Brasil:  La reforma de la Previsión Social y el riesgo de que el país se rompa

piensaChile recibió este artículo de amigos lectores en Brasil. Lo entregamos a ustedes pues contiene datos, ideas, afirmaciones sobre situaciones que, en nuestra opinión, no son ajenas en nuestro país. Véalo Usted mismx. En nuestra publicaciones, al final del artículo, siempre que podemos, tratamos de presentar un par de datos sobre el autor, para así comprender mejor quién y desde dónde nos habla. En este caso hemos optado por presentar al autor antes de que Ud. lea el artículo. Seguramente que, después de leerlo, comprenderá nuestra decisión.

Fernando Paulo Nagle Gabeira (Juiz de Fora, Minas Gerais, 17 de febrero de 1941) es un político, autor y periodista brasileño. Ha sido miembro de la Cámara de Diputados de Brasil por el Estado de Río de Janeiro desde 1995. Gabeira es conocido por su libro “O Que É Isso, Companheiro?”, escrito en 1979. El libro narra la historia de la resistencia contra la dictadura militar en Brasil y se enfoca en el secuestro del embajador estadounidense Charles Burke Elbrick en 1969, un evento en el que Gabeira participó como miembro del MR-8.  Gabeira fue uno de los miembros fundadores del Partido Verde de Brasil, pero abandonó la agrupación en 2002 para unirse al Partido de los Trabajadores. Hoy es un ícono de la izquierda brasilera. Recientemente, regresó al Partido Verde debido a conflictos con el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva.

Traducido para piensaChile: Mitropa

16 de noviembre de 2018
Es un momento de elección de ministros, definición de la estructura del gobierno. No importa lo que salga de ahí, lo que nos espera el año que viene es ineludible: Brasil puede romperse. La reforma de la Previsión Social no es sólo un momento de alivio para el gobierno de Bolsonaro, pero también para 14 Estados en profunda crisis financiera, entre ellos Río de Janeiro, Minas y Rio Grande do Sul.

Visité Minas para ver mejor lo que sucedió en las elecciones. Inédita en la historia, la victoria de Romeo Zema, del Partido Nuevo, contó con el 71,8% de los votos. Fue un salto en la oscuridad. Para los electores del PSDB y el PT, los viejos partidos que dominaron el estado, esa elección, votar por Zema, resulto preferible.

La mejor forma de comenzar una nueva época es realizar la reforma de la Previsión Social. No resuelve todo, pero indica que lo más difícil fue hecho. Paradójicamente, la reforma es la manera de seguir vivo hasta 2022, pero significa, en el primer instante, una pérdida de popularidad. En Rusia, la reforma de la seguridad ha robado muchos puntos de aceptación del gobierno de Putin. Sofocada por la Copa del Mundo, la resistencia se manifiesta también en una desconfianza, una sensación de pérdida.

Según el Moscú Times, esa reforma fue decidida por Putin, pero su déficit tal vez podría ser fácilmente cubierto por los excedentes del petróleo. Pero, ¿y las inversiones, la defensa? El gobierno necesitaba anticiparse.

En el caso griego, la reforma tal vez no haya desgastado tanto la izquierda en el poder. Era claramente inevitable. Y había la presión de la Unión Europea. El resentimiento acabó canalizado hacia Angela Merkel.

En el caso brasileño, la reforma de la Previsión Social tiene una oportunidad singular. Es claramente una forma de neutralizar el proceso de transferencia de ingresos de los más pobres a los más ricos. Ella tiene una algo de Robin Hood, pero ese encanto solo no basta para emplazarla. En primer lugar, habrá que convencer a los pobres de que, en el fondo, están ganando con los cambios; en segundo lugar, y eso es colosal, vencer la resistencia de las corporaciones, algunas articuladas con partidos de la izquierda.

El ajuste fiscal será la primera gran prueba tanto para Bolsonaro como para Zema.

