshumanos.es/what-are-human-rights/

Si rememoramos un poco la historia de nuestra especie, veremos que fuimos migrantes compulsivos.  Sobrevivimos porque migramos a climas mejores huyendo de la sequía, de las inundaciones, de la guerra y de la peste.

Llegamos a ser lo que somos porque, aunque a veces vivimos medio millón de años separados de algunos parientes, al volvernos a ver nos reconocimos de la misma especie y nos apareamos y tuvimos hijos mezclados.  La Genética reconoce por lo menos 3 o 4 grandes ramas de humanos que se fundieron en lo que somos nosotros dándonos lo mejor de su experiencia.

La misma Genética nos dice que Europa, nuestro referente cultural, fue el resultado de invasiones continuas desde hace 10.000 años de diferentes pueblos que venían de Anatolia llevando la Agricultura y de la Estepa Euroasiática llevando los metales.  Estas invasiones, pacíficas y no tan pacíficas, fueron motivadas por el crecimiento de la población, por la huida de las sequías, inundaciones y cambio climático.

En la Biblia, que es una recopilación de muchas tradiciones del Medio Oriente de gran antigüedad, se puede ver como Noé superó la inundación provocada por un desastre alrededor del Mar Negro que lo depositó en lo que ahora es Georgia, en el Cáucaso, donde comenzó a cultivar las viñas.

Se ve como los pueblos pastores sufrieron hambruna y  fueron a Egipto, y como después entraron en el Levante y se asentaron.  Y entonces su Dios les ORDENÓ , así con mayúscula, en varias partes diferentes de sus libros sagrados lo siguiente:

Éxodo 23:9
No oprimirás al extranjero, porque vosotros conocéis los sentimientos del extranjero, ya que vosotros también fuisteis extranjeros en la tierra de Egipto.

Levítico 19:13
«No oprimirás a tu prójimo, ni le robarás. El salario de un jornalero no ha de quedar contigo toda la noche hasta la mañana.

Levítico 19:33
«Cuando un extranjero resida con vosotros en vuestra tierra, no lo maltrataréis.

Levítico 19:34
«El extranjero que resida con vosotros os será como uno nacido entre vosotros, y lo amarás como a ti mismo, porque extranjeros fuisteis vosotros en la tierra de Egipto; yo soy el SEÑOR vuestro Dios.

Levítico 25:35
«En caso de que un hermano tuyo empobrezca y sus medios para contigo decaigan, tú lo sustentarás como a un forastero o peregrino, para que viva contigo.

Deuteronomio 1:16
Y en aquella ocasión mandé a vuestros jueces, diciendo: «Oíd los pleitos entre vuestros hermanos, y juzgad justamente entre un hombre y su hermano o el forastero que está con él.

Deuteronomio 10:19
Mostrad, pues, amor al extranjero, porque vosotros fuisteis extranjeros en la tierra de Egipto.

Deuteronomio 23:7
No aborrecerás al edomita, porque es tu hermano; no aborrecerás al egipcio, porque fuiste extranjero en su tierra.

Deuteronomio 23:16
Contigo habitará en medio de ti, en el lugar que él escoja en una de tus ciudades donde le parezca bien; no lo maltratarás.

Deuteronomio 27:19
«Maldito el que pervierta el derecho del forastero, del huérfano y de la viuda. Y todo el pueblo dirá: «Amén.

Salmos 146:9
El SEÑOR protege a los extranjeros, sostiene al huérfano y a la viuda, pero trastorna el camino de los impíos.

Jeremías 7:6
y no oprimís al extranjero, al huérfano y a la viuda, ni derramáis sangre inocente en este lugar, ni andáis en pos de otros dioses para vuestra propia ruina,

Jeremías 22:3
«Así dice el SEÑOR: `Practicad el derecho y la justicia, y librad al despojado de manos de su opresor. Tampoco maltratéis ni hagáis violencia al extranjero, al huérfano o a la viuda, ni derraméis sangre inocente en este lugar.

Ezequiel 22:7
`En ti despreciaron al padre y a la madre, en medio de ti trataron con violencia al extranjero y en ti oprimieron al huérfano y a la viuda.

Zacarías 7:10
`No oprimáis a la viuda, al huérfano, al extranjero ni al pobre, ni traméis el mal en vuestros corazones unos contra otros.

Estas son declaraciones de Derechos Humanos hechas hace más de 2500 años por unos personajes que tenían conciencia.

Y aquí en Chile, país de inmigrantes que se vinieron a instalar encima de los nativos americanos y que se enjuaga la boca con agua bendita o con aleluyas bíblicos, hemos sido incapaces de reconocer en la Migración un Derecho Humano, y así no se firmó un Pacto de buenas intenciones, porque en realidad no es vinculante sobre el tema.

Se pueden hacer objeciones sobre la redacción, pero decir que un Derecho de los Humanos ratificado hasta por las religiones más conservadoras en su tradición moral no amerita este título, es como mucho.

Se pueden hacer enmiendas y salvedades respecto a la capacidad que tiene el país de absorber la migración, y las condiciones, pero hay que aceptar que de algún modo hay que colaborar para ordenar el tema.

Curioso que USA que con sus guerras ha producido millones de desplazados, no solo en el Medio Oriente sino en Centroamérica,  que ha sido colonizado por europeos que mandaron a los nativos a reservaciones después de aplicarles el Winchester de repetición y que ha promovido todas las sectas bíblicas habidas y por haber, ahora sufre de amnesia.  Y ni decir Israel o su gobierno actual, refundada sobre tierra palestina, que con Biblia en mano reclama cada centímetro de tierra en esa mezcolanza que tienen entre etnia, religión, cultura, que les da tanto poder, y que olvidan algunas veces.

Artículo publicado en Derechos Humanos y etiquetado , , , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.