El conceptor, símbolo de la nueva sociedad

El conceptor, el científico en las ciencias y en las artes, en todas las ramas del saber humano, remplazará al obrero en la parte central y más importante de la actividad económica. Será el creador de riqueza por excelencia, dejando lejos, muy lejos al obrero y al campesino. Una nueva sociedad y un nuevo cuadro de vida se está construyendo aceleradamente. Su visualización requiere de un nuevo paradigma.

Aquí el nuevo paradigma que les propongo. La actividad socio-económica tiene dos elementos: el proceso de trabajo y la decisión socio-económica. Esta nueva forma de enfocar nuestros problemas de sociedad (desempleo, pobreza, marginación, y todo lo que sigue), nos permite visualizar con claridad el origen de tales flagelos, así como proponer, de una manera simple y precisa, su alternativa de solución.

Existen dos formas de manifestación de la “decisión socio-económica”: la repartición igualitaria y la repartición individualista del resultado neto de la actividad económica. Tema que lo hemos abordado en nuestros tres artículos precedentes.[i] En este artículo, abundaremos un poco más en cuanto al “proceso de trabajo” en su rol de creador de riquezas.

La evolución de los procesos de trabajo

En sus orígenes, el grupo social resuelve su necesidad alimenticia recolectando frutas, cazando venados o pescando en los ríos, lagos y mar. Los trabajadores realizan esta actividad económica con sus manos. De ahí su nombre: Proceso de Trabajo a Mano Desnuda.

Luego, con el correr del tiempo y de su experiencia, los trabajadores crean y utilizan una serie de herramientas de trabajo tanto en la recolección como en la caza y la pesca. Dentro de ellos tenemos a la lanza, el mazo, la flecha, la piedra tallada, etc. De esta forma se configura el Proceso de Trabajo con Herramientas, mucho más productivo que su precedente.

Los miles de años en contacto permanente con su Centro de Alimentación, como los bosques, le permite al ser humano comprender que lo que la Naturaleza provee, él mismo lo puede producir, a condición de crear la tierra cultivable. Es el nacimiento de los Dos Procesos Naturales de Producción, la agricultura y la ganadería en sus estados primarios.

Una vez más, los miles de años de ejercicio en la ganadería, por ejemplo, hacen que el ser humano visualice que a partir de la lana de la alpaca puede producir hilo de alpaca. Con ello da nacimiento a una nueva actividad económica antes inexistente. Ya no se trata de replicar lo que la Naturaleza provee, sino de producir bienes completamente nuevos, inexistentes, que dan confort al ser humano. Como resultado inmediato tenemos al poncho, chullo, ojotas, pantalones, camisas, etc. De esta forma, nace una de las formas de trabajo que sigue maravillando a los seres humanos: el Proceso Artificial de Producción, más conocido como la “economía industrial”.

En esta evolución de los procesos de trabajo se pasa de la economía de autoconsumo a la economía de mercado, en donde se compra y se vende. Y todas las transacciones se efectúan con precios expresados en unidades monetarias.

Con esta nueva manera de trabajar se pueden producir “n” bienes diferentes los unos de los otros. Y cada nuevo bien exige un centro de trabajo, la fábrica, que puede exigir un trabajador o miles de trabajadores. Y cada centro de trabajo puede ser replicado “m” veces. Entonces, ¿por qué existe desempleo? Y peor todavía, desempleo masivo.

Como se podrá apreciar, el desempleo no se origina en la dinámica interna del proceso de trabajo sino, como ya lo hemos visto en los artículos[ii] precedentes, es resultado de la repartición individualista de la riqueza creada.

Proceso de Trabajo de Concepción

Con la economía industrial, podríamos decir, que se ha resuelto el problema de confort material de los seres humanos y de su sociedad. Sin embargo, la humanidad no se detiene en la evolución de los procesos de trabajo.