El año que viene marca el inicio de una fase triunfante del liberalismo. Él golpeó al marxismo sobre el terreno, pero también comparte con él un cierto idealismo. Uno ve en el Estado el camino de la salvación, el otro lo ve en el mercado. Como observa John Gray en su crítica a la Nueva Derecha en Inglaterra, ambos ignoran que son construcciones humanas y, como tal, imperfectas.

Una conclusión de Gray es que estas corrientes idealistas ven la vida política de una forma que conduce a derrotas. Ellas tienden a invertir en un proyecto de esperanzas trascendentales, en una época sin fe. El consejo realista de Gray es bajar la pelota, aceptar la humilde tarea de una improvisación sin fin, en que un bien está comprometido para salvar a otros, una especie de equilibrio entre los males necesarios de la vida humana y la perspectiva siempre presente del desastre a ser para el otro día.

No llego a tanto. Él teorizaba sobre los liberales [ingleses] que concluían su paso por el gobierno. Aquí, los ganadores necesitan poner sus ideas en acción.

Pero no puedo olvidar la experiencia vivida en el Congreso. Vi muchos grandes proyectos. Y vi su trayectoria real. Algunos de ellos suelen comparar con el enorme pescado que pescó por el viejo Santiago, en la novela El Viejo y el Mar, de Hemingway. Comido a los pedacitos, llegó al fin a la playa apenas como un gran esqueleto.

Así como fue con el marxismo, los liberales victoriosos corren el riesgo de lo que se llama húbris ideológicoHúbris es una palabra griega que traducimos como exceso de autoconfianza. En general, este exceso de autoconfianza es inherente a nuestra práctica de perseguir principios universales, olvidando la política como una humilde discusión racional, una acomodación mutua, en busca de un modus vivendi.

De cualquier forma, el Estado brasileño es una carga pesada en la espalda de la sociedad.

Recuerdo que hace casi una década ya discutimos eso, de la ineficacia de algunas empresas estatales, los gastos escandalosos de sus estructuras. En una de las comisiones temáticas, cuestioné los gastos anuales del gobierno con viajes: R $ 800 millones. En aquella época ya había un abanico de posibilidades tecnológicas, de Skype a las teleconferencias. Esta elección liquidaría los gastos. Pero reduciría las ganancias de los que viven de los viáticos diarios.

La relación de esa gigantesca máquina político-partidaria con la sociedad necesita ser resuelta en favor de las personas.

El aumento de los jueces del STF nos va a costar R $ 6 mil millones. Es un precio alto, caro, en bienes y servicios. Pero tiene un lado pedagógico: quedó claro para todo el mundo como la elite burocrática se apropia de mayor parte del pastel, en una sociedad sumida en la crisis económica.

Creo que muchas personas votaron en contra de eso. Si mi presunción es verdadera, está en curso una modesta revolución cultural. Muchas personas que veían en el Estado un proveedor, y de cierta forma la Constitución lo moldeó así, empiezan a verlo como un obstáculo, sanguijuela.

Esto es el camino para que sea revisado, de acuerdo con las circunstancias históricas y culturales del Brasil de hoy. No será necesariamente mínimo, que es una construcción ideal. Él será el que resulte de aquel que, para mí, es el gran tema de 2019.

En el pasado, cuando terminaban las elecciones, la gente se volvía hacia sus problemas, lo que es saludable. La verdadera fuerza transformadora, sin embargo, vendrá de la sociedad, y no de esquemas ideales. Es posible que, en un cuadro de crisis, siga alerta, pues ahora empieza a vivir las consecuencias de su elección.

No será un año fácil. A los que pueden, se recomienda al menos una semana de vacaciones. Esto es porque la economía es sólo una variable. Además de los 12 millones de desempleados, parte del territorio urbano es ocupada por grupos armados, las [cadenas] son un barril de pólvora, la corrupción se extiende por el interior.

No sé si exagero, pero me siento como si fuera la lucha por la supervivencia de un país viable.

*Fuente: Estadao

Artículo publicado en Opinión y etiquetado , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.