Teletón, 40 años de manipulación emocional

Lunes 1 de octubre 2018

Esta primera línea es imprescindible para continuar leyendo la columna: este escrito está dirigido al espectáculo televisivo y no al instituto de rehabilitación.

Qué mejor inicio para comenzar la vulneración de los derechos de las personas con discapacidad que 1978, en plena dictadura militar, cuando miles y miles de chilenos eran masacrados por el puño de Augusto Pinochet. Se colocó en la palestra la única manera en la que Chile desviara los ojos de los uniformes militares y podía dar demostración a nivel internacional de país solidario, exponiendo a niños y niñas a través un espectáculo televisivo en la que cada lágrima era derramada no por el genocidio que estaba existiendo, sino que por la exhibición de personas con discapacidad en un escenario, al mejor postor.

Primero inválidos, luego lisiados, minusválidos, la peor de todas “capacidades diferentes” y cientos de otros epítetos los cuales se han ido moldeando como una masa grotesca para nombrar a estos seres e intentar colocarnos como sujetos de derecho.

¿Cómo podemos ser sujetos de derecho y al mismo tiempo objeto de caridad?

40 años en que el Estado de Chile se ha lavado las manos con la rehabilitación.

40 años en el que el creador de este espectáculo televisivo insiste, melosamente, durante 3 meses, en apoderarse de la televisión chilena, radio, prensa escrita y diarios electrónicos lavando la cabeza de cada uno de los chilenos y sumergirlos en la ignorancia en esta campaña recaudadora de fondos cadavérica.

40 años en que cada uno de ustedes entiende la discapacidad como una miseria.

40 años de hipocresía de parte de los taxistas en que levantan su cabeza e inflan el pecho pintando su parabrisas aplaudiendo la campaña, pero el resto del año, no son capaces de montar en sus vehículos una silla de ruedas con la justificación que tienen gas.

40 años en que este espectáculo televisivo ha fomentado que necesitamos de sus bolsillos y no podemos vivir si no es a través del socorro de cada uno de ustedes.

Me referiré a usted Don Francisco, como su caricatura televisiva:

Por su culpa y su show a través del tiempo, los empresarios han entendido que las personas con discapacidad no necesitamos trabajo, sino que vivimos de lo que el resto nos puede entregar, su show ha provocado el asistencialismo en este país, su show es el que ha incitado que nos miren como seres asexuados, su show es el que inducido lástima alrededor de la discapacidad, su show es el que manipula la mente de los niños año a año en los colegios y jardines infantiles para que dejen “la limosna” para las personas con discapacidad, su show es el que da a creer que la rehabilitación en Chile depende de los chilenos.

La alfombra roja la dejo para la ley 20.422 y la educación de todos ustedes que están leyendo esto, que dice explícitamente: “La rehabilitación es un deber del Estado, un derecho y un deber de la persona con discapacidad”.

La Organización de las Naciones Unidas hizo un llamado explícito: “No más teletón porque visualiza a las personas con discapacidad como objetos de caridad y no como sujetos de derecho”

Mi pregunta hacia los empresarios: si están tan comprometidos con la rehabilitación de los niños, ¿Por qué no donan ese dinero en otra época del año? Tienen 12 meses la misma cuenta disponible.

Mi pregunta hacia la persona con discapacidad: ¿Cuánto tiempo más van seguir apoyando este espectáculo televisivo en sus comerciales, bailando sobre el escenario del teatro, exponiendo sus historias, victimizándose, sabiendo perfectamente que están permitiendo la violación de sus propios derechos?

Mi pregunta hacia los padres de los niños que se prestan para dramatizar esta teleserie: ¿Cual es la culpa tan grande que sienten para ser capaces de entregar a su hijo como niño símbolo de esta campaña televisiva?

¡Que vergüenza más grande ver como las personas con discapacidad continúan permitiendo que esto siga existiendo y no levanten la voz para detenerlo!. ¡Qué vergüenza más grande que los canales de televisión sigan viendo a este “dios” creyendo que baja del Olimpo a solucionar los problemas de rehabilitación de este país!. ¡Que vergüenza cada uno de los chilenos con sus dobles discursos lavando su propia imagen como un ser solidario y luego no respetar un ascensor preferencial!. ¡Que vergüenza Chile que rechaza la comunidad migrante, están en contra de la adopción homoparental, están en contra de la ley de identidad de género, no respetan a su pueblos originarios, pero siguen creyendo a través de esta pantalla televisiva que son solidarios!.

¿Se ha preguntado alguna vez que pasa con la rehabilitación de los ADULTOS en este país?.

La respuesta es sencilla: ¡La rehabilitación de los adultos en este país cuesta 6 millones de pesos al mes! ¡Al mes!.

La rehabilitación en Chile está escrita como un derecho en una ley ausente, invisible, que nadie reclama y al Estado de Chile le conviene dejar en manos de los chilenos su solución.

Una pregunta señor Presidente de la República Sebastián Piñera: ¿Volverá este año a encabezar este espectáculo televisivo con la misma sonrisa con la que presentó la pequeña bandera de nuestro país plasmada dentro de la bandera de los Estados Unidos en la Casa Blanca?, ¿con la misma cara con la que muestra el papel de los 33 mineros en otras partes del mundo, con la misma boca y actitud que lo caracteriza como empresario, al entrar en la casa de los chilenos a través del televisor, lavarse las manos como Poncio Pilatos, levantar los brazos con su reloj rojo y dar la responsabilidad de la rehabilitación al país de un trabajo que debería realizar usted?.

Señoras y señores este espectáculo televisivo comenzó en dictadura.

Si usted se accidenta hoy, espero que sea millonario, porque para rehabilitación integral NO HAY BOLSILLO QUE AGUANTE.

Basta de manipulación, basta de seguir permitiendo que vulneren nuestros derechos, basta que el Estado de Chile no se haga cargo de sus propias leyes y Convenciones Internacionales.

Por mi parte, seguiré con mi puño firme, mi voz fuerte y clara, mis convicciones intactas, porque no tengo miedo Señor Kreutzberger, ni a usted, ni a su espectáculo. Seguiré adelante por respeto, por dignidad y por derecho.

*Fuente: Diario UdeChile

Artículo publicado en Derechos Humanos, Salud y etiquetado , , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.