Y es así como se está instalando una nueva forma de trabajar que es completamente diferente a todos los anteriores procesos de trabajo. El resultado del trabajo ya no es un bien material, es inmaterial. Y los medios y herramientas de trabajo son igualmente inmateriales, a excepción del soporte del bien que es material. Es decir, ya no se trata de “producción” sino de “elaboración” de bienes económicos.

Como ejemplo de dichos bienes tenemos a Facebook, YouTube, Word, Excel, etc. Son bienes únicos, no necesitan de una producción en serie. Ya no se consumen, se utilizan, por una persona o millones de personas al mismo tiempo, estén aquí o en la otra parte del mundo.

Los medios de comunicación se han transformado totalmente. Ahora, ellos dan sus servicios en tiempo real. Y casi todos los campos de la actividad económica han sido invadidos por esta nueva manera de trabajar; así como han aparecido otros. Incluso tienen su propia Bolsa de Valores, el Nasdaq, que se ha convertido en poquísimos años, un rival de la Bolsa de Valores de la economía industrial, el Dow Jones. Y el trabajador, símbolo de esta nueva sociedad, es el Conceptor.

Esta nueva forma de trabajar es la que, en términos de valor, es la que crea más riquezas. Es el proceso de trabajo que muy pronto se convertirá en el hegemónico en remplazo de la economía industrial. Ello no quiere decir, que los bienes materiales desaparecerán. Todo lo contrario. Aparecerán nuevos bienes económicos materiales, pero todos ellos condicionados por el nuevo proceso de trabajo.

Algo más, y muy importante para nuestro futuro próximo. Cada bien de esta nueva forma de trabajar es el resultado de una creación, innovación o descubrimiento. De nada sirve apropiárselos, porque el trabajador-conceptor estará en la medida de crear, innovar o descubrir otro mejor en todo sentido. Y esta condición de la economía inmaterial será la base real para impedir la Repartición Individualista. Es decir, impedir que alguien se le apropie para su beneficio personal o grupal. Es el asiento real de la Repartición Igualitaria.

En guisa de conclusión

En fin, la nueva actividad socio-económica que se impondrá a corto plazo, es una en donde el proceso de trabajo tendrá la forma de la economía inmaterial y, la decisión socio-económica se impondrá en su forma de Repartición Igualitaria del resultado neto de la actividad económica.

Cuanto más rápido seamos capaces de visualizar la nueva economía, estaremos en mejor disposición para construir las nuevas instituciones que le corresponden.

La tarea que sigue es encontrar el medio más correcto para poner en práctica este modelo socio-económico que cambiará nuestro espíritu, nuestro comportamiento,  y nos dará confianza en nuestro futuro.

Es indudable que para ponerlo en práctica nos debemos encontrar en posición de poder realizar la emisión monetaria que facilita el financiamiento ilimitado. Y esta posición puede ser la del Presidente de la República, así como de un Gobernador de Región, de un Alcalde o de un líder de una comunidad que se comprometa a poner en acción el modelo.

Una de las primeras acciones a realizar es abrir mil centros de trabajo con mil centros de emisión monetaria, al mismo tiempo, a fin de eliminar lo más rápidamente posible el desempleo masivo de jóvenes y adultos. Y con mayor razón, porque son los trabajadores quienes crean la riqueza de un pueblo. Y la tarea inmediata es resolver los problemas básicos de las personas, como alimentación, alojamiento, etc. Esto pasa por un incremento sustancial y acelerado del salario. Este incremento debe comenzar por el salario mínimo de los trabajadores de las empresas-país.

Todos estos proyectos de inversión deberán ser ejecutados por empresas-país, elemento esencial no solamente para hacer crecer rápidamente la propiedad colectiva o comunitaria, sino porque es el zócalo esencial para rendir iguales a todos los habitantes del país, tanto en activos como en el financiamiento de sus proyectos. Es decir, dar nacimiento real a la Igualdad de Oportunidades que se merecen todas las personas, vengan de donde vengan.

Paris, 14 de diciembre del 2018

Artículo publicado en Desarrollo y etiquetado , , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.